La audiencia comenzó pasadas las 8.30 horas de este lunes, con una lista de 8 testigos que revelaron diversos aspectos de la causa: los múltiples vínculos sexuales de Nahir, la negación del supuesto "verdadero novio" de la joven -según intentó instalar la Defensa de Galarza- sobre un posible noviazgo alternativo al vínculo que la joven mantenía con Fernando. Destefano, el joven en cuestión, la negó: "Somos amigovios".
Luego llegó el turno de una vecina que, en medio de un testimonio minado de contradicciones, habló de violencia de género y de un arma oculta entre la ropa de Fernando aquella fatídica madrugada.

Joaquín Osorio sobre Nahir: "Me comunicaba con ella solo para tener relaciones sexuales"

Uno de los testimonios más esperados fue de Joaquín Osorio (18), quien confirmó haber tenido un vínculo con Nahir, además de relaciones sexuales en forma ocasional.

“Tenía relaciones sexuales con ella, la ubicaba por teléfono; no tengo su contacto desde el año pasado” explicó Osorio, al señalar que “la llamaba para decirle que la quería ver, nos juntábamos y teníamos relaciones. Fueron tres o cuatro veces: en un campamento, en la casa de un amigo y en casa. La última vez fue en octubre” explicó el joven.

Osorio agregó luego que “días previos a muerte de Fernando la llamé y me dijo que sí (lo veía) pero que más tarde. Ella estaba indispuesta y yo le dije que no. El 25 sólo nos cruzamos. El 28 la ví llegando a su casa. Salimos con mis amigos esa noche".

"Me fui de un boliche con una chica y la ví a ella llegando tipo 5.40, venía por calle Urquiza hasta que entró a su casa. La ví rara, con un buzo en la mano, tenía una risa que nunca había visto. La ví y me fui a mi casa. Me enteré por las noticias lo de Fernando. Tomé conocimiento que era Nahir cuando se publicó que Nahir dijo que fue ella” recordó el muchacho.

Osorio también reconoció haberle contado a un grupo de amigos por whatsapp “que la había cruzado esa noche”.

Al referirse a Nahir dijo que “era callada, no hablábamos mucho. Sabía que si la hablaba podíamos tener relaciones sexuales. Era tranquila. Era así conmigo y con la mayoría” explicó.

En otro tramo de la declaración, al ser inquerido sobre si sentía temor ya que llegó al juicio como testigo con identidad reservada, Osorio dijo que los padres de Nahir pasaron en auto por su casa.

“Me enteré por las noticias que Nahir podía estar embarazada de mí. No sabía nada de eso. Tengo miedo de lo que se dice. Nunca fui a la casa de Nahir", dijo y se diferenció de la "relación con Fernando" que según él "duró en el tiempo desde el 2015 hasta el 2017". Salvo lo sexual, "no teníamos otro tipo de trato” sostuvo.

Valentín Silveyra: "Se sabía por rumores que Nahir y Fernando eran novios"

El tercer testigo en comparecer fue Valentín Ezequiel Silveyra (20), quien dijo que dijo que conocía a Fernando desde el 2013.

“Hace mucho que salíamos. Cuando terminó el secundario dejamos de salir.
A Nahir la conozco porque jugaba al hockey en el club Sud América. Se sabía de la relación con Fernando", dijo el muchacho que se reconoció como amigo de Joaquín.

El día 28 de diciembre estuve con él. Lo pasé a buscar por la casa, tomamos una cerveza antes de salir, nos juntamos con mi otro grupo de amigos y nos fuimos al boliche. Joaquín estuvo en el boliche hasta las 6 y después salió con Julieta. Yo me fui a casa, me tomé un remis” dijo.
Silveyra agregó luego que “Nahir y Fernando eran novios”. Y agregó “se sabía por rumores, los grupos se juntan. No tenía trato con Nahir pero con Fernando sí”.

