El último informe publicado por el organismo que tiene la competencia data del 26 de octubre de 2021. La suspensión de la información del Programa de Vigilancia de Playas del Río Uruguay se debería a una decisión unilateral de la Delegación uruguaya que supeditó su publicación a cambiar un texto en el sitio web de CARU.

En 2007, junto con la Comisión Técnico Mixta de Salto Grande (CTMSG) se inició el “Programa de Vigilancia de Playas del Río Uruguay” para monitorear la calidad del agua del río aguas arriba de la Represa de Salto Grande hasta Monte Caseros-Bella Unión y aportar información para prevenir efectos nocivos sobre la salud de la población.

Desde 2012 se amplió el monitoreo de las playas hacia el sur, hasta Nueva Palmira. Actualmente los equipos técnicos de ambas Comisiones realizan mediciones in situ y extraen muestras de agua para su análisis en laboratorios públicos y privados de ambos países.

CARU mide en especial la presencia de cuatro elementos que, superando determinados niveles, pueden comprometer la salud: Coliformes fecales, Escherichia coli, Enterococos y Floraciones algales. Para cada uno de ellos hay valores estándares permitidos. Si se supera uno de los valores estándares se sugiere no ingresar al agua de la playa en cuestión.

Pero el "Digesto sobre el Uso y Aprovechamiento del Río Uruguay" que establecía valores estándares para las aguas destinadas a actividades de recreación con contacto directo fue modificado a finales de 2019.

El problema de que no se estén publicando los informes de CARU respondería a “cortocircuitos” entre las delegaciones Argentina y Uruguaya respecto al digesto aprobado durante la gestión anterior, bajo el gobierno de Mauricio Macri, en la que se habrían cambiado parámetros de evaluación, el espaciado entre las tomas de muestras de aguas en las diferentes playas del río Uruguay en un lapso de tiempo determinado y se habría desestimado de los análisis uno de los ítems esenciales: Los Coliformes fecales.

La postura de la Delegación Uruguaya es que el informe se encuentra “evidentemente desactualizado”, pues cuando cita los "valores estándares para las aguas destinadas a actividades de recreación con contacto directo", no reporta los valores vigentes del último y modificado "Digesto sobre el Uso y Aprovechamiento del Río Uruguay" según la Resolución 28/19 del 05/12/2019.

Por lo que los uruguayos se oponen a la difusión pública de los mismos hasta tanto no se actualice y se corrija la página del link al que refiere el informe.

En definitiva, la Delegación Uruguaya condiciona la difusión pública de los datos del monitoreo de las aguas del Río Uruguay destinadas a recreación, con contacto directo, a modificar ese texto del sitio web de la CARU.

Para la Delegación Argentina no tendría rigor publicar un informe sin esas referencias mientras que los uruguayos pondrían como condición que se ajuste a la nueva estructura del último Digesto sobre el Uso y Aprovechamiento del Río Uruguay.

La delegación Argentina habría propuesto a su contraparte de Uruguay suspender, con fines de revisión, el digesto consumado días antes del cambio de gobierno en diciembre de 2019. Cuestión que parece no encuentra consenso del lado oriental.

Mientras tanto nadie sabe en qué aguas se mete…

Fuente: Diario Junio
UPM ex Botnia
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]