Martín Piaggio, Intendente de Gualeguaychú

@emartinpiaggio

El no a Amarras y la dignidad de nuestro pueblo

El fallo de la Corte Suprema es un triunfo enorme de la comunidad de Gualeguaychú por la vida. El cuidado del ambiente y los recursos naturales deberían tener, necesariamente, un lugar mucho más importante en la agenda de la política y del Estado en general.

En las últimas horas he pensado mucho en lo que significa para todos nosotros el último y definitivo fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre el caso Amarras.

El máximo tribunal del país invocó los principios de “in dubio pro natura” e “in dubio pro aqua”, que en español significan “la defensa de la naturaleza y el agua en caso de duda” y concluyó en que ese expediente es cosa juzgada: la empresa deberá desmontar lo montado y dejar las cosas como estaban.

Pero antes pasó mucha agua por debajo del puente: pasaron más de doce años, pasaron nombres, jueces, marchas, juzgados, denuncias, idas y venidas. En este lapso se transitaron diferentes procesos electorales con marcados posicionamientos de los partidos políticos y sus propuestas para hacer frente a este gran problema. Hoy podemos decir que el paso del tiempo no logró desarticular la lucha por un ambiente sano y libre de contaminación. Tardó, pero llegó. Se hizo justicia.

Porque los negocios, es decir, la capacidad de generar o multiplicar dinero, no pueden estar por encima de todas las otras variables de la vida. Por encima del agua -que es un recurso finito e indispensable para mantenernos vivos-, del aire que respiramos o de la comida que comemos. Ese paradigma es el pasado. Es una película que los argentinos y las argentinas ya vimos demasiadas veces: la promesa del desarrollo, la promesa de generación de empleo, la falsa antinomia trabajo-ambiente y un pueblo siempre necesitado que ve como un puñado de personas se reparten enormes ganancias a costa del sacrificio de las grandes mayorías, esperando un “derrame” que nunca llega.

Es aquí donde la clase política y el Estado, en general, debemos estar a la altura de las circunstancias. Es necesario entender que la dimensión ambiental de las cosas que se hacen y de las que se dejan de hacer, tarde o temprano, influye en nuestras vidas. El pueblo de Gualeguaychú entendió eso hace varios años. Pero a veces no es suficiente con entender.

Por ejemplo: El No a las Papeleras significó un hito de la lucha ambiental, en el país, en la región y el mundo. Para mí, fue un acto de dignidad enorme, que nos atravesó a todos, o a la gran mayoría. Una experiencia docente, en la que se debió aprender mucho y enseñar también; un ejemplo de organización. Fueron muchas pequeñas victorias, sí, tan reales como la gran derrota, grande y gris, que significa el humo de esas chimeneas aún presente y al que le seguimos diciéndole que no.

Con mi equipo asumimos el gobierno en 2015 con el Compromiso Ambiental como eje fundamental de las políticas públicas, ese compromiso se reafirma día a día con hechos concretos como el enorme trabajo realizado para la puesta a nuevo de la planta de tratamiento de efluentes cloacales y recientemente se anunció su ampliación.

Como gobierno local exploramos el uso de energías renovables con la instalación de 2 parques solares que producen la energía necesaria para funcionar tanto en la planta potabilizadora de agua como en anteriormente mencionada planta de tratamiento de efluentes cloacales. También llevamos adelante el Plan de Alimentación Sana, Segura y Soberana (PASSS) mediante el cual demostramos que es posible producir de forma agroecológica alimentos localmente.

Al mismo tiempo que logramos junto con la comunidad entender la importancia de la separación domiciliaria de los residuos que llegan al EcoParque para su correcta disposición final mediante el programa “Gualeguaychú se Une y Separa”.

Durante estos ya más de cinco años en el gobierno, con convicción y coraje, asumimos la responsabilidad de dar respuesta real a grandes problemas, tomando decisiones y adoptando medidas ejemplares como la clausura del Molino Ross o la regulación de todos los agrotóxicos y prohibición del Glifosato en todo el ejido de la ciudad. Este tipo de acciones ponen de manifiesto que los avances en materia del cuidado ambiental son un logro permanente para nuestra comunidad y que es posible accionar contra intereses que vayan en detrimento de la calidad de vida de nuestro pueblo con la tranquilidad de avanzar en el camino correcto.

Vuelvo a Amarras y más valoro aún el fallo de la Corte Suprema y la lucha de Gualeguaychú por su soberanía. La soberanía de un pueblo a decidir sobre su ambiente, su entorno y la forma de vida que elije darse para sí y para las generaciones por venir, versus el derecho a la rentabilidad empresarial y el lujo obsceno.

Amarras, quiso ser un barrio de lujo: cerca de 500 viviendas, un hotel y un cúmulo de privilegios que pagarían, en la medida de sus posibilidades quienes pudieran acceder a sus costos privativos, y en su mayor parte toda nuestra comunidad, que vería apropiado y afectado en una proporción absurda, su rio, red de vida de nuestra tierra.

La agenda ambiental de nuestra ciudad es un emergente ineludible que surge de las luchas de vecinos. Seguiremos trabajando fuertemente, codo a codo con la comunidad para que el cuidado del agua, como un bien colectivo en todas sus formas: su acceso, su distribución, el fin de su uso y su preservación deben ser resguardados de todo tipo de embate.

Por todo esto le quiero decir a cada gualeguaychuense que junto a mi equipo de gobierno somos parte de un proyecto político y social que está convencido que la Política Ambiental es central para el desarrollo sostenible de nuestra comunidad, por el futuro de nuestra gurisada y por seguir construyendo la ciudad que soñamos en Argentina que queremos.

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]