Un día, un proyecto ideado en la lejana Finlandia, comenzó a agrietar la unión y los lazos históricos de amistad entre los gualeguaychuenses y los orientales. Esa iniciativa, hoy es una realidad tan fuerte como la lucha de un pueblo en defensa de su ambiente.

La planta de la empresa finlandesa UPM Botnia llevó las relaciones bilaterales a su peor nivel en el momento más álgido del conflicto de las papeleras que cuenta con 18 años enfrentando a Argentina y Uruguay.

Comenzó como un roce menor por la instalación de dos plantas de pasta de celulosa en la localidad uruguaya de Fray Bentos. Sin embargo, con el tiempo, devino en la principal contienda entre los gobiernos de Buenos Aires y Montevideo, tradicionalmente socios.

Aquí un recorrido histórico.
2002 - Surge la controversia
El asunto sale a la luz pública con un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre el proyecto de Montevideo de construir dos plantas papeleras en el río Uruguay.

En medio de las denuncias de habitantes del lugar y de grupos ecologistas, el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino responde pidiendo explicaciones sobre el posible impacto ambiental.

2005 - Comienzan las obras y los bloqueos
La compañía finlandesa Botnia, comienza en abril las obras en Fray Bentos. Con un capital de 1.100 millones de dólareas, la instalación es la inversión extranjera más importante de la historia uruguaya.

En diciembre, Argentina le notifica a Uruguay que considera que la obra viola del Estatuto del río Uruguay. Según Buenos Aires, este tratado bilateral exige informar sobre cualquier obra fronteriza.

2006 - El litigio salta a la escena internacional
Marzo - Fracasan los gobiernos en sus negociaciones y las protestas arrecian en Gualeguaychú. Los manifestantes insisten en que las papeleras contaminan el río Uruguay.

En marzo, el presidente argentino, Néstor Kirchner, se reúne en Chile con su par uruguayo, Taberé Vázquez, y le pide la suspensión de las obras por 90 días. Vázquez le exige el levantamiento de los cortes de carreteras.

Mayo - Demanda en La Haya. El 4 de mayo, el gobierno Kirchner decide llevar el conflicto ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en Holanda. Buenos Aires denuncia la violación del Estatuto del río Uruguay.

No pasan dos semanas cuando en Viena, durante la Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, una modelo y ecologista argentina [Evangelina Carrozo]se pasea en bikini ante la foto de de los presidentes, esgrimiendo en un cartel que dice: "Basta de papeleras contaminantes".

La Haya rechaza en julio la petición adicional hecha por Agentina para que se suspendan las obras. El Banco Mundial otorga en noviembre un crédito de 170 millones de dólares para financiar la la construcción de Botnia, lo que irrita al gobierno argentino.

Septiembre - En el Mercosur. Montevideo responde planteando el litigio ante el Tribunal Arbitral del Mercosur bajo el argumento de que los bloqueos impiden la libre circulación de bienes y personas. La instancia arbitral falla a favor de Uruguay. Sin embargo, no sanciona ni exige medidas a Buenos Aires.

La española Ence anuncia que reubicará su planta en Punta Pereyra, lo que Argentina ve con buenos ojos.

Noviembre - Uruguay envía militares. El presidente Vázquez resuelve enviar militares para custodiar la obra de Botnia, cuya construcción se encuentra en un estado avanzado. Kirchner califica la medida de "afrenta".

En diciembre, los ambientalistas responden cortando por primera vez los tres puentes que unen ambos países. Amenazan con bloquear la salida de buques en el puerto de Buenos Aires, pero eso no se concreta.

2007 - Los olores de Botnia
La Corte de La Haya rechaza en enero la petición de Uruguay para exigirle a Argentina medidas contra los bloqueos. A fines de julio, ambos gobiernos comienzan reuniones con la mediación española, pero sin avances significativos.

En noviembre, Montevideo otorga la autorización definitiva a Botnia. La papelera comienza a funcionar el 12 de ese mes con una perceptible emisión de olores. Los ambientalistas argentinos denuncian intoxicaciones, mientras que la empresa asegura que las emisiones son inocuas.

A fines de noviembre, un error humano provoca un nuevo episodio de olores. Alumnos de una escuela cercana sufren mareos y Uruguay reconoce que Botnia superó brevemente los valores de emisiones permitidos.

2008 - Incidentes en la planta
El 8 de febrero, un obrero que trabajaba en la fábrica muere en un accidente. La planta de celulosa debe detener las operaciones por un desperfecto. La empresa insiste en que no hay vínculos con los olores. A fines de año, Uruguay rechaza los exhortos y las peticiones de información emitidos por la Justicia argentina.

