El gobierno nacional comprometió la ayuda de personal especializado del Servicio Geológico Minero Argentino por la situación de la barranca.

La partida de 5 mil kilos de alimentos, colchones, frazadas y sábanas fue enviada a la Municipalidad de Diamante en medio de la dramática situación que viven las familias afectadas por la grieta que pone en peligro a la localidad entrerriana.

El envío para los damnificados proviene del Ministerio de Salud y Desarrollo Social para que sean distribuidos a la brevedad ante el posible desmoronamiento de una barranca sobre el Río Paraná.

Recordemos que este viernes se produjo un temblor a causa de un derrumbe en la vera del río.

Asimismo, el Gobierno subrayó que la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación "se mantiene alerta y en permanente comunicación con las autoridades de la provincia" litoraleña.

El Poder Ejecutivo también "comprometió la ayuda de personal especializado del Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) que ya realiza un relevamiento y evaluaciones técnicas en el terreno", a la par de las tareas que realizan efectivos de Prefectura y de la Policía de Entre Ríos, personal de Defensa Civil y bomberos voluntarios.

Como consecuencia del natural movimiento del curso de agua, una extensa grieta se abrió en la costanera de Diamante por el deslizamiento de un bloque de terreno que se desprendió en dirección hacia el Río Paraná, poniendo en peligro a la población, que debió ser evacuada.

"Las barrancas son arcillosas y húmedas, hay muchas vertientes y el sistema de estabilización que tiene es por drenaje. El gran corrimiento de la barranca fue entre los años 1975 y 1978, donde se llevó todo lo que había de la costanera de Diamante", había explicado el intendente de Diamante, Lénico Aranda.
proceso es irreversible
Por su parte, desde el gobierno provincial confirmaron que se evalúan acciones para estabilizar las barrancas en una extención de 130 metros en grave peligro. Allí, equipos técnicos de distintos organismos están analizando el estado actual de la zona afectada a fin de proyectar soluciones que preserven la integridad física de los vecinos perjudicados.

En este marco, profesionales en la materia realizaron un recorrido por área de la ciudad conocida como Cristo Pescador, donde se produce el inminente deslizamiento de la barranca.

Durante la visita, el director de Hidráulica, Cristian Gietz, acompañado por el doctor en Geología perteneciente al Ente Regulador de Recursos Termales de la provincia, Daniel Marcico, el geólogo del CONICET Javier Soffiantini, el director de Defensa Civil de la provincia, Lautaro López, y personal de seguridad del Comité de Crisis observaron los efectos provocados por la grieta, y evaluando el proceso de deslizamiento del bloque como irreversible por su avanzada evolución.

Las exploraciones de campo realizada por el equipo indicaron que la amenaza de desplome es inminente, viéndose favorecida por la acumulación de agua que se infiltra a través de los espacios generados por la ruptura principal y las fracturas secundarias asociadas.

“En base a lo evaluado por los especialistas que nos acompañaron en el recorrido, el proceso es irreversible, el bloque que se desprendió de la barranca va a terminar cayendo en algún momento que no es posible precisar”, explicó Gietz, director de Hidráulica.

Respecto a las medidas a tomar a partir de lo observado, el funcionario comentó que “a través de un informe de los geólogos del CONICET sumado al aporte del equipo del Servicio Geológico Minero Argentino que estuvieron realizando mediciones en el área, se definirá la zona de alto riesgo para luego proceder a la evacuación de las familias que se verían afectadas, que si bien ya ha habido algunas autoevacuadas, quedan vecinos que se resisten a abandonar sus hogares”.

En consecuencia, ante los diversos análisis técnicos del CONICET y las recomendaciones brindadas por Defensa Civil, el municipio debió clausurar el tránsito peatonal y de vehículos, y evacuar las familias diamantinas que se ven afectadas por el crítico nivel de amenaza que representa el desprendimiento del bloque.
Proyecto de Estabilización de la Barranca
Al recorrido le prosiguió un encuentro con personal de los equipos técnicos del Servicio Geológico Minero Argentino de la Nación, de la Municipalidad de Diamante y del Comité de Crisis, donde se intercambiaron puntos de vista y se delinearon las estrategias inmediatas y a mediano plazo.

En este marco, sobre el proyecto de estabilización de barrancas en Diamante que viene elaborando el Ministerio de Planeamiento por expreso pedido del gobernador, Gietz detalló: “Estamos en la preparación de los términos de referencia para proceder al llamado a concurso de consultores las tareas de estabilización tanto del bloque afectado, que ronda entre los 130 a 150 metros, así como también la barranca en la zona de Punta Gorda, que presenta algunos inconvenientes”.

“Si bien aún no podemos precisar los alcances del proyecto, si tenemos definido el objetivo que consiste en minimizar o mitigar este tipo de procesos naturales que suceden en esta región para evitar que ocurran nuevamente”, aclaró el director, y señaló: “La realidad es que lo que ya se desprendió es irreversible, no hay forma de apuntalar el bloque, por lo que este, si bien no va a caer, va a continuar hundiéndose y va a terminar deslizándose, quedando como material disturbado al pie de la barranca”.

“Por lo que la solución que resta es una obra para preservar el sector al otro lado de la barranca que se encuentra cercano a la ciudad”, finalizó Gietz.
La grieta Diamante

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]