El traslado de los animales desde su lugar de crianza a corrales de engorde provoca alteración del comportamiento, donde la reducción de la superficie y la reorganización social originan una competencia por el lugar y el alimento.

El uso de espacios reducidos en los sistemas de producción afecta negativamente el bienestar animal.

El entendimiento del comportamiento de los bovinos es una herramienta para conocer el nivel de bienestar de los animales, y puede influenciar las decisiones acerca del tamaño y forma de los potreros, la cantidad de animales por grupo, la distribución de las aguadas, y el modelo de oferta de alimentos y mezclas utilizadas para el engorde de bovinos.

En la EEA INTA de Concepción del Uruguay se realizó una experiencia con 64 terneros Hereford y Hereford x A. Angus para evaluar el efecto de dos modalidades de suministro de alimento (diario vs. autoconsumo) y dos asignaciones de superficie (10 vs. 100m2) durante el período de acostumbramiento al engorde terminal.

Los animales se distribuyeron según un diseño factorial 2x2 (2 repeticiones con 8 animales cada una), resultando en 4 tratamientos: 100m2/animal y suministro diario (100SD); 100m2/animal y suministro en autoconsumo (100AC); 10m2/animal y suministro diario (10SD); y 10m2/animal y suministro en autoconsumo (10AC).

Los animales se identificaron con números consecutivos pintados en los flancos y se observaron por una hora, tres veces al día (mañana, mediodía y tarde) durante los primeros 7 días del período de acostumbramiento.

Dos personas registraron el comportamiento individual de cada ternero (32 animales/persona). Las conductas se computaron mediante un sistema binario (1: presencia de la actividad y 0: ausencia de la actividad). Las variables evaluadas fueron: consumo de ración, consumo alterado o alotrofagia (acción de lamer, morder o ingerir materiales no comunes en la dieta), dominancia frente al comedero y patrones de desplazamiento (camina, descansa, estático).

En los tratamientos con suministro diario se observó la mayor frecuencia de consumo posterior a la oferta del alimento mientras que, con autoconsumo, la frecuencia de acceso al comedero fue homogénea durante el transcurso del día.

El consumo alterado o alotrofagia se asocia con estrés o alteraciones nutricionales. En la presente experiencia, el suministro diario y la asignación de 10m2/animal provocó un incremento del consumo alterado respecto de los demás tratamientos (12 vs. 2 por ciento).

Por otro lado, mayor cantidad de animales presentaron conducta de caminata y descanso en los tratamientos con mayor asignación de superficie. La mayor frecuencia de descanso y desplazamiento, son indicadores de mayor bienestar.

Además de este comportamiento diferencial, en los tratamiento con menos superficie se observó formación de barro desde el segundo día de encierre, que se asoció con las precipitaciones y la acumulación de bosta y orina, mientras que los piquetes siempre permanecieron secos. Estas condiciones afectaron de manera directa el bienestar de los animales.

Fuente: INTA Entre Ríos
Cria Ganadería
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]