Ezequiel Lloveras lleva una década como empleado de la fábrica de detergentes de Unilever, pero ahora, su futuro y el de su familia es incierto.

A los 42 años, hace un mes recibió el telegrama de despido y, después, varias charlas para presionarlo a fin que abandone su fuente laboral. Él resiste.

Mientras mujeres y niños encabezaban la marcha a la delegación local de la Secretaria de Trabajo, Ezequiel miraba con los ojos rojos. Sabe que no puede llorar delante de su esposa para que no se preocupe, canaliza la impotencia por dentro, masticando bronca.

"Me llegó la notificación de despido sin causa, sin ningún motivo. En la planta la producción se está manejando con normalidad e inclusive este año no se hizo la parada anual de revisión que se hace en verano por la cantidad de demanda que había. Entiendo que el país está mal y que pueden haber bajado la venta pero tienen un 95 por ciento del mercado, por lo que aducir que tienen problemas de competitividad está muy lejos de la realidad", razonó Lloveras ante R2820.

Además, al operario le produce una sensación de incomodidad desconocer los motivos del despido, porque cumple con los horarios, no tiene faltas injustificadas ni llegadas tardes."No nos dijeron porqué nos echaron, no tienen una razón para reaccionar de la manera que lo hicieron".

Entre el sindicato y los propios despedidos comentan que se sienten como "trabajadores caros". Unilever efectivizó a 17 trabajadores en abril pasado y dos meses después despidió a 21 operarios con antiguedad y el conocimiento de los procesos productivos. "Seguramente, esa es la estrategia de la empresa: tomar gente que sale más barata que nosotros y se aprovechan de la situación del país", explica Ezequiel.

"Lo que hacen es de malas personas. Quieren venderle a la sociedad una cosa y son otra. Sabés cómo duele enterarte que por una página de una consultora están tomando gente mientras a vos te echaron. Entonces, lo que le dicen al Ministerio que no hay producción es una mentira, una patraña", sostuvo con algo de bronca el cesanteado.

"No tuvieron reparos, yo tengo 42 años pero hay compañeros de más de 50 años con 30 de trayectoria. Cómo nos reinsertamos en el mercado laboral, nos dejan sin posibilidades y nos sentimos discriminados".

Por la conciliación obligatoria, los 21 despedidos continuarán trabajando hasta el próximo miércoles 11. Ese día, si se mantiene firme Unilever en su determinación, Ezequiel saldrá por última vez de la planta en la que dejó parte de su vida.
Comunicado de Unilever
"En el marco del proceso de adecuación de la estructura operativa de la Planta de Gualeguaychú, Unilever ratifica el estricto cumplimiento de la conciliación obligatoria dictada por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social de la provincia de Entre Ríos", expresa la nota recepcionada en R2820.

Luego agregan que "reafirma su compromiso con el desarrollo de la comunidad de Gualeguaychú y la seguridad de todos sus procesos productivos.
Esta adecuación fue una medida extrema que tomamos luego de implementar cambios en todos los otros aspectos de la operación y es el único camino para que la operación local siga siendo viable y preservar los más de 220 empleos directos y más de 500 indirectos que generamos en Gualeguaychú, concluye el breve comunicado de la multinacional.
Despidos en Unilever

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]