“Somos conscientes de que algunas cosas no se han hecho bien, queremos corregirlas”, sostuvo el funcionario para quien “el problema” radica en la “mala aplicación” de los fitosanitarios y “la gran falla” está en “el control y la fiscalización”.

Como resultado de un trabajo realizado entre los ministerios nacionales de Ambiente, Agroindustria, Salud y Ciencia, se presentó el miércoles en la ciudad de Buenos Aires un documento con 23 recomendaciones para la aplicación de fitosanitarios.

Se trata de una especie de guía que servirá como base para legislar sobre un tema que en Entre Ríos preocupa y es noticia permanentemente. De hecho en mayo pasado, quedó frenado en Diputados un proyecto con media sanción del Senado que establecía reglas para la aplicación de agroquímicos.

“Nos interesa solucionar el tema, aportar alternativas; estamos a disposición. Somos conscientes de que algunas cosas no se han hecho bien, queremos corregirlas. Creemos que estamos a tiempo de llevar adelante estas modificaciones y producir en forma sostenible sin perturbar el ambiente ni perjudicar la salud”, expresó el secretario de Ambiente, Martín Barbieri.

En su opinión a partir de este documento nacional “puede surgir una propuesta superadora” respecto al tema. En ese sentido, dijo que está “esperando ansioso” encontrarse con la guía para ponerla a consideración de la gente, a través de una ronda de consulta durante “30 días” y desde el 20 de julio.

“Con este tipo de acciones colaboramos para que no haya inconvenientes con el ambiente y evitamos problemas en la salud; a la vez que evitamos que se llegue a instancias como en la ciudad de Gualeguaychú donde se prohibió el glifosato”, dijo.

Cabe destacar que en la ciudad del sur entrerriano, esa prohibición dispuesta por ordenanza quedó sin efecto por una decisión judicial que dio luz verde a una medida cautelar promovida por comerciantes del agroquímico.

“Yo creo personalmente que no es la solución prohibirlo, respeto la decisión del Concejo Deliberante pero el problema de fondo es la mala aplicación”, consideró Barbieri y retomó el concepto sugerido por Nación sobre “buenas prácticas”.

“Hay varios momentos en la cadena de aplicación donde puede haber inconvenientes, desde la adquisición hasta la disposición final del bidón. La mayor parte de problemas se da en el campo, los aplicadores no hacen las fumigaciones en presencia de un profesional o la receta no se confecciona como corresponde; ése es el ABC de las buenas practicas”, graficó.

Seguidamente, entendió que en el tema fitosanitarios “la gran falla es el control y la fiscalización” y planteó que hay localidades como San Salvador, Gualeguaychú, Gualeguay con determinados problemas donde hay que evaluar otras alternativas como la agroecología e ir hacia lo orgánico”. En ese sentido, consideró que “hay que capacitar y trabajar mucho para lograr la transición”.

Fuente: APF.
Agroquímicos

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]