El ex gobernador entrerriano y embajador argentino en Israel, Sergio Urribarri, negó los cargos por corrupción que se le imputan en fuero ordinario provincial, a la vez que sostuvo que todos sus actos de gobierno contaron con la aprobación previa y posterior de los organismos de control: “Tengo la tranquilidad de haber hecho las cosas como corresponde y el orgullo de haber llevado adelante una gestión transformadora de la mano de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, quienes escribieron uno de los capítulos más importantes en la historia argentina y entrerriana”.

Sergio Urribarri, quien iba a brindar su testimonio vía Zoom este martes, no declaró ante los fiscales que llevan adelante la investigación penal, Patricia Yedro y Gonzalo Badano, sino que formalizó una declaración por escrito.

Buscando hacer foco en los números positivos escogidos para hacer mención a su gestión como primer mandatario, señaló: “Nada va a poder borrar las 154 escuelas nuevas que hicimos, los hospitales, los 1.800 kilómetros de rutas, las 20.000 soluciones habitacionales, los centros de convenciones, los 1.700 kilómetros de fibra óptica, uno de los dos centros de medicina nuclear más avanzados del país, la estación transformadora de energía de Paraná, la reducción de la mortalidad infantil al nivel más bajo de la historia, la declaración de provincia libre de analfabetismo y, en general, una gestión que reparó deudas históricas con acciones que todos los entrerrianos tienen muy presentes”.

En otro tramo del comunicado enviado a R2820 mencionó "la puesta en valor de edificios históricos como la escuela Del Centenario, el Colegio Nacional, la Biblioteca Popular, la Escuela Normal y el Colegio Nacional de Concepción del Uruguay, la Escuela Normal y la escuela técnica de Tala y la escuela técnica de Viale".

Sumando elementos que nada tienen que ver con el objeto de la investigación penal en la que se encuentra imputado, remarcó "que entre 2007 y 2015 Entre Ríos se convirtió en una provincia de perfil agroindustrial, se incentivó el conocimiento, se diversificó la producción, y repasó indicadores tales como el incremento del trabajo registrado en un 21%, del salario real en un 158,6%, la reducción del trabajo infantil en un 66%, el crecimiento de la clase media en un 48%, y la suba de las exportaciones de manufacturas en un 102,8%".

“En esos años, Entre Ríos fue la principal productora avícola, de cítricos dulces y de arándanos del país; la segunda productora nacional de arroz, del sector apícola y de insumos farmacéuticos y veterinarios; la tercera productora nacional en el sector ganadero y foresto industrial; y la cuarta provincia productora de oleaginosas, lácteos y porcinos”, agregó.

“Todos los actos de mi gobierno que se investigan fueron realizados con la aprobación previa y posterior de los organismos de control”, aseguró Urribarri refiriéndose parcialmente a los hechos que se le imputan. “Voy a seguir estando siempre a derecho, dando todas las explicaciones que tenga que dar al respecto, y mientras tanto voy a seguir desarrollando con total compromiso y empeño la tarea que hoy tengo como embajador, que representa para mí un inmenso honor y una gran responsabilidad”, comprometió en otro tramo del comunicado.

Asimismo, en el escrito con el que Urribarri acompañó su declaración, se sostiene que la intervención del ex gobernador en la actividad administrativa que es objeto de análisis fue “regular y legal, y que toda la documentación respectiva fue preparada por las líneas técnicas del Estado provincial”.

También señaló que “todo el gasto insumido fue erogado con la intervención de todos los órganos de control: Secretaría Legal y Técnica, Contaduría General, Tesorería General, Tribunal de Cuentas y el Poder Legislativo al considerar la cuenta general del ejercicio”.

Más adelante, sumó: “Las licitaciones analizadas concretaron actos regulares inscriptos en el marco más estricto de las competencias y funciones de gobierno y como tales son definibles como cuestiones políticas no judiciables”.

“Las contrataciones fueron absolutamente legales y se dispusieron para atender los fines públicos legítimos fijados en los decretos que las ordenaron y las aprobaron, con los fundamentos sólidos que ellos explicitan”, cerró el texto el ex gobernador.

De esta manera, Urribarri rechazó las imputaciones en su contra en la causa penal abierta por el Ministerio Público Fiscal, que le achaca el supuesto delito de negociaciones incompatibles con la función pública, peculado y cohecho en la que está implicado además el empresario paraguayo Diego Cardona Herreros.

El Ministerio Público Fiscal unificó las tres causas del “Sueño Entrerriano” en el Legajo de IPP Nº 65623. Allí se imputa a Urribarri por diferentes delitos contra la Administración Pública, aunque no es el único involucrado.

Se trata de tres expedientes en los que la Fiscalía acusa al exmandatario por el presunto uso de fondos públicos para el sostenimiento de parte de su campaña como precandidato a presidente entre 2014 y 2015. Los delitos que se le endilgan a Urribarri van desde peculado, a negociaciones incompatibles con la función pública y fraude al Estado.
Causas por corrupción
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]