Por Paola Robles Duarte

Luego del prolongado silencio que mantuvo el Gobierno de Entre Ríos ante femicidio de Fátima Acevedo, la ministra de Gobierno y Justicia, Dra. Rosario Romero, habló por primera vez al aire de R2820 en CNN GUALEGUAYCHÚ sobre el tema que aún la agenda mediática impuesta por la propagación del coronavirus no ha podido silenciar.

La evidencia de la mala actuación del Estado entrerriano, en todas sus variantes y expresiones, sacudió todo y volcó a las calles miles de mujeres señalando "a los culpables de que Fátima no está". Ante esta realidad, todos los funcionarios provinciales respondieron de modo sacramental a la orden del gobernador Bordet sobre guardar absoluto silencio. Y Romero no fue la excepción. Pero ese silencio trajo consecuencias, como lo trajeron las vallas colocadas -y al poco tiempo quitadas- el 8 de marzo en Casa de Gobierno, como el espejo cruzado de aquel recuerdo de un 20 de febrero ya lejano en el que -con bombos y platillos- se anunció a la prensa la capacitación de funcionarios judiciales, ejecutivos y legislativos, en el marco de la Ley Micaela. Porque 9 días después, el hallazgo del cuerpo sin vida de Fátima Acevedo, echaba un baño de realidad a todos aquellos discursos con buenas intensiones.
Todo lo demás es conocido: Fátima hizo todo lo cualquier víctima de violencia de género debería hacer: pedir ayuda, denunciar y volver a denunciar. Pero todo falló. El jefe de los fiscales, Dr. Jorge Amilcar García, habló de la propensión de la víctima para que este tipo de cuestiones le ocurran, el gobierno no dijo nada, y cada confirmación que trascendía en los medios de comunicación revelaban lo poco que comprenden los funcionarios a cargo de proteger a las víctimas, la complejidad que enuncian y lo que estas atraviesan en sus vidas donde solo abunda el desamparo.

Casi 20 días después, el coronavirus no ha logrado borrar del mapa el reclamo incesante de diversos colectivos de feminismos y diversidades, solicitando como parte del pliego de reivindicaciones, la renuncia de la ministra Rosario Romero, la cúpula policial y consecuencias en una Justicia que cuando tiene a posibilidad de alzar su voz ante un micrófono deja en claro su desapego ante la realidad que viven muchas otras posibles Fátimas que denuncian una y otra vez sin que se tomen medidas que sean lo suficientemente efectivas para salvar sus vidas.
Las palabras de la Ministra Romero
"En la democracia hay libre expresión de las ideas y en todo caso nosotros hemos sido muy prudentes, muy respetuosos, hemos tomado permanentemente contacto con los familiares de la víctima, hemos estado activos respecto a las investigaciones judiciales y policiales. Vale destacar que la Policía ha tenido muchísima colaboración, tanto en este caso y en todos los otros casos, y como en todo, siempre estamos dispuestos a tener una mirada hacia el interior del Estado y ver como evitamos los femicidios", dijo la ministra Rosario Romero al ser interpelada al aire de R2820 en CNN GUALEGUAYCHÚ en medio de una entrevista abocada -como lo impone la agenda nacional- a las medidas relacionadas a evitar la propagación del coronavirus.

"Los estamentos estatales tienen mucha articulación interna dentro para con las medidas de prevención y los refugios que existen para las mujeres. Pero sabemos que es un problema lo suficientemente complejo, lo suficientemente difícil que tiene su raíz en cuestiones culturales, a veces hasta religiosas y educativas, en las que hay que intensificar el trabajo", opinó la ministra refiriéndose por primera vez al tema.

"Entiendo muchísimo el dolor, de algún modo el dolor siempre se expresa de distintas maneras, y muchas veces lo hace con el repudio a la labor del Estado. Tenemos una mirada con total modestia sobre lo que hicimos respecto a que siempre estamos abiertos a que se nos sugieran mejores formas de actuación, pero desde el Estado somos gente responsable, somos gente que con mucho celo trabaja en este tipo de cuestiones que es cuidar la vida, y nuestra Policía y nuestra Justicia están enlazados en la misma tarea", concluyó Romero.

Vale la pena destacar, que además del pedido de renuncia a funcionarios provinciales y municipales, el colectivo de mujeres y diversidades pone un enorme acento en la declaración de la emergencia en materia de violencia de género, en la disposición de presupuesto, de articulaciones que brinden resultados concretos.

Con o sin coronavirus, todos los días en Argentina muere una mujer en manos de la violencia machista: mujeres y diversidades vivimos en permanente emergencia. Pero el estado elige el silencio, no brinda conferencias de prensa para acercar tranquilidad a quienes del otro lado se preguntan como enseñar a vivir a sus hijas, como hacer para sobrevivir a la violencia machista que se cobra vidas, nuestras vidas.
Primeras declaraciones
Suscribite a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]