En el Día Internacional de la Mujer, algunas de ellas contaron su experiencia en el trabajo que realizan cotidianamente en la salud pública. Coinciden en el valor de los derechos adquiridos y en el contraste con un pasado en el que sólo los hombres eran protagonistas.

El próximo 8 de marzo se volverán a llevar a cabo miles de actividades relacionadas al Día Internacional de la Mujer. Son más d e150 países los que preparan diversas iniciativas en este sentido, y Argentina es parte de ese mapa de reivindicaciones feministas y reclamos de igualdad entre los géneros.

En Gualeguaychú se llevarán a cabo diversas actividades y una de ellas tendrá lugar en la capilla San Cayetano, en el barrio Yapeyú, donde el Centro de Salud Juan Baggio viene desarrollando el programa “Mujeres Activas”. Allí, quienes son parte de otro programa, el de Enfermedades Crónicas no Trasmisibles, compartirán un desayuno saludable, del que participarán los profesionales de la institución.

Pero, más a allá de su día, el Hospitalito lleva a cabo innumerables iniciativas para la mujer y realizadas por mujeres. De hecho, 51 de los 74 trabajadores que contiene la institución son de sexo femenino. Son pediatras, obstetras, administrativas, agentes sanitarias, enfermeras, odontólogas y bioquímicas, entre otras, que todos los días se brindan de lleno a su labor.

Los espacios conquistados

María Guillermina Gómez es técnica en laboratorio y trabaja junto a otras cuatro mujeres (una administrativa y tres bioquímicas). Además, es enfermera universitaria, rol que ha desarrollado en más de una oportunidad en el Hospitalito ante alguna demanda espontánea.

“En el servicio siempre fuimos todas mujeres, de hecho suele pasar que las bioquímicas sean más que los hombres, aunque acá tenemos un director bioquímico”, expresó la profesional en referencia al doctor Jorge Roko.

Sobre el rol de la mujer en la enfermería, una actividad que en sus inicios era propia del género femenino, mientras que el doctor sólo podía ser el hombre, recordó que “antiguamente, cuando aun no existía la carrera de Enfermería, la que llegaba a serlo era la que limpiaba, la mucama del hospital, que obviamente era una mujer”.

Aunque todavía queda un largo camino por recorrer, la lucha por los derechos de la mujer ha mejorado los índices de acceso laboral en muchos ámbitos. Muestra de ello es el área de odontología del Centro de Salud, donde en la actualidad tres de los cuatro profesionales son mujeres. Andrea Frutos es una de ellas, y remarcó el avance que se ha dado en los últimos 25 años: “antes eran más hombres y lospacientes preferían atenderse con ellos, pero eso ha cambiado con el tiempo afortunadamente. Por ejemplo, hoy en la Delegación del Colegio de Odontólogos de Gualeguaychú somos seis mujeres, y la presidenta del Colegio es Astrid Frenkel, la primera presidente mujer”, remarcó.

Avances y retrocesos

María Laura Farabello Olano es una de las mujeres que más recientemente se integró a la institución. Ella es ginecóloga y obstetra, y hace poco más de tres meses es parte del grupo de trabajo que atiende decenas de mujeres a diario. “Hago ginecología en general y los martes hacemos el papanicolaou y la colposcopia –que se deben realizar una vez al año–, y trabajamos conjuntamente con las obstétricas, que son tres”, relató la médica que, a diferencia de las anteriores especialidades, comparte el servicio con tres ginecólogos hombres.

La profesional se mostró preocupada por la cantidad de casos de violaciones que le ha tocado atender. “En el poco tiempo que estoy en el Hospitalito no me ha pasado, pero en el hospital me he encontrado con muchos casos de violaciones, y como mujer es muy fuerte atravesar esa situación por más profesional que ses”, reconoció.

En esta misma línea, la responsable de Atención Primaria de la Salud (APS), Cristina Giménez, coincidió con la ginecóloga en dos aspectos: primero, en que las mujeres están más informadas sobre el cuidado de su cuerpo, pero muchas dejan de consultar al médico luego de ser madres; y, por otro lado, en el aumento de la violencia de género.

“Nosotras hacemos un relevamiento periódico por toda la zona programática. Lo que nos permite conocer la realidad de las mujeres, seguir los controles ginecológicos, los embarazos, los hijos y todo lo que tenga que ver con la situación social y de salud de cada familia”, contó la agente sanitaria que comparte el área de APS con otras seis mujeres.

“Si bien la mujer de hoy cuenta con mayor información, pasa mucho que después de tener los hijos dejan de hacerse el papanicolaou y la colposcopia, por eso es muy importante ir hasta su casa y continuar ese seguimiento”, explicó, al tiempo que se refirió a la violencia de género como “un problema que se repite mucho y que es cada vez más denunciado, al igual que los abusos, a diferencia de otro momento en el que esas cosas se callaban”, indicó, quien lleva más de 30 años desarrollando esa labor.

Por último, Cecilia, Daniela y Sabina, que son parte del Programa Nacional de Enfermedades Crónicas no Trasmisibles “Proteger”, resaltaron el rol de la mujer en la participación: son más proclives a sumarse en las actividades que llevan a cabo, como las caminatas saludables o el programa antitabaquismo, en el que la primera alta fue de una mujer que cumplió tres meses sin fumar.

“El jueves, en la Capilla San Cayetano, después de la caminata, vamos a compartir un desayuno saludable con todos los y las integrantes del programa, y con quienes se puedan sumar”, recordaron.
Gualeguaychú

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]