Rosario Tala, Concepción del Uruguay, Ñancay, Maciá, Villaguay, Landa, Costa Uruguay Sur, El Potrero, Cuatro Hermanas fueron algunos de los lugares que recorrió la incansable figura del padre Luis Jeannot Sueyro. Maestro, escritor, caminante, citaba frases o versos de Lugones, Bernárdez, Estrada o Pascal con naturalidad y sapiencia. Gastado de tanto darse, bien lo comparó alguien una vez: físicamente, se parece a la Madre Teresa, y como ella practicó también eso de dar hasta que duela.

Poeta, devoto de la Virgen y organizador de cientos de romerías, enamorado doliente de su Patria, recorrió por años los pasillos del hospital, las clínicas privadas y discretamente se ofrecía para escuchar, rezar una oración, dar lo mejor que tuvo siempre: la Eucaristía.

El cura era calentón y de pocas pulgas para la pavada o la gilada. Así como tenía una enorme y sostenida tolerancia para el que padecía -escribió de él Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras-.

En el prólogo del libro de poemas del sacerdote, edición que le regalaron amigos y admiradores, Barcia comenta que el cura operaba como un Salomón en alpargatas. En diferencias y pleitos solía terciar, cuando le pedían consejo, y lo hacía con sagacidad de criollo sabio. (...) Lo que usted le regalaba al cura, él lo regalaba a algún necesitado. Es de un desprendimiento franciscano.

Marchó a la Patagonia para acompañar a los reclutados para Malvinas, fundó el Club Deportivo de Maciá, fue orador principal en incontables actos sanmartinianos o en veinticincos de mayo. Hay una Agrupación Amigos del Padre Luis Jeannot Sueyro, y tres bibliotecas llevan su nombre: una en la Escuela Pedro Jurado, de Gualeyán, otra en Ñancay, en la Escuela Número 11 Baldomero Fernández Moreno; y la más antigua, la biblioteca escolar de la escuela Nº 15, Justo José de Urquiza, de Médanos.

Presidente honorario de la Expo Sur Entrerriana (2005), párroco de la comunidad de San Francisco de Gualeguaychú, bautizó y casó a cientos de gualeguaychuenses de sucesivas generaciones; impulsor de la Fundación Padre Pío y de tantas peregrinaciones a la Virgen del Valle de Pehuajó. Fue un sacerdote comprometido con la problemática del campo en su figura de locutor-conductor tras los micrófonos de LT 41 de Gualeguaychú.

Fuente: Archivo General de Entre Ríos – Secretaría de Turismo y Cultura.
Gualeguaychú

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]