Por primera vez, el Centro de Salud provincial cuenta con una especialista para dar respuesta a la creciente demanda cardiológica. La doctora Gabriela De Zan remarcó la importancia de una consulta a tiempo y del tratamiento en enfermedades como la hipertensión o la diabetes.

El recorte en la atención de especialistas por parte de las obras sociales –el de PAMI es un caso paradigmático en Gualeguaychú, pero no es el único– es un problema con que debe lidiar todo el sistema de salud pública de la ciudad. La demanda que antes era absorbida por el sector privado gradualmente se fue volcando al público.

Con esta realidad convive a diario el Centro de Salud Juan Baggio, desde donde se busca agudizar el ingenio y los recursos –humanos y económicos– para que los pacientes tengan respuestas sin la necesidad de esperar largos períodos de tiempo ni recorrer grandes distancias.

En este marco, el director de la institución, doctor Jorge Roko, anunció la puesta en funcionamiento del consultorio de Cardiología. Lo hizo junto a la médica cardióloga Gabriela De Zan, a cargo del área.
“Además de la buena noticia en sí misma, la posibilidad de prestar este servicio permite descongestionar la gran demanda que existe en el sector público respecto a la especialidad. Y también le da la posibilidad a los vecinos de nuestra área programática de poder acceder a la consulta cardiológica sin tener que esperar el turno en el Hospital ni trasladarse lejos de su casa”, remarcó Roko, al tiempo que recordó que el Hospitalito desarrolla el programa de Prevención de Enfermedades Crónicas no Transmisibles.

Es conocido que tanto la hipertensión como la diabetes son enfermedades prevalentes en el universo atendido en la institución. Por lo que “poder hacer un tratamiento adecuado para la prevención de las secuelas de estos factores de riesgos, como son los infartos o los ACV, es muy importante”, indicó De Zan.

“La muerte cardiovascular es la primera causa de muerte a nivel mundial. Pero patologías como la hipertensión son sub tratadas. Muchas veces el paciente considera que no es una enfermedad y no le da la importancia que tiene. Si bien no tiene cura, sí existe un tratamiento que le puede mejorar mucho la calidad de vida y prevenir graves consecuencias. Por eso es importante educar más en este tipo de patologías prevalentes”, remarcó la cardióloga.

Por último, la médica recordó que “el ritmo de vida de nuestra sociedad actual, las exigencias y el estrés laboral han impactado significativamente en la prevalencia de la enfermedad cardiovascular” y enumeró los factores de riesgos más comunes: la edad (después de los 40 para el hombre, y después de los 50 para la mujer); el tabaquismo, la diabetes; la herencia –padre o madre con problemas cardiológicos en su juventud–; el sedentarismo o el estrés.
Salud Centros de salud Servicios

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]