Las cohortes están inscriptas en el programa de Residencias Médicas del Ministerio Provincial de Salud y constituyen una oportunidad para crecer en el ámbito profesionalizante. Son un sistema remunerado donde los médicos gozan durante la cursada de una relación de dependencia con vacaciones pagas, aguinaldo y ART, entre otros beneficios establecidos por Ley.

En el nosocomio se pueden acceder a residencias de Medicina General; Ginecología; Pediatría y Salud Mental [RISAM]donde se adquiere especialización; formación constante; experiencia; contacto con pacientes; una salida laboral inmediata; la interacción con equipos multidisciplinares; aplicación de nuevas tecnologías, consultorios virtuales y aulas de telemedicina con los centros de referencia nacional. Todas estas herramientas son útiles para transformar la realidad de las personas.

Los instructores a cargo son los doctores Diego Ortolano [MP8606], Jorge Luis Veronesi [MP10247], Andrés Martinolich [MP6895]y Yamila Horane Bulit [MP8361].
En primera persona
Lía Natalí Echeverría y Hugo De Zan cursan el segundo año de su residencia de Medicina General, mientras que Blas Fiorovic está en el primero de los cuatro años de formación. Esta residencia es vital porque en Entre Ríos existe un faltante de especialistas de medicina familiar y, desde el hospital, se brinda accesibilidad a los residentes para ser parte de la red pública en la provincia.

Fiorovic contó que "en mi caso, es una experiencia muy valiosa. Lo que aprendí en este semestre superó mis expectativas, es estar todos los días en formación porque hay gente muy predispuesta a la docencia en el hospital y es un ambiente muy propicio para aprender".

En tanto, Echeverría y De Zan también expresaron que "estamos muy conformes con la residencia y nuestra formación profesional, se nos recibió muy bien, nos brindaron muchas capacitaciones, cursos, simposios dentro y fuera del hospital. Nos asignaron Guardias en la semana donde nos cuidaron y guiaron en las prácticas. Es muy bueno poder rotar por distintos servicios y conocer sus particularidades".

Asimismo, agradecieron "la asignación de una vivienda, el pago de los salarios, las clases de inglés o de deportes y la inscripción en jornadas externas al Centenario. Participamos en Rosario de un curso validado internacionalmente de PHTLS, que sería la atención del politraumatizado pre hospitalario, organizado por paramédicos", indicó Echeverría.

De Zan precisó que "para nosotros poder participar forma parte de un pilar fundamental como médicos generalistas ya que actualmente integramos el servicio pre hospitalario y nos ayudó a completar la formación".

Fiorovic agregó que "la importancia radica en acceder a materiales y bibliografía de cuestiones actualizadas, a prácticas nuevas que podemos aplicar a diario en las guardias y que son distintas a las que aprendimos en la facultad para abordar el tratamiento del shock y la atención inicial de un traumatizado".
Trabajar con los pequeños
En el caso de la residencia de Pediatría, a cargo del Dr. Andrés Martinolich, narraron sus vivencias Melina Costa, Angelina Valentinuz, Rocío Luiselli y Luciano Bua.

"La residencia es fundamental para cualquier profesional porque cuando se sale de la universidad se cuenta con los conocimientos básicos. En nuestro caso, sólo nos formamos en el área pediátrica y aquí se profundiza todo el aprendizaje y las prácticas médicas cotidianas que son vitales para completar nuestra formación", marcó Costa.

Luiselli destacó que desde "hace dos años nuestro instructor Martinolich nos ha demostrado un profundo apoyo y acompañamiento. La calidad académica es muy importante y nos brinda los tiempos necesarios de estudio, nos incentiva a participar de jornadas formativas tanto en el hospital o externas".

Los médicos valoraron que pudieron ser parte del "Congreso Anual de la Sociedad Argentina de Pediatría donde se expusieron cambios en las estrategias de seguimiento de pacientes, en los tratamientos que se hacen o en nuevos enfoques clínicos", indicó Costa.

"Hace poco viajamos a Rosario donde vimos varias temáticas como desarrollo, cuestiones respiratorias, ginecológicas infanto-juveniles o traumatismo. Nos parece importante poder ir cada año porque se dan actualizaciones sobre contenidos específicos como accidentes en el deporte o una clase de infecciones en dermatología", agregó Valentinuz.

"Entendemos que, para el médico en formación, es fundamental tener horas en las guardias y los servicios trabajando pero también es necesario el tiempo para nuestra realización académica y, por eso, nos volcamos a esos simposios", señaló la médica.

El pediatra Luciano Bua subrayó que "tuvimos todo el apoyo de la administración del hospital y del instructor de la residencia. Como siempre, nos cubrieron los viáticos y los turnos en el servicio porque tenemos 24 horas de guardias semanales que las dividimos de acuerdo a las necesidades y, en mi caso, estoy rotando en la sala de Internación Pediátrica por las mañanas".

"El hospital es un lugar muy permeable, es un espacio donde podemos proponer nuestras ideas y hay recursos para llevarlas adelante, creo que tenemos un respaldo permanente y mucho apoyo del hospital para el aprendizaje en la residencia", cerró Rocío Luiselli.
Residentes Hospital Escuela Sociedad
Suscribite a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]