El movimiento Un Solo Uruguay realizó este fin de semana una nueva asamblea, en Durazno, con alrededor de 160 delegados procedentes desde todo el país, en la que se resolvió promover la recolección de firmas para un petitorio contra la segunda planta de UPM, pedido que se anunció que será presentado el 24 de agosto en Presidencia de la República.

Además, se decidió avanzar en una plataforma reivindicativa con proyectos vinculados a la competitividad, a los costos del Estado, a la tarifa eléctrica y a otros reclamos como los que se hicieron el 23 de enero, en la movilización inicial.

Otro objetivo planteado por el movimiento es que para el momento de la campaña electoral se pueda interactuar con todos los candidatos para ver cuál es la opinión que tienen.

En relación a la posible instalación de una segunda planta de UPM, el vocero de Un Solo Uruguay, Marcelo Nougué, dijo a El Observador que la posición del movimiento es contraria al contrato firmado por el gobierno con la empresa en noviembre de 2017.

Según el dirigente, en ese documento el gobierno se obliga a realizar una inversión por US$ 2.000 millones "sin tener seguridad de nada" y al ser en una zona franca la empresa "tiene un montón de exoneraciones fiscales que no tiene ningún empresario ni emprendedor uruguayo".

"Al final del día se trata de un emprendimiento que termina con 300 trabajadores fijos, que es mucho menos que lo que maneja la cadena lechera o de la carne, o bien cualquiera de los sistemas de producción que está en juego. Inclusive en el contrato el gobierno se obliga a recomprar un subproducto que es la energía de la planta, que en el largo plazo equivale a la inversión que va a hacerse. En definitiva, de los famosos US$ 4.000 millones, 2.000 ponemos los uruguayos y 2.000 compramos a cambio de nada más que 300 empleos", dijo Nougué.

En la misma línea, Nougué agregó que hay otros factores como la pérdida de soberanía en educación, dado el compromiso de Uruguay de generar áreas de estudio a pedido de la empresa, así como las implicancias ambientales que "están en juego". El movimiento se encuentra trabajando en esta iniciativa junto a grupos ambientalistas y al abogado Hoenir Sarthou.

A su vez, se decidió en la asamblea realizada en Durazno apoyar a dos campañas de recolección de firmas que hoy están siendo llevadas adelante: en contra de la inclusión financiera obligatoria y en pos de derogar el Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS).

En un comunicado, Un Solo Uruguay informó que se llevarán adelante más movilizaciones en los próximos meses y que se planificaron los mecanismos de acción "para marcar la presencia de los postulados y principios del movimiento en el marco de la campaña electoral".

Fuente: El Obsrevador.
Pasteras en el río Uruguay

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]