Un día el Carnaval se suspendió y la ciudad tronó de bronca. Mientras algunos protestaban, otros pensaban una respuesta ante ese nuevo desafío. Así nació la idea de “un escenario propio para el desplazamiento de las cinco comparsas”, sintetizó a R2820, Domingo Carraza, arquitecto de Gualeguaychú que diseñó y construyó el Corsódromo.

“El Corsódromo nace a raíz de la aparición de casos de cólera. El 10 de diciembre de 1991, Luis Leissa, comenzó a gobernar Gualeguaychú. A los pocos días explota el cólera en Argentina y el carnaval se hacía sobre la avenida Rocamora y la ciudad quedaba cortada a la mitad. Ese verano no estábamos preparados sanitariamente porque casi no había baños a lo largo de esas cuadras, tampoco los había en el Parque Unzué”.

En ese contexto, Domingo Carraza que integraba áreas de planeamiento en la Municipalidad, recordó que el intendente junto al responsable municipal de Salud, Eduardo Suárez, un grupo de médicos y la dirección del Hospital Centenario deciden suspender el Carnaval, por primera vez en su historia”.

Carraza explica que “el carnaval venía creciendo año a año y era una fuente de ingresos enorme para la ciudad. La decisión de enero de 1992 fue muy resistida por la comunidad. Cuando ameriza el conflicto, ya en marzo mirando una foto aérea, en blanco y negro, de la ciudad me puse a pensar ¿Qué vamos a hacer el año que viene con el Carnaval?", rememoró.

"Seguir haciendo el corso en Rocamora implicaba problemas de tránsito, quejas de los vecinos, problemas sanitarios y sobre todo el Carnaval no se podría seguir desarrollando porque no tenía infraestructura ya que las carrozas tocaban los cables de electricidad”, ejemplificó el arquitecto.
EL MES MÁGICO, ABRIL 1992
En conclusión, “el Corsódromo nace en abril de 1992. Lo llamé Corsódromo porque un tiempo antes había visitado Brasil y había conocido el Sambódromo de Río de Janeiro. Por qué no intentar un Corsódromo, me dije y, sin consultarle al intendente, empecé a trabajar en siete lugares posibles”.

Entonces cuenta que “una idea era volver a avenida Soberanía, hoy Luis N. Palma, otra era el hipódromo y, en paralelo, empezamos a gestionar con Nación el corredor ferroviario porque las vías eran una gran barrera urbana y toda la zona que rodeaba a la vieja estación estaba abandonada”.

Domingo Carraza muestra planos, carpetas con expedientes, proyectos originales y fotos de antaño donde se pedía la recuperación de la zona. “Con esta propuesta logramos que Nación nos entregara el corredor ferroviario y con ello la estación. Así a fines de 1993, aparece como alternativa hacer el Corsódromo en la estación del ferrocarril”.
LA PRIMERA REACCIÓN: “ES UNA LOCURA”
“Cuando voy con la primera maqueta del Corsódromo al despacho del intendente, Luis Leissa me dijo “vos, estás loco”. Esa maqueta la hicieron los arquitectos Fabián Sacrimonti y Gustavo Dumont, dirigidos por mí. En febrero de 1994, renuncié a la Municipalidad y en septiembre presentamos la maqueta oficialmente ya era eminente lograr contar con la aprobación para construir el primer Corsódromo en la vieja Casa Rosada”.

“El diseño original era una herradura, se salía y llegaba al mismo lugar. Tenía tres lugares especiales del circuito para que se desplegaran los shows de las comparsas. El 3 de noviembre de 1994, en el Consejo Deliberante se presentó la maqueta final y todo el proyecto que donamos a la Municipalidad”, detalló a R2820 sobre el proceso de ideación del espacio de 500 metros.

Mientras, en 1993, el Carnaval volvió a Rocamora pero con 12 baños químicos y se instauró un protocolo de higiene para evitar casos de cólera. “Nosotros dejamos escrito cómo tenía que funcionar el nuevo Corsódromo, pensamos que debía ser desmontable para permitir utilizarlo todo el año. Finalmente, se optó por solo una cinta asfáltica, las tribunas a cada lado y las columnas de luces”.
LA REVOLUCIÓN
El 18 de enero de 1997 se abrió la pasarela en el sentido este a oeste y Martín Ayala fue el artista elegido por José Luis Gestro, director de Marí Marí, para dar ese paso inicial.

Hubo una reverencia, un beso al piso y la pasión renació en el Carnaval del País. Argentina inauguraba su primer Corsódromo y Gualeguaychú volvía a ser pionera plasmando un legado patrimonial y cultural único.

“Desde ese año, el Carnaval explotó”, define Domingo Carraza a R2820 y describe que “es espacio tenía mayor amplitud, incorporó altura a sus carrozas, se dotó al Corsódromo de iluminación especial y un sistema de sonido que permite ser escuchado en todo el circuito. Antes solo oías la música cuando la orquesta pasaba por tu sector. Se financió con Aportes del Tesoro Nacional”.

“El Corsódromo potenció las ideas de los directores, todos empezaron a crear y proyectar en base a ese espacio y nunca más paró de crecer. Hacia 2000, nos convocaron para diseñar el sector VIP que después se fue ampliando y mejorando”, dice Carraza.
SER FUNCIONAL
“Lo fundamental para que hoy siga siendo útil es haber entendido, en 1992, que el Carnaval requería de un espacio propio para desarrollarse y que el evento debía ser un ente autárquico o gerenciado como está ahora”.

“Lo siento como un hijito. Tras el Corsódromo de Gualeguaychú pulularon por todos lados, en Lincoln, Gualeguay, Concepción del Uruguay, pero ninguno logró la importancia y la escala que adquirió nuestro espectáculo porque acá los clubes y la gente que trabaja en el Carnaval son los verdaderos hacedores que han mantenido la llama encendida del Carnaval y los artífices de éxito. Vos podés hacer el mejor escenario pero necesitas de la creatividad de los artistas. Acá el escenario potenció el espectáculo y el show le exige cada vez más al Corsódromo y así debe ser”, finalizó Domingo Carraza.
Informe Especial Carnaval 2022
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]