Moseñor Jorge Lozano

Cómo desperdiciar agua en la arena

Hay bienes que son escasos en el Planeta y en algunos lugares del mundo lo son aún más.

En la geografía de Israel —y podemos decir que también en San Juan— la tierra fértil no abunda, lo mismo que el agua. Varias parábolas del Evangelio, teniendo en cuenta esta realidad, se refieren a la fecundidad o esterilidad del terreno, o los frutos que se esperan de una planta.
Este domingo Jesús nos enseña proponiendo la imagen de una higuera estéril. Ocupa espacio pero no rinde lo esperado. Te invito a leer el Evangelio de San Lucas, Capítulo 12, 6-9.

El Maestro nos representa así a una vida sin frutos, que no sirve para nada ni nadie. Podríamos decir una existencia sin sentido. Esta misma parábola relatada en otro lugar del mundo de tierras fértiles, tal vez pueda repercutir de otro modo. Pero en Israel malgastar la tierra “es un pecado”.

Sin embargo, antes de cortarla por inútil e incluso parasitaria, el cuidador decide buscar otra oportunidad. Remover la tierra, abonarla y ver si así se logran frutos.

La Cuaresma es un tiempo de remover la tierra de nuestra existencia. Somos interpelados acerca de los frutos que estamos dando y aquellos que podríamos brindar, si logramos superar el pecado que nos frena.

La intención de colocar este texto es que tomemos la firme decisión de recorrer el camino de la conversión. Remover la tierra quiere decir sacudir nuestra conciencia, dejarnos interpelar, salir de la comodidad y el aburguesamiento inútil.
Abonarla es dar fertilidad que se mide con datos concretos: ¿Qué buenas obras estoy haciendo en esta Cuaresma? ¿A qué enfermos visité? ¿Qué obras de misericordia realicé?

Te recuerdo la enseñanza de Francisco: “La misericordia no es una idea abstracta, sino una realidad concreta”. No se trata de discursos o ideas, sino de compromisos palpables.

Uno de los caminos que nos propone la Cuaresma es el de dar en limosna el fruto de nuestras privaciones. Ahí tenemos una propuesta bien concreta. Te había dado la idea de buscar alguna cajita o sobre para ir reuniendo el dinero para los pobres. Si aún no lo hiciste todavía estamos a tiempo.

¿Y para regar qué usamos? La oración. El Espíritu Santo es representado como agua viva que fecunda los corazones de los fieles. Rezar, leer la Biblia, ir a misa… nos da la vitalidad que necesitamos para dar frutos en abundancia.

El pasado martes 19 de marzo festejamos a san José, hombre humilde y trabajador que nos ilumina con su testimonio de padre adoptivo de Jesús y casto esposo de María. En la basílica que lo honra en Buenos Aires, mi hermano Gustavo Carrara lo evocó durante la misa de la mano de una actitud personal de nuestro Papa: “En su escritorio Francisco tiene una imagen de San José dormido, debajo de ella un gran colchón de papelitos. Él cuenta el significado de esta devoción: ‘Cuando tengo un problema, una dificultad escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por este problema, por esa intención’. Seguramente en esa pila de papelitos hay uno que dice: Tierra-Techo-Trabajo. Así resume Francisco el sueño del pueblo pobre trabajador, ese sueño de vivir bien”.
También durante esta semana hemos sido testigos de algunas expresiones públicas en medios de comunicación y en redes sociales en las que se degradó nuestra fe, nuestras manifestaciones festivas en la misa y las imágenes que veneramos como fieles seguidores de Jesús. Rodaron noticias falsas que fueron tomadas por veraces. La Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, la Federación de Hogares de Cristo y la Comisión Ejecutiva del Episcopado se hicieron eco y emitieron sus mensajes:

• “La libertad de opinión y de expresión religiosa no puede transformarse en un instrumento para la ofensa. La pacífica convivencia en la diversidad sólo es posible en el mutuo respeto.” (Comisión Ejecutiva de la CEA)

• “Cualquiera que niegue o desconozca la manera en que Jesús y la Virgen sanan y reconcilian las fragilidades de nuestros jóvenes, y que no respete nuestra religiosidad y forma de expresarla, cae en un nuevo fariseísmo y puede convertirse en un hipócrita. La misa no fue un acto político, no hubo representantes de ningún espacio ni partido, son falsos los nombres de líderes, referentes y agrupaciones que han aparecido en las redes y comunicados.” (Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la CEA)

• “El Domingo 10 de marzo celebrábamos y festejábamos los 11 años de la Familia Grande del Hogar de Cristo, que reúne a 170 Centros Barriales de todo el país y acompaña a miles de personas y familias que se encuentran atravesadas por el consumo de drogas. Las fiestas tienen lenguajes propios como la música, la danza, los aplausos y las aclamaciones que son parte esencial. Estamos convencidos de que la Basílica de Luján es el lugar para estas fiestas, porque la Virgencita quiso quedarse allí, en ese lugar donde el barro no dejaba continuar la marcha.” (Familia Grande Hogar de Cristo)

Y permitime que te comparta para la reflexión y oración algunos acontecimientos ligados al calendario.
Hoy 24 de marzo, en la Argentina hacemos memoria del golpe de Estado de 1976 y el horror de la violencia, las torturas, los asesinatos, los robos de bebés, los negociados fraudulentos. Hagamos nuestra oración pidiendo justicia y paz. También en esta fecha, en 1980, era asesinado en El Salvador el obispo Óscar Romero, canonizado el año pasado, y apodado San Romero de América. Él es un ejemplo de Pastor entregado y cercano a los pobres.

Mañana, 25 de marzo, celebramos la Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios. Este “Sí” de la Virgen dio origen a su embarazo por obra del Espíritu Santo. Por este motivo lo tenemos en cuenta como día del niño por nacer y buscamos comprometernos con el cuidado de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Las manifestaciones públicas de estos días dan muestra elocuente del compromiso de cuidar toda vida, porque “toda vida vale".

Además, este lunes 25 serán instituidos 8 varones casados y 1 soltero, varios de ellos en el camino al diaconado. Este ministerio del acolitado implica un compromiso de servicio a Jesús en la Eucaristía durante las celebraciones de la misa, y a los enfermos y los pobres. Recemos por ellos para que nuestra Iglesia en San Juan se vea enriquecida con nuevos diáconos en unos meses, Dios mediante. La celebración será a las 21 hs en la Iglesia Catedral San Juan Bautista.

El 25 de marzo del año 2000 fui consagrado como obispo en la Iglesia Catedral de Buenos Aires. Doy gracias a Dios por su gracia que me sostiene y renuevo también mi pobre y frágil “sí”a lo que me pida. Cuento con tu afecto y oración.

(*) Monseñor Jorge Eduardo Lozano es arzobispo de San Juan de Cuyo y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social



¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]