El movimiento Un Solo Uruguay, que comenzó reclamando una mejora de la competitividad del sector agropecuario, agudizó su perfil de dura crítica al gobierno.

Así ya está coordinando acciones con referentes ambientalistas para pedir que se rescinda el contrato firmado con UPM para que construya su segunda planta de celulosa.

Esto ya motivó la reacción del gobierno uruguayo y la ministra de Educación, María Julia Muñoz, criticó a Un Solo Uruguay por considerar que se extralimitó de sus reivindicaciones originales.

El viernes 24 a las 11, los ambientalistas y el colectivo rural presentarán en la Torre Ejecutiva cientos de firmas con la petición para que se rescinda el acuerdo. Así lo adelantó el referente del Movimiento “Uruguay sustentable” (Movus), Raúl Viñas.

El activista dijo que “Uruguay no gana un peso con el contrato y el proyecto no genera el empleo que se dice”. Viñas objeta que Uruguay se comprometa a voluminosas inversiones sin tener la certeza de que el proyecto de la empresa se vaya a concretar finalmente. Y cuestionó que se le haya concedido una zona franca a la empresa.

Muñoz estuvo en la ciudad de Dolores dónde también había integrantes del movimiento “anti UPM” a los que cuestionó. “Creo que tanto la primera planta como este otro proyecto le dan al país posibilidades de desarrollo muy importantes. Me llama la atención que un movimiento que nace para mejorar las actividades agropecuarias del país, ahora termine ocupándose de la instalación de otros emprendimientos qué van a dar trabajo a los uruguayos. Creo que cada vez más se dibuja como un movimiento político en contra del gobierno (más) que un movimiento a favor de los uruguayos y de la integración por un solo Uruguay”, expresó Muñoz.

“Por un solo Uruguay, sin explotados ni explotadores, sin discriminación de razas, de sexos, yo he luchado siempre. Esa es una consigna que no les pertenece a unos pocos. Es una consigna por la cual luchamos muchos y es una utopía a la que queremos llegar muchas y muchos uruguayos”, agregó la ministra.

Viñas consideró que la ministra actuó más “como operadora política, más que como buena oriental, y trató de politizar estas cosas, en un tema del que no sabe nada”. Según Viñas, faltan estudios “serios” del impacto económico que tendrá el proyecto y advirtió que incrementará el endeudamiento que tiene el país.

Dijo que espera que un pedido de informes que hizo el diputado del Partido Independiente, Iván Posada, arroje un poco de luz sobre el tema. También dijo que es inédito que un Estado le otorgue a una empresa extranjera una zona franca para procesar productos locales. “Estamos en contra de la forestación masiva, exonerada de todos los impuestos”, agregó Viñas.

Guillermo Franchi, uno de los portavoces de Un solo Uruguay, dijo que la solicitud de rescisión del contrato se hará basándose en el artículo 30 de la Constitución (que establece el derecho de petición) porque “estamos contra el contrato, no contra la empresa”.

Franchi opina también que el acuerdo con UPM debería pasar por el Parlamento. “Dado que UPM operará en régimen de zona franca, casi no pagará impuestos, ni siquiera por exportar. Pero, en los papeles, Uruguay aparecerá exportando miles de millones de dólares, que servirán para seguir pidiendo dinero prestado a cuenta de unas ganancias que no tenemos ni tendremos”, advirtió.
Fuente: El País-Uruguay
UPM-Ex Botnia Uruguay Medio Ambiente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]