Mediante esta capacitación y luego de aprobar el examen final, una veintena de trabajadores de la salud del nosocomio aprendieron esta lengua que permitirá comunicarse con pacientes que viven con estas afecciones. A futuro, la Dirección tiene como proyecto la instalación de planos hápticos y carteleras en braille para personas ciegas.

Se trata de un desafío con la finalidad de ser la primera organización de salud ciento por ciento inclusiva, como debe ser.

El curso se desarrolló en el Auditorio de la Unidad Bicentenario durante varios meses y estuvo a cargo de la instructora sorda Antonieta Priolo junto con la intérprete de la Asociación de Sordos de Gualeguaychú, Silva Alfonso que contó con una nutrida concurrencia de profesionales.
Priolo destacó que "con la lengua de señas enseñamos a entender y hablar con nuestras manos. Es la primera vez que se dictó fuera de la Asociación y dentro de un hospital público para enfermeros, asistentes, profesionales. Ellos tenían la necesidad de aprender esta comunicación y dimos un curso básico de ocho meses de clases de una hora y media. Sentimos que fue muy importante y valoramos que los alumnos vinieron siempre con ganas de aprender. Fue muy productivo y estamos felices de haber concretado esta meta".

Asimismo expresó que "es un idioma que hay que aprender desde cero, arrancando por el abecedario y los números, la palabra, las frases más complejas y los diálogos. Ellos nos traían sus dudas y fuimos adaptándonos a lo que se necesitaba. La práctica e inclusión fue muy buena, una experiencia hermosa y lo más importante es que les gustó a todos los alumnos".
En paralelo, la instructora Silvia Alfonso agregó que "ahora una persona sorda cuando venga a atenderse en el hospital tendrá una barrera menos, esta capacitación apuntó a mejorar la calidad de vida". Y sumó "lo que queremos lograr es que el hospital como todos los organismos públicos tengan esta posibilidad. Falta que más gente se interese en la inclusión. Este es un paso importantísimo a la accesibilidad".

Finalmente, Antonieta Priolo y Silvia Alfonso resaltaron que "nos sentimos muy contentas por este hermoso auditorio para dar la clase y cómo nos atendió el personal del hospital. Fue muy interesante conocer a los profesionales. El año que viene queremos continuar con la capacitación, tener otro grupo o seguir con un nivel superior".

De hecho la instructora Priolo propuso incorporar un curso básico de lengua de señas en la Tecnicatura Superior de Enfermería para que los futuros profesionales egresen con una base del idioma porque es sumamente importante para favorecer el paso de un enfermo por el hospital y que se sienta contenido e incluido en ese momento".
Calidad en servicios Hospital Centenario
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]