La jornada se abrió en horas de la tarde con una celebración de inicio y envío en la capilla del lugar para luego recorrer las familias de la comunidad.

Fue “una experiencia realmente muy linda”, dijo Mons. Héctor Zordán, obispo de la diócesis anfitriona.

Comentó que con la compañía de laicos de la comunidad visitaron los hogares del barrio. “Creo que entre todos los obispos presentes visitamos unas cien familias, sólo esta tarde. Las visitas eran con distinta intensidad. Lugares donde nos recibían con más tiempo, nos hacían sentar, conversábamos cosas de la familia; y otros que nos atendían más rápidamente. Pero hemos vivido una muy linda recepción de parte de la gente que hemos visitado”, dijo Zordán.

Expresó también que “después tuvimos una marcha, una procesión, desde la capilla San Cayetano hasta la parroquia Cristo Rey. Fue muy animada, muy alegre. Realmente fue una fiesta. Y culminamos con una misa en esa parroquia, concelebrada por todos los obispos presentes y los sacerdotes de la ciudad”.

En declaraciones radiales, Mons. Zordán precisó que la misión, que se desarrollará hasta este miércoles, “está pensada en dos ámbitos distintos. Una más territorial, con la visita casa por casa. Y el otro es más sectorial, espacios a los que queremos salir al encuentro”.

Es por ello que en la mañana de este martes los obispos recorrerán lugares como la Granja Penal, la cárcel de la ciudad, el Sanatorio Pbro. Luis Jeannot Sueyro, el Hogar de ancianos y la Escuela N° 9. Por la noche habrá diversos encuentros con comunicadores, dirigentes políticos y sociales, representantes del ámbito de la cultura y la educación, y un espacio con jóvenes en proceso de recuperación de la drogadependencia y sus familiares.

Ante la pregunta sobre qué esperan los obispos de la misión, Mons. Zordán respondió: “queremos que la gente a la que nos dirigimos por lo menos reciban una vez en la vida el anuncio de la Buena Noticia de Jesús. Pensamos que estamos contentos de ser cristianos, como dice Aparecida, entonces nos gustaría que otros también conozcan a Jesús, comiencen a seguirlo y lo hagan el centro de su vida”.

“Por otro lado creo que esta experiencia nos va a movilizar a nosotros como comunidad diocesana en la tarea misionera. Seguramente nos va a sensibilizar en esta necesidad de ser misioneros porque somos discípulos de Jesús”, concluyó.

Es la tercera vez que los obispos de la región litoral realizan este tipo de misiones. Anteriormente lo habían hecho en las ciudades de Venado Tuerto y Rafaela.
Iglesia

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]