Estela Esnaola, querellante de la causa Rivas en representación de una de las víctimas, anticipó que la Cámara de Casación de Concordia concedió los recursos interpuestos por las partes tras el fallo a Gustavo Rivas.

“Estamos dispuestos a seguir la apelación hasta la Corte Suprema si fuese necesario”, ratificó Esnaola y argumentó que la prescripción de los delitos contra su defendido dictada en primera instancia no contempló la gravedad de los hechos.

En cuento a los fundamentos centrales de su disconformidad con el fallo emitido por Alicia Vivian, Arturo Dumon y Mauricio Derudi, expresó que “el Tribunal no consideró los hechos una violación a los derechos humanos a pesar que se violó un derecho fundamental como es la dignidad”.
Esnaola subrayó que se apeló la idea “que mi defendido tuvo acceso a la justicia y tutela judicial efectiva. Yo argumenté que las víctimas de corrupción y promoción a la prostitución sufren un delito aberrante y llevaron a padecer un trastorno psíquico como en el caso de mi representado signado por el temor y la vergüenza. El no haberse asumido como víctima en su momento lo llevó a dilatar su denuncia, porque las víctimas denuncian cuando pueden, no cuando quieren”.

“Estando vigentes la Convención Internacional de los Derechos del Niño y las Reglas de Brasilia para Personas en condiciones de Vulnerabilidad creo no hubo una tutela de mi cliente por parte del Estado como la obligan estos tratados desde la década de 1990”.

“Lo más relevante del fallo es que no aplica las Convenciones vigentes en la Constitución. Para mí y para el Dr. Alfredo Vitale hubo violación a los derechos humanos. Rivas convirtió a las víctimas en un objeto para prostituirlas y les hizo cometer actos espantosos. Sólo una persona perversa puede llevar a otro -que no comprende el daño- a hacer eso, recordemos que eran chicos de 14 o 15 años a los que redujo a un objeto de ocio”.
UNA CRÍTICA A LA SOCIEDAD
Para la Justicia local, los abusos de Gustavo Rivas se pueden plantear en un lapso que se extiende entre 1975 y 2011, aproximadamente. En todos esos años, la sociedad lo supo y prefirió mirar para otro lado y ese aspecto también es cuestionado por los defensores de las víctimas.

“Las más de 2 mil víctimas de Rivas fueron víctimas de una sociedad, que es Gualeguaychú y que no quería ver lo que estaba haciendo este abogado. En su momento, no hubo fiscales o jueces que investigaran el tema, siendo que esto se cometía a menos de una cuadra de la Jefatura y a dos cuadras del Tribunal”, remarcó Esnaola.

“Estaba prohibido hablar del tema, había muchos que lo sabían y lo apañado. Por eso, él tuvo la oportunidad de corromper y prostituir a miles de chicos, personas que hoy tienen marcadas sus vidas por los que les paso con este hombre”.

En lo que viene, Estela Esnaola agregó que “el Tribunal se equivocó, por eso, presentamos este recurso y creo que va a ser tenido en cuenta para revocar la sentencia a 8 años porque es escandalosa. Estimamos que antes de fin de año saldrá el fallo, porque es una Cámara recientemente formada y no tiene tantos expedientes. Además la elevación se hará la semana que viene y enseguida entramos en feria por lo que se tratará a fines de julio recién”.
Causa Rivas Justicia

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]