Fabián Otarán

La vanguardia esclarecida y el Estado opresor

En sus 237 años de historia, Gualeguaychú, siendo una ciudad madura, quizás la más madura de la provincia, jamás había pasado por esto. Madura y quizás la más moderna; tiene industrias, servicios, conciencia de movilización, comercio activo, intelectualidad, estudios universitarios, terciarios, gremios, productores, justicia ordinaria y federal, acceso en horas por vía directa a la Capital Federal y paso internacional. Pero jamás había pasado por esto.

Los gobiernos peronistas se sucedieron ininterrumpidamente en la municipalidad desde 1987 hasta 2015, algunos con graves hechos de corrupción. Pero nunca asfixiaron a la sociedad civil, nunca desafiaron a sus organizaciones intermedias, nunca exprimieron a los contribuyentes,nunca usaron al Estado como patrimonio propio, nunca explotaron a los empleados y nunca como ahora la enfrentaron y mandaron a detener ciudadanos que se manifestaban por sus derechos constitucionales. Esto solamente ocurre con el Gobierno del Frente para la Victoria, que encabeza desde aquel año el Dr. Martín Piaggio.

Como vanguardia esclarecida, el populismo gobernante local pretende barrer pluralidad y la rica diversidad cultural de nuestra sociedad civil. Ellos serían los intérpretes y únicos capacitados para entender "al pueblo" de Gualeguaychú. Su metodología es la negación del otro que piensa diferente, la confrontación permanente, el antagonismo insuperable de amigo-enemigo y el decisionismo por sobre el diálogo y el consenso. Justifican la relación directa del líder con la masa, sin la mediación de las instituciones, que para ellos son un obstáculo para satisfacer las demandas sociales. En realidad ocurre todo lo contrario, el quiebre de las instituciones causa perjuicios a la población; se sustituyen los derechos sociales por el clientelismo, la dádiva convierte a los pobres en clientes del caudillo y la debilidad de los controles facilita la corrupción. Y ante la sordera y ausencia de instituciones para presentar los reclamos, a la sociedad civil no le queda otra que movilizarse en la calle. Eso pasó hoy, y fue reprimida.

Así estamos en Gualeguaychú. El Gobierno Municipal nos confinó en Fase 1 invocando una norma que no existía. Cometió el delito de abuso de autoridad, art.248 CP., y salió a intimidar una manifestación pacífica, disponiendo un procedimiento policial abusivo e inconstitucional,

La situación por la que atravesamos en nuestra ciudad es de una inusitada gravedad, la vanguardia cada día redobla la apuesta y la gente está cada vez más harta de sus abusos.

Esto puede ser una crónica de un final anunciado.

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]