En horas de la mañana de ese día, policías estaban en un supuesto control vehicular en un camino rural en cercanías a Pronunciamiento e intentaron interceptar una camioneta Chevrolet S10, pero sus tres ocupantes se dieron a la fuga y desataron una frenética persecución por los caminos y campos de la zona.

Con el operativo cerrojo puesto en marcha, los narcos tomaron por el camino vecinal que desemboca en la entrada del Palacio San José, los esquivaron y continuaron a campo traviesa, chocaron la camioneta contra un árbol y luego huyeron a pie.

Los efectivos rastrillaron la zona con perros de rastreo pero no hallaron pistas de los hombres, pero sí encontraron lo que se convertiría en el cargamento de cocaína más grande incautado en la provincia: 430 kilos, distribuidos en varios bultos.

Por lo hallado en el interior de la camioneta, pudieron saber que los tres se alojaban en un hotel de Basavilbaso. Allanaron su habitación y los esperaron. Finalmente, esa noche los detuvieron a bordo de un remís y quedaron detenidos junto al chofer, a quien inicialmente acusaron como cómplice.
Los acusados
Se trataba de los hombres oriundos de Salta, Rubén Tolosa, de 32 años, y Javier Vilte, de 39; el bonaerense es Martín Crespo, de 41, y el remisero de Basavilbaso Claudio Delelis, de 36.

Todos ellos fueron indagados por el delito de Transporte de estupefacientes gravado por la intervención de tres o más personas, por el juez federal de Concepción del Uruguay, Pablo Seró y quedaron alojados en la Unidad Penal Nº 4 de "La Histórica" a la espera de la resolución de su situación procesal.

En tanto, la investigación continuó, para tratar de dar con los verdaderos dueños del cargamento valuado en 4 millones de dólares: se cree que los arrestados sólo tenían como tarea el traslado de la droga.

Procesamiento
Finalmente, el juez Seró dictó el procesamiento de Tolosa, Vilte y Crespo, los hombres de Salta y Buenos Aires, quienes deberán cumplir con prisión preventiva por los claros riesgos de fuga y entorpecimiento de la investigación que se plasman ante un hecho de semejante envergadura.

Por su parte, el remisero entrerriano Delelis fue liberado: se le dictó falta de mérito ante la ausencia de elementos suficientes para procesarlo por alguna operación en la operación narco, pero tampoco para dictar su sobreseimiento.

El hombre, que no tiene antecedentes penales, se declaró inocente en la indagatoria ante el juez. Afirmó que esa noche, los tres prófugos habían ido a su panchería y luego le pidieron que los trasladara en su remís hasta el hotel donde estaban parando. Además, explicó que el auto tiene el motor muy maltrecho, por lo cual hace tiempo que hace viajes solo dentro de la ciudad, desestimando la posibilidad de que haya ido a buscar a los hombres a otro lado mientras estaban en fuga.

Al parecer, no se hallaron elementos que desmientan su coartada. Se pensaba que Delelis podía ser el contacto local de la banda para el traslado de la droga, ya que la operación del traslado del cargamento incluyó, según la principal hipótesis, un viaje por aire en una avioneta que provenía del norte del país y arrojó los bultos a un campo, y para ello deberían haber estudiando la zona previamente.

No obstante, por ahora todo se orientaría a confirmar que el remisero estuvo en el lugar, al momento y con los clientes menos indicados, por lo cual pasó varias semanas en el encierro.

Fuente: UNO Entre Ríos
Narcotráfico
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]