Su destino ahora es la parroquia Nuestra Señora de Luján, en Ibicuy, a 345 kilómetros de Paraná, en el departamento Islas.

Una de sus últimas experiencias fue subirse a una lancha de Prefectura y llevar ayuda de Cáritas a familias que están olvidadas de todo. Encima, afectadas por los incendios que asolan el Delta. Por el río, llegaron a un paraje conocido como Cinco Bocas, sobre el Paraná.

Se trata de familias que viven en la margen que corresponde a la provincia de Buenos Aires, pero por cercanía se manejan con Ibicuy, cuenta el sacerdote Brassesco.

-¿Qué llevaron hasta allí?
-Es una ayuda que se gestionó y llegó desde Cáritas Nacional y Unicef. Son cinco familias con niños. Una familia tiene 12 chicos. La ayuda es de alimentos, elementos de higiene, agua, alimentos frescos. Son familias que antes vivían de la pesca y los turistas, pero que a partir de la cuarentena se quedaron absolutamente sin recursos. Ellos vienen muy poco al pueblo y algunos sólo tienen una pensión pero no cobran el IFE u otra ayuda.

La idea es acompañarlos en este tiempo con estos recursos, en unas semanas llega otra partida para ellos. Aprovechamos la visita y detectamos también otras necesidades como abrigo, calzado y colchones. Nos llevó la Prefectura. Ellos había hecho alguna colecta para ayudarlos y les llevaban agua, a partir de esa necesidad la gente de Cáritas de la parroquia empezó a gestionar esta asistencia. Encima ahora se ven afectados por los incendios. A una familia le pasó el fuego por atrás de la casa.

Unos tienen colmenas pero el humo les espanta las abejas. Otros viven de la caza de carpinchos pero por el fuego se están yendo. Es gente que habitualmente se la rebusca pero que ahora ha quedado sin ningún ingreso y hay muchos chicos, por eso interviene también Unicef.

Una de las cinco familias que viven en el Delta del sur de Entre Ríos, en el paraje Cinco Bocas, tiene una hija con cáncer. Fue el nexo para llegar a ellos desde Prefectura y Cáritas de Ibicuy.

Cuenta Brassesco: «Cuando vino la familia de la isla para llevarla a operar a Buenos Aires, al papá le robaron el motor de la lancha, que es lo que tienen para moverse. Y ahí fue cuando Cáritas empezó a averiguar con Prefectura sobre la situación de esas familias. Y vieron que las otras familias no estaban teniendo ingresos por la cuarentena. El contacto y la gestión la hacen las chicas de Cáritas de la parroquia».

La primera asistencia se hizo el miércoles 5. Volverán a visitarlos con más ayuda.

Fuente: Entre Ríos Ahora
Ser Solidarios Ibicuy
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]