Reconoció tener miedo aunque no ha sido amenazado y aseguró que “Joaquín no tenía relación pero sé que se vieron un par de veces. Se estaban por ver el día antes de todo”.
Esteban Ghiglia Benetti, confirmó lo que contaron sus amigos
El cuarto testigo fue Esteban Ghiglia Benetti (19), amigo de Joaquín. Dijo que la vió a la noche “porque lo leí en el grupo de whatsapp”.
Todos coincidieron en que Osorio salió del boliche para estar con su novia (Julieta). “Hace rato que se veía con Nahir. Tenía relaciones íntimas, pero nada más", dijo el joven que aseguró que pidió ala Fiscalía atestiguar como identidad reservada. "Osorio no hablaba de cómo era el trato con Nahir", concluyó.
Rafael Destefano: "Nunca tuve intenciones de algo serio"
Ante el ingreso de Rafael Destefano (20) –el quinto testigo- Nahir bajó la cabeza y comenzó a llorar. Así permaneció mientras el joven atravesó la puerta que lo sacó del recinto.

“La conocía de la escuela, hockey y las redes sociales. Salimos cada dos o tres semanas, cinco o seis veces. Desde fines de septiembre hasta diciembre del 2017. Salimos de noche y de tarde, para conocernos. Íbamos al parque, y tuvimos una vez un encuentro íntimo”.

“No vivo acá, estudio acá. Cuando venía a Gualeguaychú la veía. La primera vez que nos vimos, después de ir al parque, la acompañe a la casa y me dijo que no sabía si íbamos a volver a vernos. Pero nos seguimos viendo. Yo no tuve nunca intenciones de algo serio. Éramos amigos con derecho como se dice ahora. No me dijo que tenía pareja” contó el muchacho, mientras detrás, en el público, su madre permanecía de pie acompañándolo.
Más adelante, Destefano dijo que “la ví dentro del boliche el 25 de diciembre, la primera vez estaba con sus amigas, bailamos un rato, después la ví en la barra, me dijo que no le pasaba nada; al rato hablé por whatsapp y le pregunté dónde estaba. Quedamos en vernos en el patio. La ví mal. Me dijo que no pasaba nada. Le pregunté si quería contarme, la vi muy mal. Le pregunté si necesitaba algo y me dijo que se quería ir a la casa. Me dijo que se sentía mal, nada más. Y yo me fui con mis amigos”.

“Me enteré por los medios de la muerte de Fernando. Fue intrascendente hasta que me enteré por los medios lo que pasaba con Nahir. Me cayó mal. No sabía que pensar sobre ella”, continuó.

“Vi una historia de Instagram de ella con Fernando. La foto me llamó la atención. No hablamos más después de una charla que tuvimos dos días antes de lo que pasó. Fui 3 veces a la casa de Nahir. Me presentó a la mamá como un amigo. Nahir nunca fue a mi casa. No conocía a Fernando. Nunca lo vi con Nahir. Hablábamos con ella por whatsapp” explicó sobre la profundidad de su vínculo con Nahir y sobre su desconocimiento acerca de la existencia de Fernando.

“Eramos como amigovios, amigos con derecho. Yo pensaba que no iba para más porque con mis estudios (Profesorado de Educación Física) no daba para tener una relación. Sobre todo por lo del 25 de diciembre: no me quiso contar que le pasaba” sostuvo.
María Inés Correa: la mujer detrás de la ventana, todas las madrugadas
“Conozco a Nahir desde que nació. Vivo enfrente de su casa”, comenzó a narrar María Inés Correa, vecina que habita la casa de enfrente de los Galarza.

“La relación que tenemos es de vecinos, bajo ningún punto de vista de amistad. No hablaba con ella salvo en ocasiones cuando pasaban cosas", dijo. Y ante la pregunta del fiscal sobre cuáles eran esas cosas, respondió: "en las madrugadas cuando sentía los gritos de ella cuando el amigo la golpeaba”.

“Le decía que tenía que hablar ella o que iba a hablar yo con los padres porque no era agradable lo que ocurría” añadió.

Correa habló de golpes y agresiones por parte de un amigo al que identificó como Fernando.

