En un año normal, la soja de primera en la región suele sembrarse entre el 20 de octubre y el 15 de noviembre. A medida que van pasando los días de noviembre, va cayendo el potencial de rinde.

Por eso se busca evitar sembrar luego del 15 de noviembre. Hace un año, se había implantado un 80 por ciento de la superficie de la soja de primera y preocupaba estar llegando al límite de la fecha ideal de siembra para el área.

En 2022, se alcanzó a sembrar solo el 24 por ciento de la siembra de primera, forzando siembras en lotes dónde solo hay humedad para la germinación, sembrando solo en los mejores lotes y esperando que los pronósticos de lluvia cumplan en los próximos días y permitan una buena implantación. La siembra es tan trabada este año, que en algunas zonas incluso se prevé que podría haber soja de primera sembrada a fines de diciembre.

Es algo muy inusual lo que está sucediendo en este año, ya que no hay antecedentes de algo similar por lo menos en los últimos 12 años: nunca se sembró una proporción tan grande de soja de primera luego del 15 de noviembre. Por lo que el ciclo de soja de primera 2022/23 tendrá el potencial más bajo de rinde de soja de primera de los últimos doce años y las peores condiciones de siembra.

Con un 24 por ciento de soja de primera implantada, la siembra se frena a la espera de agua.

Son 750 mil hectáreas las que se implantaron en los últimos 7 días y se agregan a las 250 mil hectáreas de la semana pasada. La siembra queda a la espera de nuevas lluvias.

La campaña 2022/23 ha quedado envuelta en gran incertidumbre por la gran cantidad de agua que falta en los suelos. El objetivo ha dejado de ser sembrar en las fechas de máximo potencial. El objetivo ahora es sembrar como se pueda las hectáreas que están pendientes. La esperanza está puesta en la amplia ventana de siembra que tiene el cultivo.
¿Cómo avanza la soja dentro y fuera de la “zona del paraguas”?
Si bien toda el área está con las reservas de agua en rojo, la zona donde mayor es el déficit comprende un 42 por ciento de la región núcleo.

Allí, las precipitaciones acumuladas en lo que va del año arrastran un déficit de 450 mm. El avance de siembra en esta área esta en torno del 10 a 17 por ciento y las condiciones de implantación son muy limitantes.

Por fuera del “paraguas”, el 58 por ciento restante del territorio de región núcleo lidera el avance. El NO Bonaerense es el área con las mejores condiciones. En Piedritas y alrededores tienen un avance del 50 por ciento y continúan sembrando por estos días pero solo lotes con buena cobertura.

En lotes laboreados o no bien rotados ya frenaron. Desde Marcos Juárez reportan un 60 por ciento de avance. Sin embargo para continuar necesitan entre 15 a 20 mm. Y agregan que la emergencia está siendo mucho más lenta de lo normal, debido a las bajas temperaturas.

Fuente: BCR
Clima y siembra
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]