Un tema controversial en el área social y productiva como es la aplicación de fitosanitarios porque se utiliza un químico para matar la maleza.

En este sentido, Ferrari advirtió: “Si pasamos a una producción agroecológica pura, según estudios realizados tiene entre un 27 y 30 por ciento menos de rendimiento, por lo tanto, no lograríamos el 3 por ciento anual que nos exige la seguridad alimentaria para llegar a alimentar el mundo en 2050, sino que estaríamos bajando la producción de alimentos y eso generaría hambruna”.

No obstante, el técnico argumentó que “es bueno ir creciendo en la producción agroecológica y la utilicemos en las zonas de restricción donde no se pueden hacer cultivos convencionales. Mientras tanto, tenemos que alimentar el mundo, y aumentar la producción sin incrementar la superficie. Tenemos que ser eficientes. Por lo tanto, la aplicación de fitosanitarios con químicos sigue siendo la solución más acorde para alimentar a todas las personas del mundo”.
Los principales problemas que se presentan en la aplicación de fitosanitarios
Según el experto, Argentina es uno de los países más eficientes en la aplicación de fitosanitarios. Tan es así que ocupa el 13° en desarrollo de tecnologías en pulverización. “El país ha logrado reducir hasta un 90 por ciento la necesidad de herbicida cuando hace aplicaciones ultraselectivas, todo eso aumenta la eficiencia y nos pone en los primeros lugares del mundo en el desarrollo de tecnología”, enfatizó.

De acuerdo con el detalle del ingeniero del INTA Concepción del Uruguay, en primer lugar, hay un 33 por ciento de los problemas dados por la mezcla en tanques. Mala limpieza del equipo pulverizador, del tanque, del depósito, y queda residuo de los productos anteriores que al mezclarse con los actuales provoca un perjuicio al cultivo actual.

En segundo lugar, hay un 33 por ciento los problemas de deriva, es decir, de exoderiva lo cual significa que la gota no cayó en el lote que se debía aplicar, sino que se fue al campo del vecino y provocó un perjuicio en el lote de al lado.

En tercer lugar, son problemas de los equipos pulverizadores, manómetros en mal estado, picos, pastillas, boquillas muy gastadas que tienen un coeficiente de variación mayor al 10 por ciento que provocan problemas.

Por último, un 10 por ciento de los problemas tiene que ver con el uso no recomendado, lo cual significa aplicar en un lote equivoco o hacer una mala receta de lo que se debe aplicar.
El perjuicio más grande se encuentra en la limpieza de los equipos
Cuando se realiza una aplicación y queda un remanente, este se puede dividir en dos grandes situaciones: un remanente propio de la pulverizadora que es aquello que la bomba ya no puede chupar; y otro remanente que es el mal cálculo del caudal versus la superficie que debíamos aplicar.

Este remanente no entra dentro de las Buenas Prácticas Agrícolas porque normalmente es mayor a 8 litros.
- Si queda el remanente superior a 8 litros, se debe diluir por lo menos 5 veces con la cisterna de apoyo, y luego se aplicará en el lote a máxima velocidad.

- En cambio, si se trata del otro remanente de 8 litros o menor a 8, propio de la pulverizadora, hay que entrar en la fase de limpieza del equipo pulverizador lo cual es muy sencillo y demora 45 minutos.

Considerando este último punto, Ferrari sostiene que se debe hacer inmediatamente después de terminar la aplicación. “Si se demora dos horas en realizar la limpieza, solo logro extraer un 34 por ciento de los residuos que quedaron adheridos en el depósito. En cambio, si lo hago a los 40 minutos finalizada la aplicación, logro extraer un 97 por ciento de los productos que pudieron haber quedado adheridos en el sistema”, detalló el técnico.
¿Cómo limpiar el equipo pulverizador?
Todas las pulverizadoras traen un depósito de agua limpia. Hay 300 litros de agua limpia que sirven para hacer la limpieza del circuito interno de la pulverizadora.

Paso 1: Transferir 1/3 del agua limpia al depósito del caldo y poner a circular en el circuito a 5bs de presión. Agregar un producto comercial de limpieza específico y abrir el botalón para que el producto comercial llegue hasta los filtros, boquillas y trabaje durante 15 minutos. Ubicar la pulverizadora en un camino (zona compactada) en la cual se va a liberar el remanente (lo ideal es realizarlo sobre una cama biológica).

Paso 2: Derivar otro 1/3 del depósito de agua limpia al depósito del caldo, poner nuevamente a circular en 5b. y ahora si agregar una proporción del 1 por ciento de lavandina o amonio. Hacer funcionar el circuito para que llegue a los filtros, las pastillas y a los 15 minutos, moverse con la pulverizadora nuevamente en esta zona compactada y liberar el residuo.

Paso 3: Derivar el tercer 1/3 de agua limpia al depósito del caldo, hacer recircular, y no agregar nada, simplemente agua para realizar un perfecto enjuague. Finalizado los 15 minutos, hacer unos metros hacia adelante en la zona compactada y tirar lo que quedó.

Puede suceder que al otro día se realice una aplicación con los mismos productos y mezcla, por lo cual no es necesario hacer la limpieza, simplemente se deberá llenar la misma con agua. Al respecto, Ferrari recomendó: “No hay que dejar que se sequen los productos en el depósito, por lo tanto, se deberá llenar de agua”.

Una vez por semana, cada 15 días o al fin de campaña Ferrari sugiere hacer una limpieza profunda de la pulverizadora. Para ello, se debe a usar una hidrolavadora (no con un cepillo), con todos los elementos de protección personal y limpiar la pulverizadora de manera externa. Las piezas pequeñas, como filtros, válvulas antigoteo y picos deben limpiarse con un cepillo de manera exhaustiva.

Limpiar la máquina sobre una cama biológica. Los residuos que se van cayendo ahí se van a ir inactivando en un periodo no mayor a 7 meses.
¿Cómo hacer la cama biológica?
El ingeniero del INTA detalló cómo realizar una cama biológica simple, fácil y muy económica donde se podrá hacer la limpieza de los equipos y liberar los residuos de la aplicación.

“Estamos muy poco familiarizados con la cama biológica en nuestro país. Los suecos hace 30 años que la vienen haciendo, y en Argentina de a poco vamos avanzando, CASAFE viene haciendo una muy buena labor en su difusión. La idea es hacerla cerca de donde guardamos la pulverizadora y en un futuro, en la cabecera de cada lote productivo”, detalló Ferrari.

Sacar los primeros 15 cm del suelo, en una superficie que abarque un metro para cada lado de las dimensiones de la pulverizadora e ir guardando ese montículo de tierra al costado porque luego se utilizará.

Colocar un film de polietileno, de silobolsa (descartado) abajo para impermeabilizar, y arriba volcar un 50 por ciento de material lignificado que puede ser aserrín, paja de trigo, cascara de maní; 25 por ciento de la tierra (que tiene la mayor carga microbiana y el hongo blanco de la podredumbre, que sacamos al costado); y 25 por ciento de turba o compost.

Por último, recomendó que “cada dos años sacar todo el contenido, previo descanso de 7 meses, y utilizarlo como fertilizante”.
Consejos de INTA Agropulverizaciones
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]