“Recibí un mensaje de mi hermano que se había ido al campo, llorando, que no había escuchado el partido. No puede ser. La sensación es que te estás jugando algo más que un partido de fútbol. Eso no lo comparto”. La frase de un aliviado Lionel Scaloni en conferencia de prensa, después del triunfo contra México por 2 a 0 en la segunda fecha del Grupo C del Mundial de Qatar, sorprendió a todos.

La historia detrás del mensaje del hermano de Scaloni es verdaderamente increíble.

Mauro Scaloni tiene 46 años y es el hermano mayor de Lionel. Fue jugador de fútbol hace más de dos décadas, aunque su carrera duró poco y mayormente acompañó al DT en sus primeros pasos en Newell´s, Estudiantes y Deportivo La Coruña. Actualmente vive en Pujato y se dedica a la actividad agrícola. El sábado se escapó al campo para no sufrir con el partido contra México.

El seleccionador argentino no exageró sobre el mensaje que recibió desde su ciudad natal. Mauro no vio ni escuchó el partido. No quería saber nada. Se fue a trillar trigo (separar los granos de la paja) para no ver nada. Prendió la radio minutos antes de las 18 para enterarse del resultado. “Ganooooooo Argentina”, gritó el relator. Ahí se aflojó, agarró el celular y mandó el emocionado mensaje sobre el que habló el Gringo en Qatar.

“Me fui al campo, no podía aguantar la presión. Desde el martes que no veía televisión. No podía más de los nervios. Estábamos trillando trigo. Apagué el teléfono, apagué todo. No vi nada, no escuché nada. Hacía 40 grados. Me puse el aire acondicionado, tiré el asiento para atrás y a esperar”, contó Mauro en un breve contacto antes de ir a ver jugar al fútbol a su hijo en el club Matienzo.
La radio trajo buenas noticias
Al final, Mauro le ganó al calor impiadoso de la tarde santafesina y a la angustia de no saber qué estaba pasando a más de 13 mil kilómetros.

“Cuando prendí la radio, cosas del destino, el relator gritó ‘ganó Argentina’. No sabés el nudo que tenía en la panza. Ahí agarré el teléfono y le mandé el mensaje a mi hermano que contó él”, agregó el ex zaguero central que prefirió refugiarse en las actividades del campo para no sufrir el partido con México.

Argentina se jugaba mucho más que un partido de fútbol porque un mal resultado podía dejarlo afuera del Mundial. Hasta un empate podía complicar la clasificación a octavos de final. El triunfo finalmente trajo un poco de paz. La historia de Mauro Scaloni es un ejemplo de la carga de nervios y tensión con la que se vivió en los últimos días.

Hoy, Pujato vive, sufre y disfruta al ritmo de la Selección argentina. Allí donde Lionel Scaloni dio sus primeros pasos detrás de una pelota hay una ciudad que sigue soñando en grande y hoy se sacó un gran peso de encima. Ahora, que se venga Polonia.

Fuente: TN
Ante México
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]