Exactamente un año después del anuncio de la fusión de Cablevisión y Telecom, el Gobierno nacional aprobó la operación que da lugar a la mayor compañía de telecomunicaciones de la región, aunque le exigió desprenderse de algunos activos.

"Fue una resolución dura", señalaron desde las oficinas de la calle Tacuarí del Grupo Clarín.

En el caso de Entre Ríos, Arnet deberá ceder a un nuevo operador el 35,5 por ciento de sus clientes en Concepción del Uruguay, 31,7 por ciento en Gualeguaychú y 23,5 en Gualeguay.
La decisión -que era descontada desde hace meses por el mercado- la tomó este viernes la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), a cargo de Esteban Greco, y provocó un fuerte salto en la cotización de Cablevisión, que al conocerse la noticia caída más de diez puntos y pasó a terreno positivo. El impacto era nulo en Telecom, que caía más de 5 puntos afectada por la turbulencia del mercado.

La medida tuvo una recepción agridulce en las compañías, donde consideraron "bastante exigentes" las limitaciones impuestas por la CNDC. Es que obligaron a la flamante compañía a desprenderse de más de 140 mil clientes y a compartir parte de su infraestructura física.

"Quisieron quedar bien con las telefónicas", fue la lectura en la flamante fusionada. Es que en efecto, la pelea de fondo detrás de la fusión fue entre el Grupo Clarín y la española Telefónica, que apeló en su momento al ex primer ministro Mariano Rajoy para que expusiera sus argumentos ante el propio Macri.

"Es un dictamen duro", razonaban en las oficinas del Grupo Clarín, sobre la resolución que aprobó la fusión de Cablevisión y Telecom, pero al mismo tiempo los obliga a desprenderse de unos 140 mil abonados.

Las telefónicas exigían como "contraprestación" que el gobierno las autorizara a dar televisión satelital, para armar así una suerte de triple play que les permita competir con la red de cable de Cablevisión -por lejos la más extensa del país-, sin necesidad de gastar miles de millones en el despliegue de fibra óptica.

Para liberar esa presión, Macri mandó la llamada "ley corta" al Congreso que habilita a las telefónicas a dar televisión satelital a partir del 2020. En lo que pareció un estudiado paso de baile, ese proyecto obtuvo dictamen favorable en el Senado, apenas 48 horas antes de la aprobación de la CNDC.
Más duros que Kirchner
La decisión de la CNDC contiene exigencias de desinversión que no estuvieron presentes en la autorización de fusión de Cablevisión y Multicanal que en su momento aprobó Néstor Kirchner. Sin embargo, en el grupo que conduce Héctor Magnetto el ánimo no era de guerra, sino más bien de molesta aceptación.

Según la CNDC, "la fusión habría generado problemas de competencia en localidades donde Cablevisión y Telecom eran las únicas empresas con despliegue de red fija. Por esa razón, la empresa fusionada se debe desprender de 143.464 clientes de ese servicio en 28 localidades de cinco provincias: Córdoba (incluyendo la capital), Buenos Aires, Entre Ríos, Misiones (incluyendo Posadas) y Santa Fe".

"Esta cifra representa el 9 por ciento del total de clientes residenciales de Arnet y una facturación anual de aproximadamente 500 millones de pesos", agrega el comunicado oficial. "Esa cartera de clientes es vendida a una empresa que ingresará como nuevo operador en esos mercados", continúa.

En el caso de Entre Ríos, Arnet deberá ceder a un nuevo operador el 35,5 por ciento de sus clientes en Concepción del Uruguay, 31,7 por ciento en Gualeguaychú y 23,5 en Gualeguay.

Además tendrá la obligación de arrendarle su infraestructura a ese nuevo operador para que pueda desplegar su propia red de fibra, brindarle el servicio mayorista y permitirle el uso de la marca Arnet.

"Todo ello durante un período de tiempo suficiente como para que el nuevo operador pueda realizar inversiones que le permitan consolidar su posición en esos mercados", indica la CNDC.

Asimismo, el dictamen obliga a Telecom a proveer servicios mayoristas de internet residencial mediante una oferta de referencia, para que otros operadores puedan prestar el servicio usando la red de Telecom. De este modo se elimina la barrera de entrada que representaba la obligación de realizar un tendido de red propia para poder comercializar el servicio.

Por otro lado, la empresa fusionada debe devolver hasta 80 Mhz de espectro para permitir una competencia equilibrada entre los actores. "La CNDC recomienda que la fusionada debe devolver hasta 80 Mhz de espectro para permitir una competencia equilibrada entre los actores", señala.

Finalmente, la CNDC obliga a Telecom-Cablevisión a no vender paquetes de cuádruple play por un plazo de seis o doce meses hasta que la competencia pueda ofrecer servicios similares. En la empresa fusionada lo consideraron una concesión para Telefónica, hasta que pueda dar televisión satelital.
Fuente: La Política Online
Servicios Economía

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]