Un golazo de Messi nos puso arriba y un penal polémico de Mascherano igualó el juego. Cuando quedaban cuatro minutos apareció Rojo para pasar de ronda y esperar hasta el sábado que jugamos contra Francia.

Era la hora de la verdad. Habían quedado atrás los malos resultados ante Islandia y Croacia. Todos entendíamos que el paciente, llamado la Selección de Jorge Sampaoli se jugaba la vida. Afortunadamente, sigue en terapia intensiva y con leves indicios de un mejor juego. Al menos, le retiraron el respirador automático y, por ahora, le queda una vida.

Olvidadas, por unos 90 minutos, quedaron las internas entre los jugadores y el cuerpo técnico.

Era momento de tirar todos para adelante e ir por la clasificación a los octavos de final del Mundial de Rusia 2018. Y así se hizo. Poniendo lo que hay que poner, apareciendo cuando hay que aparecer, la Selección Argentina le ganó 2-1 a Nigeria y clasificó con agonía a la próxima ronda.

Así es otra cosa. Así podés ilusionarte, con moderación para no sufrir una desazón o emborracharte de champagne. Mejor brindar con malbec.

Porque no se puede jugar brillantemente siempre en un Mundial. Cuando no se puede deslumbrar, hay que ser eficaz. Y dejarlo todo. Y así ocurrió en el primer tiempo. Porque el equipo nacional mostró otra cara, otro sacrificio, otra voluntad. Tuvo la pelota ante un rival que pareció dormido, como sabiendo de antemano cuál era su destino.

Los dirigidos por Jorge Sampaoli mostraron firmeza y orden cuando tuvieron que defender, y electricidad a la hora de atacar. Con un Lionel Messi enchufado desde el arranque pisando el área y siendo imán de todas las pelotas. Y fue precisamente él, el mejor, el capitán, el salvador, el que abrió el marcador a los 14 minutos después de un gran pase de Éver Banega (a quien Messi pidió entre los titulares), bajándola de zurda y cruzando el remate de derecha para hacer explotar a todo el estadio.

Después, Messi también estrelló un tiro libre en el palo después de una gran corrida de Ángel di María, que fue derribado cerca del área. El equipo se contagió de su capitán, el capitán se contagió de la gente, la gente se contagió del equipo. Un círculo que funcionó como una rueda que avanza. Siempre para adelante.

Pero apenas iban cinco minutos del complemento cuando el semblante cambió. Un penal insulso e infantil de Javier Mascherano modificó la historia, porque Victor Moses igualó y tiró todo por la borda todo lo bueno hecho hasta ése momento.

Otra vez, el equipo acusó el golpe recibido y le costó levantarse de la piña. Porque el DT leyó tarde el encuentro y demoró con los cambios (entraron Cristian Pavón, Maxi Meza y el Kun Agüero, aunque poco pudieron hacer).

La Selección dejó de jugar y se puso nerviosa. El reloj la consumía, los pases se erraban, el VAR nos salvó de otro penal y una muy clara que tuvo Gonzalo Higuaín terminó en las nubes. Quedaban cuatro minutos y nadie lo podía creer. Y vino la heroica: centro de la derecha de Gabriel Mercado y Marcos Rojo, que se había quedado en el área, metió un derechazo que nos puso en octavos.

"Otro Mundial empieza ahora", habían dicho en la conferencia de prensa previa a este partido. El sábado ante Francia, en octavos de final, hay que volver a demostrar que la cabeza cambió, que la suerte volvió a estar de nuestro lado y que esta generación de jugadores se merece una despedida mejor que la que se estaba dando.
Fuente: R2820/TN
A octavos Selección Argentina

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]