Fin de trayecto. España encadenó su tercer fracaso en una gran competición. Y no resultó una sorpresa.

El Mundial fue un despropósito de principo a fin, del despido de Lopetegui a la invisibilidad de De Gea, que no detuvo ninguno de los cuatro penaltis que mandaron a la Selección a casa.

Aquel modelo que fabricó un imperio merece una revisión. En el Isco contra el mundo acabó ganando el mundo incluso antes de lo previsto.

Dejando a un lado lo urgente, la eliminación, también cabe cuestionar lo importante: los jugadores pasan y el estilo se llena de impurezas hasta desfigurarse por completo. Estamos a las puertas del gilitaca. Porque Hierro sentó a Iniesta, uno de los fabricantes del molde, y España jugó como si estuviera. Y como si estuvieran también Xavi y Xabi, que hicieron los planos de esta Roja, pero a otra velocidad. Fue una tarde de culto bobalicón a la pelota, que le estorbó a Rusia y atontó a España. Extraordinariamente. Porque hubo ratos de defensa a ultranza con el balón, de cerrojazo posesivo, sin más meta que quemar minutos ante un rival sin pretensiones, sin coquetería, sin otra aspiración que la resistencia y el albur de que Dzyuba, con hechuras de ala-pivot, cazara o bajara un pelotazo del que otro sacara provecho. La larga travesía de un fútbol que ha perdido el talento, pero que hasta ahora había colado.

España tuvo un mejor despertar que en los tres compromisos anteriores. Reforzado con la energía de Asensio en un ala, con Koke repartiéndose la partitura con Busquets, con Isco a su altura y con un compromiso más fuerte en la recuperación rápida en campo contrario, recluyó con facilidad a Rusia, que nunca quiso despegar el culo de la pared. Ese era su plan y para eso metió Cherchesov un tercer central, protocolo de seguridad al que no acudía desde los amistosos de preparación. La regresión se llevó por delante la titularidad de Cheryshev, su máximo goleador.

Meterse bajo el caparazón no le sirvió de salida, porque a los 11 minutos se vio por detrás en una jugada de infortunio. Asensio puso una falta en el segundo palo y allí acudieron Ramos e Ignashevich abrazados en una kumikata de judo. Camino del suelo, el ruso practicó una especie de escorpion suicida. Su golpe de gemelo dejó paralizado a Akinfeev.

El partido era de España, que se guardaba fidelidad a sí misma cuando el Mundial empezaba a jugarse sin quitamiedos. Pero ese dominio abusivo, asfixiante, ese juego inteligente que no es producto de las salas de musculación, fue olvidándose de la portería. España empezó a pensar en un rondo de ochenta minutos ante un adversario que se dejaba hacer y acabó por desactivar su ambición. Así emergió otra vez ese equipo inestable que chapotea en este Mundial.

Y Rusia exprimió lo poco que tiene. Golovin, su futbolista de más recorrido, casi hace buena una rosca desde el borde del área. Para entonces los de Cherchesov se entregaban a las jugadas de estrategia, tierra de oportunidades. Y en un córner, Dzyuba cazó un cabezazo al que Piqué colocó un tapón de espaldas con el anverso de la mano. Una imprudencia que costó el empate, firmado por el gigantón desde los once metros. El contratiempo tuvo una reacción furiosa, resumida en un mano a mano forzado de Diego Costa que Akinfeev estropeó.

De vuelta a la casilla de salida, España se vio en el laberinto en el que se ha perdido en este torneo: abuso del pase, falta general de movilidad y dependencia absoluta de las ocurrencias de Isco, porque un Silva fantasmal no ofreció nada, los laterales se quedaron cortos y ni Asensio ni Koke revitalizaron al equipo.

Visto el panorama, Cherchesov fue afilando el equipo: Cherishev, Smolov... cambios que elevaban el nivel. Las respuestas de Hierro fueron Iniesta y Costa por Silva y Aspas. Pieza por pieza. Y sin embargo, una cierta mejoría. Iniesta y Aspas fabricaron una doble ocasión ante una Rusia con la vista cansada de ver pases (más de mil) y definitivamente sin piernas.

La salida del vigués y la posterior de Rodrigo fuerom un alboroto. En su primera intervención, el valencianista se fabricó una buena oportunidad, salvada por Akinfeev. Rusia pendía de un hilo, suplicándole ayuda al Luznikhi y al VAR, que se encogió ante un doble agarrón a Ramos y Piqué. Y acabaron decidiendo los penaltis. Akinfeev paró dos y De Gea ninguno. Donde no llegó el acierto tampoco alcanzó la fortuna.
Fuente: As-España
España

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]