2009 - Continúa el juicio en La Haya
En septiembre, Argentina dice en La Haya que con las plantas se pone en riesgo el río Uruguay. La respuesta uruguaya rechaza esa afirmacion y reitera que las fábricas cumplen con los estándares ambientales internacionales.

2010 - Revive el diálogo con Mujica
La victoria electoral de José Mujica en los comicios uruguayos permite que reviva el diálogo. El 13 de enero, el todavía presidente electo se reúne con su par argentina, Cristina Fernández.

El 1 de marzo, Mújica asume su cargo. Poco más de un mes después, visita a Fernández. Ambos acuerdan que los cancilleres coordinen la agenda de relaciones bilaterales para después de la resolución de La Haya.

El 20 de abril, la Corte Internacional de Justicia resuelve de forma vinculante y definitiva el litigio.

2011- La hipótesis de guerra
En enero, Argentina difunde su primer informe sobre la planta y manifiesta preocupación por el uso del “método de dilución” para tratar efluentes. Pero en octubre, Tabaré Vázquez revela que analizó la posibilidad de un conflicto bélico con Argentina, para el cual llegó a pedir apoyo a Estados Unidos.

2012 - Aumento de producción
En septiembre, el intendente del departamento uruguayo de Río Negro, Omar Lafluf, informa de la advertencia de UPM de parar temporalmente su actividad si no se le permite aumentar la producción.

Mujica viaja a Buenos Aires para conversar con Fernández del aumento de la producción de UPM. Mientras que los ecologistas argentinos advierten de que un posible aumento de la producción de la planta de celulosa finlandesa UPM en Uruguay viola estatutos y fallos internacionales.

Ya en octubre, Mujica anuncia que podría autorizar a UPM a aumentar su producción en 100 mil toneladas anuales siempre que cumpla unos requisitos medioambientales. La respuesta del Gobierno de Argentina es que recurrirá nuevamente a la Corte Internacional de La Haya por el renovado conflicto con Uruguay.

2013 - UPM amenaza al gobierno uruguayo
El intendente del departamento uruguayo de Río Negro, Omar Lafluf, informa de la advertencia de UPM-Botnia de parar en forma temporal su actividad si no se le permite aumentar la producción.

2014 - Otra victoria de UPM
Finalmente se realiza la autorización a la papelera para aumentar su producción e inmediatamente se produce la ampliación de generación de pasta de papel.

2015 y 2016 - Gualeguaychú marcha sin bajar los brazos
Sin embargo, las movilizaciones al puente internacional General San Martín son menos numerosas y no cuentan con respaldo de las autoridades nacionales. El presidente argentino Mauricio Macri y su ministro de Ambiente, Sergio Bergman, no muestran interés en los postulados de los ambientalistas argentinos.

2017 - La historia se repite
En julio UPM (Ex Botnia) al Gobierno uruguayo, encabezado por Tabaré Vázquez, su interés en instalar una segunda papelera, de mayor porte que la anterior y con una capacidad de producción que rondará los dos millones de toneladas.

La inversión total por parte de la empresa y sus socios o proveedores rondará los 4.000 millones de dólares, mientras que el Gobierno uruguayo deberá aportar 1.000 millones para proyectos vinculados con infraestructura.

2018 - Botnia Contamina
Uruguay sancionó a la papelera por exceder con los límites de contaminación. El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay multó con 500 unidades reajustables (unos 533.500 pesos uruguayos o más de 382 mil pesos argentinos) a la planta de celulosa que la compañía finlandesa UPM tiene sobre el Río Uruguay, en Fray Bentos, por verter sustancias contaminantes en una cantidad que supera lo permitido.

La Asamblea Ambiental de Gualeguaychú ya solicitó una reunión urgente con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, a cargo del rabino Sergio Bergman, para exigir que se tomen medidas con respecto a esta nueva prueba legal sobre la contaminación que produce Botnia y que sean claro con respecto a la posición que tomarán la CARU y el Estado argentino.

2019 - Derogación de la Ley de la Madera
La Proclama de la Asamblea Ciudadana Ambiental reclamó basta de "mezquindades" del Gobierno argentino y repudió la inacción de la gestión de Mauricio Macri que no se movilizó contra la instalación de UPM2 en Pueblo Centenario a orillas del río Negro.

Además criticaron el plan forestal delgobernador Gustavo Bordet. "Hemos asistido a la triste decisión del Gobierno de nuestra provincia y la Legislatura de derogar la Ley de la Madera, bajo argumentos falaces. Solo beneficiará a los empresarios, a sus negocios con las pasteras y no a los trabajadores, aserraderos y menos a los ciudadanos que necesitan una vivienda", denunció la Asamblea.
16° Marcha UPM
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]