Desde el Centro de Defensa Comercial e Industrial volvieron a poner en relevancia el alto impacto económico y el peso negativo que está generando la "sobretasa" creada por durante la primera gestión del intendente Martín Piaggio.

Con fines recaudatorios, desde marzo pasado comenzó a regir en la ciudad la "sobretasa", una ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante a pedido del jefe Comunal durante 2019. En el contexto de una crisis tan profunda como la de 2000/2001 el peso extra de ese "impuestazo" se está haciendo sentir.

"Para los pequeños y medianos comerciantes de nuestra ciudad la tasa municipal –por Inspección, Higiene, Profilaxis y Seguridad– está en continuo aumento de su alícuota" y pega sobre "el porcentaje aplicable sobre las ventas, ya afectadas por la desvalorización monetaria", aseguró el contador Luis Dalcol.

"Esto sucede en los negocios que superan ingresos de 1.700.000 pesos mensuales. A partir de allí, se activa la sobre-tasa del 30 por ciento en la tasa base y en los Fondos para la Promoción Industrial y para la Promoción de la Comunidad. Se eleva al 50 y 75 por ciento si se excede los 2.300.000 ó 4.300.000 pesos en igual período", detalló Dalcol

Para el revisor de Cuentas del Centro de Defensa, "el desvarío acontece porque las escalas de la sobretasa no se modifican desde hace más de 9 años. La inflación –durante ese lapso de tiempo– no se ha detenido; e incorpora, mensualmente, a nuevos comercios a ser percutidos".
EFECTOS DIRECTOS Y COLATERALES
Según Dalcol "esta situación produce consecuencias en la economía" tanto en la macroeconomía como en la microeconomía ya que "al ser la tasa una contribución indirecta, su aumento se incorpora a costos y se traslada a precios", es decir, lo que no puede absorver el dueño del negocio se lo cobra a sus clientes, es decir, lo pagamos todos.

"Asimismo nuestra ciudad pierde competitividad de localización respecto a otras jurisdicciones".

Luis Dalcol acotó que "desde lo micro, la sobretasa provoca dos consecuencias indeseadas. En la unidad de producción, desincentiva la expansión al aumentar la carga fiscal por el incremento nominal de las ventas".

En paralelo, golpea al consumo, principalmente en hogares humildes ya que el dinero se destina casi en forma exclusiva "a cubrir necesidades vitales de nutrición y vestimente. Dalcol lo graficó de manera simple "en un tributo de índole regresivo".
GESTIONES GREMIALES
El revisor de Cuentas del Centro de Defensa Comercial e Industrial de Gualeguaychú recordó que "a la administración municipal se ha solicitado una adecuación a la realidad expuesta" pero "hasta el momento no se ha materializado ni se ha explicitado el sostén técnico de la negativa a su acomodamiento".
Impuestazo Municipal Comercio en crisis
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]