Marcela Bhomer fue una de las vecinas del barrio Don Pedro que levantó su voz y dio batalla contra la contaminación industrial en la Cañada Melgar. Divulgó, participó, integró grupos de debate y concientización y aportó su ahínco en una lucha que todavía hoy -más allá de la nueva Planta de Tratamiento de Efluentes Industriales- continúa.

Formó parte del grupo "Hablemos de Cáncer", del Hospital Centenario, y dio batalla a su enfermedad en todos los ámbitos posibles, haciendo escuela.

Hoy Marcela partió con apenas 61 años. Según informaron desde la Mutual del Frigorífico, "sus restos serán despedidos en la en sala 1 de Montevideo 132. Casa de duelo Las Camelias y los Ceibos Bº Don Pedro. Su sepelio el día 30 de Septiembre a las 10 horas, en Cementerio Parque".

La lucha de Marcela

El barrio Don Pedro tiene aproximadamente 20 hectáreas en el suroeste de la ciudad y alberga a un número importante de familias de Gualeguaychú. El terreno es lindero con al campo de la empresa RPB -Baggio- con la cual mantuvieron los vecinos un conflicto que orilló el ámbito de lo judicial y que requirió la intervención de la Municipalidad de Gualeguaychú durante el 2016, por el cruce de un caño que vertía efluentes industriales y cloacales. Casi enfrente se encuentra el Parque Industrial de Gualeguaychú (PIG): “Hay días en que el agua del arroyo Melgar hace espuma, huele a jabón, otros días es de un color amarronado, pero siempre lo que persiste es el mal olor: nauseabundo, insoportable”, nos contaba Marcela Bhomer durante aquellos días en los que llegaba la UFIMA a tomar muestras que, junto a otros elementos, nutrieron la causa penal que hoy se dirime en los Tribunales de Gualeguaychú. Marcela levantaba su voz, como lo hizo en las dos marchas que hablaron del cáncer, las causas, las preguntas sin responder, la necesidad de políticas públicas, parada -enorme- sobre un escenario de madera improvisado frente a los obeliscos de nuestra ciudad.

"Los efluentes industriales y cloacales sin tratar en términos sanitarios -desechos volcados en el arroyo que a unos metros desemboca en el río Gualeyán, a escasos 100 metros de la toma de agua de Obras Sanitarias de Gualeguaychú- son una amenaza permanente, un daño irreparable como todo aquel que se produce sobre el medio ambiente; se trata del símbolo fétido de un montón de mecanismos insuficientes para preservar aquello que no se podrá reparar ante el daño inminente, porque si hay olor, hay contaminación", nos decía Marcela en una de las notas que le realizamos por la lucha del barrio Don Pedro ante la contaminación industrial.

Hoy lamentamos su partida.
Dolor

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]