La selección argentina igualó 1-1 en el comienzo del Mundial Rusia 2018 ante el débil equipo de Islandia, que mostró carácter y determinación para el que fue su primer partido en la historia de la Copa del Mundo.

Nunca se entregó, pese a empezar abajo en el marcador, y cuidó el resultado hasta el final. Para el equipo de Jorge Sampaoli, el arranque dejó mucho que desear.

Argentina no encontró la forma de quebrar el cerco defensivo que propuso Islandia. Ni siquiera tuvo la intención de lastimar por los costados, donde estuvieron las principales fallas del seleccionado.

Volvió a ser Lionel Messi la pieza fundamental de un equipo sin ideas. Sin socios, la Pulga tuvo que apelar al desequilibrio al que tiene a todos acostumbrados. Con eso tampoco alcanzó y ni siquiera pudo ser el salvador: tuvo en su zurda el empate pero al arquero le atajó el penal.
El uno por uno de la selección
Wilfredo Caballero (5): fue el debut del arquero en un Mundial. No jugó un buen partido. En el empate de Islandia dejó un rebote corto, en una jugada que había comenzado con un error suyo en la salida. Lo atacaron poco, pero no pudo mostrar seguridad.

Eduardo Salvio (4): la prueba de Sampaoli con él de lateral no funcionó. Primero, porque no encontró huecos para el ataque. Pasó poco y mal. Segundo porque, a la hora de defender, tampoco mostró solidez. Lógico, para alguien acostumbrado a otra posición. Por su lado llegaron buena parte de los ataques de Islandia.

Nicolás Otamendi (5): el marcador central ganó mucho en el juego aéreo. Inclusive en el área rival. No pudo hacer nada para evitar el gol y cortó algunos ataques del conjunto islandés.

Marcos Rojo (3): fue el más flojo de la defensa argentina. Cometió errores, no sólo a la hora de marcar, sino también cuando le tocó salir jugando. Pases mal dados que podrían haber complicado aún más al seleccionado.

Nicolás Tagliafico (6): de los cuatro del fondo, fue el mejor. Atacó más de lo que defendió y en varios pasajes del partido fue una rueda de auxilio para los volantes. La Argentina manejó mucho la pelota y buena parte de eso, pasó gracias a sus subidas.

Lucas Bigilia (4): lejos de ser un socio para Lionel Messi, el volante central completó un muy flojo partido. No sólo estuvo lejos de brindar una rueda de auxilio en la mitad de la cancha, sino que, defensivamente, dejó varios agujeros junto a Mascherano. Se fue reemplazado a los ocho del segundo tiempo por Banega.

Javier Mascherano (5): correcto partido para el futbolista del Hebei Fortune de China. La pelota pasó mucho por sus pies, pero sin encontrar profundidad. La dupla con Biglia no funcionó y esa rueda de auxilio que debería ser en el retroceso, por momentos no funcionó.

Maximiliano Meza (5): el volante de Independiente tuvo más intención que juego. Por momentos intentó asociarse con Messi, aunque sin peligro. Llegó al área rival y a él le convirtieron el penal que luego la Pulga no pudo convertir. Salió en el final por Higuaín.

Angel Di María (3): el jugador de PSG volvió a defraudar con la selección. Siempre parado en el costado izquierdo, no pudo romper el juego ni las marcas una sóla vez. Sin desborde y con más quejas que fútbol, fue reemplazado apenas comenzó el complemento.

Lionel Messi (6): el diez argentino volvió a ser la pieza más agresiva para atacar. Tuvo varias chances para marcar, pero no logró hacerlo. Tiros que salieron desviados y el penal que le atajó el arquero islandés. Por él pasa el juego argentino, pero esta vez el milagro no llegó. Terminó enojado y su gesto final fue muy claro. Revoleó la pelota al aire y se sacó, de un tirón, la cinta de capitán.

Sergio Agüero (6): el Kun marcó su primer gol en un Mundial con la selección. Correcto primer tiempo que coronó con una gran definición. En el segundo la cosa se complicó más cuando Islandia se replegó y la Argentina no encontró los caminos para entrar. Allí el delantero de Manchester City batalló más de lo que pudo jugar.

Ever Banega (6): ingresó a los 8 del segundo tiempo en reemplazo de Lucas Biglia. En él pasó buena parte del fútbol del segundo tiempo. Se asoció con Messi. Fue más decisivo en el rato que estuvo en cancha.

Cristian Pavón: ingresó a 15 minutos del final por Angel Di María, pero fue desequilibrante. En la primera que tocó, desbordó y ganó. Algo que el jugador de PSG no hizo en todo el partido. Buscó siempre por izquierda. Complicó con un centro cruzado que encontró una buena respuesta del arquero.

Gonzalo Higuaín: entró a los 38 del segundo tiempo por Maxilimiano Meza.
Fuente: La Nación
Selección Argentina

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]