Las cuentas públicas están tendiendo al desequilibrio producto de que los gastos crecen por encima de los ingresos públicos.

Si bien el resultado primario (antes de intereses) todavía es positivo, está muy disminuido respecto al año anterior. Cuando se computa el pago de intereses, el resultado del sector público pasa a ser deficitario.

La situación tenderá a agravarse por la deuda en dólares que se verá abultada al medirse en pesos debido a la crisis cambiaria. Esto se reflejará en mayores pagos de intereses.

Las cuentas públicas provinciales del primer semestre cerraron con superávit primario (antes del pago de intereses de deuda) de 494 millones de pesos. Esta es una fuerte reducción del superávit primario respecto al año anterior y se produjo porque los gastos crecieron por encima de los ingresos. Cuando se computa el pago de intereses, el resultado financiero pasa a ser negativo en 1.203 millones de pesos.
Evolución de los recursos públicos provinciales
Los ingresos que más crecieron son los que provienen de la distribución automática de recursos tributarios nacionales que se incrementaron un 48 por ciento, mientras que las transferencias discrecionales de la Nación crecieron un 24 por ciento.

Los recursos tributarios provinciales y de seguridad social crecieron entre un 42 y 46 por ciento, respectivamente. Considerando que la inflación interanual en el período asciende a 55,7 por ciento, se observa que los recursos públicos vienen creciendo por debajo de lo que crecen los precios. Una de las causas a considerar es el efecto de la recesión sobre los ingresos del Estado.

Con respecto a la recaudación tributaria de origen provincial, el principal impuesto que es Ingresos Brutos, tuvo un crecimiento más débil que el promedio. Los directos (que se cobra a las empresas radicadas en la provincia) crecieron 44 por ciento interanual y el impuesto que se percibe a través del convenio multilateral (que se cobra a empresas de otras provincias por ventas realizadas en la nuestra) creció apenas un 36 por ciento.

Los impuestos que compensaron este flojo aumento de la recaudación de Ingresos Brutos fueron los que se aplican sobre la propiedad. En particular, el inmobiliario rural más que se duplicó. Según consultas realizadas en la Administración Tributaria de Entre Ríos, estos aumentos se deberían principalmente por la devolución de cuotas correspondientes al ejercicio 2018, la cuales se habían postergado por la emergencia agropecuaria.

El otro factor que también influyó sobre el inmobiliario urbano y el impuesto a los automotores (que crecieron por encima del 60 por ciento) es la actualización de los avalúos fiscales anuales, en el cual tuvo gran incidencia la importante devaluación de la monedad nacional en el ejercicio 2018.

Cabe aclarar que el impuesto “Ley 4035” que recae sobre el empleo formal privado, se redujo en términos reales por reducción en las alícuotas según se acordó en el “Pacto Fiscal” entre Nación y provincias.
Evolución del gasto público provincial
El aumento en los gastos corrientes se explica fundamentalmente por el incremento de salarios públicos, la seguridad social y las transferencias automáticas a municipios, que aumentaron entre un 46 y 52 por ciento por encima de lo que aumentó el gasto público total. Estos tres componentes son rígidos a la baja y son empujados por la inflación.

El gasto en bienes y servicios, o sea insumos y mantenimiento para el funcionamiento del sector público, aumentó por debajo de la inflación (34 por ciento) lo mismo que el gasto de capital que también tuvo aumentos muy por debajo de la inflación (30 por ciento).

Así se observa cómo opera la lógica del ajuste en el sector público cuando hay restricciones de ingresos públicos y aumento del gasto rígido (personal, jubilaciones y municipios): lo que sufren son los gastos en insumos, mantenimiento e inversiones para el funcionamiento del Estado y obras públicas para los ciudadanos.
Deuda pública
La deuda pública consolidada a junio de 2019 fue de 39.216 millones de pesos. Si a la misma se le suma la deuda flotante de 12.549 millones, la deuda total asciende a 51.765 millones de pesos, un 22 por ciento superior al stock de deuda con el que finalizó el ejercicio 2018 (diciembre 2018) en términos nominales, si se mide en términos reales, se reduce en 1 por ciento en el semestre.

Es preciso distinguir el concepto de Deuda Flotante nominal de la real. En el primer caso, es el monto informado como deuda, mientras que el segundo concepto se refiere al monto neto de la deuda nominal deducido la existencia en caja y bandos a idéntica fecha para afrontarla.

Si se considera la existencia en Caja y Bancos al cierre de 2018, la misma asciende a 4.927 Millones de pesos, es decir que la Deuda Flotante real sería de 3.680 Millones, mientras que a junio de 2019, el respaldo en Caja asciende, a 9.535 Millones de pesos, por lo que la Deuda Flotante real ascendería 3.014 Millones de pesos.

Dentro de la deuda total, el rubro que más creció hasta junio, fue la deuda con el Gobierno Nacional. La variación fue de un 22 por ciento respecto diciembre de 2018. Con respecto a los títulos públicos, al estar nominados en dólares el monto de la deuda permaneció constante en 500 millones de dólares, pero el valor expresado en moneda nacional se incrementó en un 13 por ciento, pasando de 18.850 millones a 21.232 millones pesos.

Este monto se verá bastante más acrecentado por la crisis cambiaria desatada con posterioridad a las PASO. Los tipos de cambio oficiales de referencia (A3500) se ubicaban en 38 pesos en diciembre de 2018 y 42 pesos en junio de 2019, mientras que el tipo de cambio de referencia a setiembre de 2019 está en 58 pesos.

Si bien el monto total de la deuda publica en pesos expresada en dólares, disminuye a medida que se produce la depreciación del peso, por el efecto licuación, el componente nominado en dólares gana participación en el total y, por lo tanto, aumentará en la segunda mitad del año y el pago de intereses para el próximo ejercicio 2020.
Conclusión
La tendencia muestra que el sector público provincial va hacia el déficit primario producto de que el gasto público crece por encima de los ingresos.

Esto se explica porque la dinámica de la recaudación está influenciada por dos factores, inflación al alza y nivel de actividad a la baja, en tanto que la dinámica del gasto público crece automáticamente con la inflación y la inelasticidad del mismo impide cualquier tipo de acciones correctivas en un escenario recesivo.

A su vez el resultado financiero, ya está en déficit y se va a profundizar porque crisis cambiaria post – PASO está provocando un aumento considerable de la deuda nominada en dólares lo que se traduce en mayores pagos de intereses medidos en moneda local, sumado a la necesidad de obtener mayor financiamiento para paliar el déficit.
Deuda Pública Entre Ríos
Suscribite a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]