No fue en Pretoria, durante el propio partido con los Bulls, cuando los Jaguares festejaron el objetivo cumplido e histórico, sino producto del resultado de otro encuentro.

Poco les debe importar en este momento. Porque la franquicia argentina, con la conducción de Mario Ledesma, en su tercera participación en el Súper Rugby de la Sanzar, se metió por primera vez en los cuartos de final, en los playoffs.

Ya no tiene que sacar más cuentas. Misión cumplida y un gran mérito para este equipo que tiene a Ortega Dessio y Kremer como referentes entrerrianos.

Los 1339 metros de altura de Pretoria, que otras tantas veces afectaron a equipos argentinos, volvieron a tener un efecto negativo esta vez para Jaguares, que en una de las tres capitales sudafricanas dejó un invicto de siete partidos seguidos, producto de la derrota con los Bulls por 43-34.

Las buenas noticias llegaron más tarde, con el resultado que necesitaban los argentinos: el triunfo de Stormers sobre Sharks por 27-16 que garantizó la clasificación.

La semana próxima, en Durban, los Jaguares completarán su participación en la primera etapa del certamen enfrentando a Sharks.
De un buen comienzo a la posterior derrota
Cuando Gonzalo Bertranou apoyó el tercer try a los 19 minutos que con la conversión de Nicolás Sánchez selló un 19-0, parecía que Jaguares iba a enhebrar otra gran victoria.

Pero aquello quedó tan lejano que ni siquiera los argentinos pudieron llevarse el punto bonus defensivo, ya que en la última acción, tras el try de Pablo Matera -el mejor de la franquicia de la UAR-, Emiliano Boffelli, otra de las figuras, no pudo acertar la conversión factible. El cansancio del fullback, que terminó jugando de apertura, no le dio piernas para acertar lo que hubiese significado el punto extra.

Bulls, ya sin nada por jugar y sin algunos de sus titulares, se transformó a lo largo del encuentro: de un equipo sin tackle y con un line muy flojo, pasó a ser otro que salió a flote en medio del barullo en el que se metió Jaguares en parte por errores propios y otro, fundamental, por el cansancio que produjo el viaje, el ida y vuelta y la altura de Pretoria.

Los 20 primeros minutos argentinos fueron una maravilla. Tres tries en ese lapso, uno mejor que otro. Arrancó Sánchez con una acción individual tras un penal-line-maul, siguió con otro del capitán Matera después de una jugada larga que pasó por las manos de varios jugadores y completó Bertranou con otra acción bien vertical, con pases en el contacto y con corridas bien profundas. Era un festival de Jaguares y parecía que la clasificación estaba al alcance de la mano.

Pero de a poco, Bulls empezó a emparejar la posesión y el territorio, que de todos modos quedaron en el primer tiempo a favor de los argentinos, en porcentajes de 68 y 67, respectivamente.

Sin mucho, sólo confundiendo a Jaguares con jugar la pelota desde cualquier momento. El try de Kotze, tras fallas en la marca, ni siquiera pareció un anuncio, ya que la franquicia de la UAR continuaba con su dominio. Pero sí lo fue el de Papier, porque acercó el marcador (19-14) y, ya con la chicharra, Kriel le sacó la pelota a Petti y se fue derecho debajo de los palos. De 19-0 a 19-21. No se podía creer.

El segundo tiempo mostró a Bulls mucho más seguro en su ruedo. Mejoró el tackle y el line y empezó a jugar a lo que le propone su entrenador neozelandés, John Mitchell: aprovechar todo el ancho de la cancha.

Un penal de Pollard alargó a 24-19 la chapa, pero una pelota pescada por Moroni, una magnífica corrida de Boffelli y una excelente continuación de Bertranou volvió a poner a los argentinos adelante: 26-24. Iban 5 minutos del segundo tiempo. Fue la última vez que Jaguares se vio ganador.

Tres tries, dos del wing Ulengo y uno del ala Van Staden, estiraron a Bulls a un 43-29 que a los 24 minutos del complemento prácticamente definieron el pleito. Los cambios, los largos minutos que consumieron el scrum y el cansancio, dejaron a Jaguares sin respuestas.

No encontró lo que vino a buscar a Pretoria en su propio partido. Sí con la mano que le terminaron dando los Stormers. Y la noche fue de pura felicidad, celebración y la tranquilidad de la misión cumplida. Con sueños de seguir avanzando.
Súper Rugby

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]