En la asunción del segundo mandato de Martín Piaggio como jefe de gobierno de la ciudad de Gualeguaychú primó la ausencia de dirigentes de la provincia de Entre Ríos como respaldo a su gestión.

A pesar de haber triunfado, en junio, con un 65 por ciento de las preferencias de los electores, sólo el diputado provincial kirchnerista Julio Solanas viajó a Gualeguaychú el lunes 9 para acompañar a Piaggio.

No hubo enviados de la gobernación, no estuvo el nuevo ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico Juan José Bahillo, ni el diputado provincial del departamento Leonardo Silva. Esas sillas vacías algo quieren decir, si se interpreta la proyección política en los próximos cuatro años.

Sin dudas, esta semana no fue un evento más de la gestión. La reasunción tiene su trascendencia democrática -obviamente- y su costado dirigencial. El 10 de diciembre, cuando Gustavo Bordet juró como gobernador para su segunda gestión y abrió su discurso proponiendo una "reforma política", bajó la bandera a cuadros de la carrera para llegar a la Casa Gris en 2023.

El intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, tiene sus pretensiones lógicas. Pero de inmediato sabe que al menos en los carriles aledaños tiene otros cuatro maratonistas de calidad. Juan José Bahillo -a cargo de un superministerio y con caja electoral-; Laura Stratta como una figura que podría reflejarse en una María Eugenia Vidal; Adán Bahl que de concretar una buena gestión en Paraná puede ser un referente de peso en el PJ y, por supuesto, el hijo de la ciudad de los gobernadores: Enrique Cresto, intendente de Concordia.

Bordet jugó sus fichas en la mesa de la primera semana. Apostó por Stratta y la puso junto al flamante presidente Alberto Fernández en la asunción del segundo periodo. Más temprano, como buen estratega, el mandatario respaldó a Bahl al hacerse cargo de la "braza caliente" que es la Capital en la actualidad tras el paso del enjuiciado ex intendente de Cambiemos, Sergio Varisco.

La elección de Juan José Bahillo como nuevo integrante de la mesa chica del poder provincial no es menor. Acaso, Bahillo jugará a ser el contrapeso entre la disputa Paraná vs Concordia en la carrera a 2023? Acaso será el hombre que Bordet apoyará para evitar la aparición de caudillos que disputen el poder antes de tiempo durante los cuatro años venideros?

Pero este viernes en la noche, Bordet viajó a "su" Concordia para saludar y respaldar a Enrique Cresto. El gobernador agradeció a Enrique Cresto "la posibilidad de estar en Concordia compartiendo este momento tan importante de la historia democrática de la ciudad, y de poder dar comienzo a un nuevo mandato".

Bordet recordó que "esta ciudad me ha dado todas las posibilidades en la vida de poder crecer, trabajar, y cuyos vecinos me han honrado con el cargo de intendente durante dos períodos. Tengo enorme gratitud con Concordia y una gran responsabilidad desde el lugar que me toque, en este caso como gobernador, de trabajar para que sea una ciudad de progreso, de desarrollo, pujante, con trabajo, y con inclusión social y ampliación de derechos", señaló.

En ese sentido, el mandatario apuntó que "por eso, resulta importante ratificar en esta etapa que comenzamos, junto a Enrique y su equipo de colaboradores, un compromiso de trabajo en conjunto como lo venimos desarrollando".
LOS POBRES
El gobernador le tendió un puente a Cresto para que atraviese el problema más determinante de la ciudad: los índices de pobreza. Al respecto, Bordet reflexionó: “Concordia ha sido estigmatizada con la pobreza que no ocultamos, siempre nos hemos hecho cargo y trabajado con políticas sociales que propendan a lograr que más familias puedan tener las condiciones de necesidades básicas satisfechas. Pero Concordia es una ciudad que además genera oportunidades, donde muchos encuentran un destino. Una ciudad que cada vez va cobrando mayor importancia”.

En ese punto, el gobernador aseveró: “Quiero hacer una convocatoria a toda la ciudadanía, para tener un fuerte compromiso con la identidad de la ciudad. De asumir los problemas que tenemos, pero también de decir que Concordia es una ciudad turística, que no vive del empleo público, que vive del trabajo privado".

“Concordia es una ciudad que crece al amparo de la actividad privada. Ahora cuando hay políticas económicas que golpean fuertemente los sectores de la producción, industria, del trabajo tenemos este tipo de problemas”, observó.

“Entonces lo que necesitamos es tener un cambio de paradigma económico, que haga que la gente tenga la posibilidad de tener políticas sociales universales y de salud”, aseguró Bordet.

Sobre el final, se dirigió al intendente Enrique Cresto y señaló: “Quiero desearte todos los éxitos; y no tengo ninguna duda lo vas a lograr porque has hecho una extraordinaria gestión en estos cuatro años”. Será el elegido?
CARRERA A 2023
Suscribite a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]