“Nunca tuve trato con él. Cuando le decía que tenía que hablar con el padre porque este chico no podía seguir cacheteándola, golpeándola o ahorcándola, me decía que quería ayudar a su amigo Fernando para que no sea tan violento. Iba al barrio hace más de tres años, preferentemente a la noche después de la 1 am, cuando ella recibía a sus amistades. El aparecía sólo. No se mezclaba el con las amistades de ella. Hablaba con ella en las madrugadas. No saludaba a nadie, siempre muy nervioso, muy apurado, era muy difícil llegar a él", relató la mujer.

A veces los cruzaba “cuando me llamaba un remís para ir a la casa de una amiga”.

“Vine espontáneamente y no correspondo a ninguno de los abogados. Lo aclaro porque me han escrachado” añadió, mientras Nahir lloraba recostada a uno de sus abogados. Y sumó: "Vine a exponer mi verdad cuando escuché que todos hablaban maravillas de la criatura -por Fernando-" reveló la mujer.

“No me consta que hayan sido novios. Ella me pidió que no hablara con sus padres porque la iba a golpear más. Hablé con su abuela y ella me dijo que la nena le pidió lo mismo que a ella, que no hablara con sus padres de cómo Fernando la agredía. La abuela lloraba. Nunca me relacioné con el padre de Nahir, es muy trabajador, nunca estaba. Con la mamá nos saludábamos antes del hecho, hablábamos de cosas circunstanciales” explicó.

“Yo salía afuera y él salía con la moto. Le decía que terminara con esto, pero ella lloraba y me pedía por favor que no dijera nada”, aseguró.

Según Correa, "esa noche que murió Fernando, alrededor de las 4.30 o 5 am, sentí un golpe fuerte de la puerta de reja de los Galarza y me desperté. La moto salía. Estaba despierta cuando ingresó a la casa, pero nada me llamó la atención”. Pero advirtió que sí la sorprendieron "los comentarios entre ellos cuando salieron: él la insultaba con cosas muy agresivas como "vos te vas conmigo, vos sos mía, hija de recontra mil putas" declaró.

“Ella abrió la reja, el sacaba la motito muy nervioso, muy alterado, ella se acerca al umbral para cerrar la reja, la manoteó y se la puso al lado de él diciéndole cosas, la sostenía fuertemente con una mano. Vi un bulto entre el buzo gris y el pantalón, ví que la obligó a subir a la moto y arrancaron. Iban sin casco, esa noche arrancaron la moto violentamente y no los ví con el casco en la mano, dijo contradiciéndose con el hallazgo de dos cascos -uno negro y uno gris- en el lugar en el que fue baleado Fernando.

“Pensé que el bulto que vi era un arma, cuadradito y de 10 centímetros. Vi que era un arma (dijo de manera prepotente, inquiriendo al fiscal: ¿usted quiere que yo mienta?) Era un arma", dijo pese a que reconoció que nunca estuvo en contactos con armas y que nunca había visto una.
“Vi todo desde mi ventana”
“No alcanzaban a las 4.30 am cuando ví la hora en el reloj de la cocina. Empezaba a amanecer. Tengo alumbrado público en la tercera ventana, más la iluminación del negocio de los Galarza", insistió pese a que la hora del amanecer fue a las 5.48 horas aquel día, según un informe brindado por la Fiscalía: “Para mí sí, me levanto a las 6 am para despedir a mi hijo que va a la escuela, y ese día empezó a aclarar a la hora que le dije”. Era 29 de diciembre.

“He llamado mil millones de veces a la policía, por diferentes cosas porque he visto muchas cosas desde la ventana de casa. Me llamó la atención lo del arma pero me fui a dormir tranquila porque me pareció un hecho más a lo que estaba acostumbrada a ver entre ellos. No se me ocurrió llamar a la policía”, dijo la señora Correa, que sostuvo hasta el final de su declaración cada una de las cosas expuestas pese a las repreguntas de la Querella y de la Fiscalía.
Al final de la cuarta audiencia,
Caso Fernando Pastorizzo

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]