Son unos 400 argentinos repartidos en algunos hostel, en departamentos y en el aeropuerto de Bangkok. Hace días que no pueden volver al país porque están cancelados los vuelos y ruegan ser repatriados pero chocan con la negativa de la Embajada y Cancillería argentina. Muchos ya están desesperados y casi sin dinero.

La gualeguaychuense Anahí Neirotti contó que "vinimos de vacaciones, como la mayoría de los argentinos antes de que el Coronavirus sea una pandemia, y el 30 de marzo quisimos subir al avión para regresar pero no pudimos. Había una sola aerolínea en Etiopía que tenía autorización de ANAC para volar hasta Ezeiza, pero ese día cuando llegamos al aeropuerto nos enteramos que nos habían cambiado el destino a Brasil, porque el 25 de marzo Argentina cerró la frontera. Entonces la aerolínea, junto con la Embajada nos recomendaron que cambiáramos el destino final a San Pablo. Junto a los argentinos había pasajeros brasileros y chilenos, ellos sí pudieron subir al avión y los argentinos nos quedamos varados".
La joven de Gualeguaychú resumió en pocas palabras lo que piden a las autoridades y la falta de respuestas concretas: "Lo único que necesitamos es que en Argentina se autorice que nuestro vuelo llegue al país. Después de no poder salir el 30, nos dijeron que teníamos un vuelo para el 4 de abril, pero tampoco salió porque el gobierno no lo autorizó".

Anahí Neirotti denunció que la "comunicación es bastante difícil con la Embajada argentina. El mismo 30 de marzo unos 100 argentinos nos fuimos a la sede, estuvimos dos horas esperando y la embajadora no nos quiso atender. Incluso, en un momento, hasta llegó la Policía de Tailandia para advertirnos que erámos muchas personas juntas. Entonces, no le quedó otra que atenderlos y lo único que propone es alquilar un chárter, un vuelo privado de Etiopía, para que viajemos los argentinos pero la fecha aproximada sería para el 10 o 12 de marzo".

Sin embargo, ni ella ni los 400 compatriotas tienen ninguna certeza que se cumpla: "Es una hipótesis, no hay nada confirmado. Algunos argentinos ya compraron dos o tres veces un vuelo a un valor de 2 mil dólares -porque el vuelo lo paga cada uno de nosotros no el Estado- y hasta ahora nunca se han podido subir al avión para regresar. También hay gente que no está en condición de poder pagar de nuevo".
ANGUSTIA Y DESESPERACIÓN
Consultada sobre cómo viven sus días del otro lado del mundo, la jóven se sinceró: "La verdad es que estamos desesperados, tenemos miedo de contagiarnos acá. Hay gente mayor, embarazada, otros que están con tratamientos y los seguros médicos se están venciendo y encima no cubren pandemia. Estamos desesperados, en otro país totalmente diferente, en otra cultura, y acá el turista no tiene prioridad en los hospitales públicos, nos sentimos vulnerables".

Al plantear el tema, "la embajada solo nos brindó teléfonos de hospitales públicos, pero nada más. Es un miedo constante que compartimos en un grupo de WhatsApp. Todos estábamos haciendo cuarentena. Igualmente acá, en Tailandia, la gente se cuida mucho aún más de lo que nos cuentan que se hace en Argentina. Hay alcohol en gel en todas partes, en todos los supermercados te miden la temperatura antes de entrar te dan alcohol en gel y así también en absolutamente todos lados. Antes, si querías ir a hacer una excursión al subirte te tomaban la temperatura".
Anahí Neirotti contó que convive con su pareja pero está en contacto con el resto del contingente a la espera de "una respuesta concreta porque se nos está acabando el dinero y no sabemos cuándo nos podremos ir. A decir verdad, el panorama es muy complejo. Para sobrevivir algunos alquilamos un departamento porque tenemos miedo que cierren los hoteles, como ha pasado en otras partes. Compramos comida para varios días y estamos guardados porque está todo cerrado, no hay nada para hacer."

"Hace tres semanas que estamos acá, vinimos hasta el 4 de abril pero cuando vimos que todo se agravó cambiamos los pasajes de vuelta para el 30. Nosotros estábamos en Phi, en una isla, y desde ahí nos tomamos un ferry, un avión y nos vinimos a Bangkok y para quedamos acá tratando de cambiar el vuelo y volver al país".

Anahí Neirotti, una vecina de nuestra ciudad que viajó con su con su pareja a Tailandia de vacaciones, vive una situación desesperante ante la pandemia con escasas respuestas de la Embajada argentina que encuentra allí. Ante las medidas restrictivas y de aislamiento obligatorio están con gran incertidumbre respecto a cuándo van a poder regresar. Son alrededor de 400 argentinos los que permanecen en Bangkok, esperando para que se resuelva su repatriación.
Coronavirus en el mundo Varados Historias mínimas de la pandemia
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]