Es sábado 7 de julio. Los primeros rayos del sol que dan en la AUF (entre las nubes y la lluvia que me cuentan hubo en Montevideo) son el amanecer de una nueva etapa. En Rusia, a 17 mil kilómetros de distancia, hace unas horas se cerró una al terminar el ciclo mundialista 2018 y automáticamente se abre otro para 2022. ¿Destino? Qatar.

La pregunta de cómo estarán Diego Godín, Luis Suárez y Edinson Cavani, los tres referentes de hoy y que dentro de cuatro años tendrán 35 años, ya está instalada. Sin embargo, hay un proceso de renovación en sus puestos que si bien no asegura que quienes eventualmente deban reemplazarlos den la talla de ellos, al menos ya iniciaron el camino para llegar en su mejor forma a la próxima cita mundialista, Eliminatorias sudamericanas mediante. En la mitad del terreno no hay que preocuparse, porque esa renovación ya se dio en esta aventura mundialista que acaba de finalizar para los celestes.

Por lo tanto, no es necesario hacerse la pregunta de: ¿y después de Godín, Suárez y Cavani, qué? La respuesta a esa interrogante ya está revelada con Sebastián Coates, Maximiliano Gómez y alguno de los tantos chicos que han estado en las selecciones juveniles recientes.

"Conozco pocos casos de federaciones en la que el entrenador tome esas decisiones. A mí se me terminó el contrato y no voy a hablar del tema. No me corresponde a mí, las organizaciones están ahí para quien las quiera ver", dijo el maestro Tabárez, en conferencia de prensa.

La cuestión que en todo casi sí cabe realizarse es: ¿y después de Tabárez qué? Para eso no hay aún una respuesta.

Está claro que el entrenador celeste quiere continuar al frente del cargo y que, a su vez, la AUF no tiene intenciones actualmente de ofrecerle esa posición a ningún otro profesional. Por lo tanto el problema no parece ser en el futuro inmediato, pero hay que ser conscientes que Tabárez tiene 71 años y que es un mortal como todos nosotros. Ojalá esté durante muchos años más al frente de la selección, pero así como en algún momento se termina el ciclo para futbolistas de elite como los ya nombrados, también se termina para los entrenadores.

Entonces, no importa si será para Qatar o para Estados Unidos, México y Canadá, pero en algún momento habrá que hacer una renovación del entrenador y ese es quizás el principal desafío de la AUF: ir preparando a un profesional para que continúe el proceso de selecciones, que no debe terminar con la eventual salida de Tabárez y que se buscará que continúe por la misma senda que corre este.

¿Es Fabián Coito el elegido? Entonces habrá que cuidarlo, aislarlo, no permitir siquiera que algún club se interese por él, pero para eso hay que decírselo para que sepa que será quien tomará las riendas de la selección nacional. Y si es otro, el camino a seguir debe ser el mismo.

"Creo que estar disfrutando de esto hoy es producto de haberle dado una estabilidad al proyecto de selecciones por parte de la AUF, también con líneas claras de apoyo a este modelo de conducción, que hoy nos permite jugar cosas importantes", expresó Wilmar Valdez, presidente de la AUF.

Los resultados que se han obtenido bajo el mando de Tabárez son producto de su proyecto y éste, a su vez, será su legado, ese que la AUF deberá honrar para seguir este camino.

Al fútbol uruguayo hoy no solo se lo mira en el mundo, sino que se lo admira. A todos se nos infla el pecho cada vez que leemos una publicación internacional o miramos una cadena extranjera y solo se reciben elogios. Ese es un tesoro que, como nación de cultura futbolística como nos definió Tabárez, debemos cuidar como patrimonio.
Fuente: El País-Uruguay
Renovación Uruguay

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]