A lo largo de su historia, Argentina se ha caracterizado por largos períodos inflacionarios. En algunos casos más agudos y menos profundos en
otros, como por ejemplo la hiperflación en 1989 o como la que se precipitó a partir de 2010.

En 1989; los precios al consumidor aumentaron 3.079 por ciento -comparando el índice de precios al consumidor de manera interanual-, especialmente en el segundo trimestre los incrementos se exacerbaron - mayo 78,5 por ciento, junio 115 por ciento, julio 197 por ciento-. Esta inflación siguió a la ruptura abrupta del último plan de ajuste del gobierno de Alfonsín, el llamado “Plan Primavera”.

Con el traspaso del poder, el cambio del modelo económico del país y consecuencia de la Ley de Convertibilidaden 1991, la inflación se contuvo, pero causó grandes desequilibrios, como la sobrevaluación del peso, la desindustrialización y destrucción del aparato productivo y una triplicación de la deuda externa; desde el punto de vista social produjo los mayores índices de desocupación, pobreza e indigencia de la historia argentina.

Asimismo, este modelo causó una inédita redistribución regresiva de los ingresos y un desplazamiento del sector asalariado en el mercado laboral.

La Inflación de Argentina, es un caso de estudio en todo el mundo por la frecuencia e intensidad de estos sucesos económicos que se afirman y perjudican el desarrollo de nuestro país.

En el siguiente informe se presentan pronósticos de inflación en variaciones mensuales de 2021, con la representación en sus respectivos gráficos y una breve explicación de los mismos. Dicho presagio es elaborado por 43 participantes, representados por 27 consultoras y centros de investigaciones locales, 13 entidades financieras de Argentina y 3 Analistas Extranjeros, denominado Relevamiento de Expectativas de Mercado y publicado por el Banco Central de la República Argentina.

El REM, permite un seguimiento sistemático de los principales pronósticos macroeconómicos de corto y mediano plazo sobre la evolución de la economía argentina y es generado a partir de encuestas realizadas a personas especializadas del país y el extranjero.

Tiene como objetivo contribuir con la política de transparencia en la comunicación. La información que proporciona resulta de gran relevancia, no solo para las decisiones de política monetaria y económica, sino también para las decisiones de consumo e inversión, constituyéndose como un bien público al proveer a la comunidad la mejor información posible respecto a las estimaciones que realizan especialistas sobre el comportamiento futuro de las principales variables económicas.

Se relevan las expectativas sobre los precios minoristas, la tasa de interés, el tipo de cambio nominal, las exportaciones e importaciones, el resultado primario del sector público nacional no financiero, la desocupación y actividad económica.
Expectativas de Inflación Mensual 2021- IPC (Precios Minoristas)
A fines de marzo de 2021, los analistas del mercado proyectaron que la inflación minorista para diciembre de 2021 se ubicará en 46 por ciento. Sus
estimaciones de corto plazo indican que la tasa de inflación mensual sería de 3,9 por ciento en el tercer mes del año, luego de registrar una variación de 3,6 por ciento en el mes de febrero de 2021.

El promedio mensual de las variaciones esperadas entre marzo y septiembre de 2021 es de 3 por ciento, evidenciándose un sendero mensual descendente.

Para diciembre de 2021, el REM proyecta que la inflación (nivel general) alcanzará 46 por ciento. Dicha previsión resultaría 9,9 p.p. superior a la registrada en 2020 (36,1 por ciento). Contrariamente, incrementaron los pronósticos de inflación para 2022, llegando a 39,3 por ciento i.a) y un aumento hasta 31 por ciento (i.a) en 2023.

El IPC núcleo que difunde el INDEC permite monitorear la evolución de los precios sin tener en cuenta la volatilidad de aquellos bienes y servicios que exhiben un comportamiento estacional o cuyos precios están sujetos a regulación estatal o tienen un alto componente impositivo.

A partir del gráfico anterior, se puede visualizar que una inflación núcleo de 3,9 por ciento mensual para marzo de 2021, ubicándose en 3,2 por ciento el promedio de las variaciones mensuales esperadas entre marzo y septiembre de 2021 y previéndose un sendero mensual generalmente descendente.

En comparación con la encuesta previa, se incrementó el guarismo de marzo en 0,2 p.p. hasta 3,9 por ciento y también el de abril en 0,2 p.p. (3,6 por ciento), mientras que se redujeron los pronósticos de mayo en 0,3 p.p. (3 por ciento), el de junio en 0,2 p.p. (3 ), epor cientol de julio en 0,2 p.p. (3,1 por ciento) y el de agosto en 0,2 p.p. (2,9 por ciento).

Lo pronosticado por los analistas para la inflación núcleo de diciembre de 2021 se incrementó en 0,1 p.p. respecto de la encuesta anterior hasta 48,1 por ciento. Dicha cifra resulta 8,7 p.p. superior a la inflación en el componente núcleo registrada en 2020 (39,4 por ciento). En tanto, se prevé que descienda a 39 por ciento en diciembre de 2022 para luego llegar hasta 32,1 por ciento a fines de 2023.

INFORME UADER Inflación 2021 by Tw Ero

Economía Crisis económica
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]