Héctor es el ex combatiente gualeguaychuense que participó de la Guerra de Malvinas y que el año pasado recibió su casco usado en 1982 de manos de Andy, un soldado británico que lo capturó en el campo de batalla.

¿Qué pensará un hombre con un arma de fuego apuntándole al rostro de otro? ¿Cómo será la sensación de ser dueño de una vida? ¿Cuán fuerte debe ser la fuerza interior para reprimir el deseo de decidir si ese prisionero podrá dar su siguiente respiración?
Acaso esas preguntas sobrevolarán en las charlas, traducción mediante, entre Héctor y Andy. Separados por un océano y un abismo multicultural, ambos están unidos por el rasgo dramático de haber sido actores –a veces involuntarios- de una guerra que solo dejó derrotados.

Este 2 de abril, a 38 años del desembarco de las tropas argentinas en las islas Gran Malvinas y Soledad, se conmemora un nuevo día del Veterano y Caído en la Guerra de Malvinas.
EL FLORECER DE UNA AMISTAD
Tantos años de dolor y resentimiento han cedido a los gestos de solidaridad, acercamiento y grandeza. El gualeguaychuense Héctor Pereyra y el británico Andy Damstag son parte de ese universo y en octubre de 2019 fueron actores de un reencuentro histórico.

“El año pasado tuve la suerte que me devolvieran el casco que usé en Malvinas. Finalizada la guerra fue llevado como un trofeo por un soldado inglés que fue quién me tomó prisionero. Él -Andy Damstag- lo tuvo durante 37 años y en estos últimos años, según me contó, sintió la necesidad de devolverlo a su verdadero dueño”, narró con emoción Héctor desde su casa en medio de la cuarentena obligatoria.
Con voz pausada y tono amable, Pereyra encadenó sus palabras en el relato a “Desayuno Doble A” en CNN Gualeguaychú. “Dentro del casco yo hice una inscripción con una lapicera por si lo perdía. Tenía mi nombre, número de documento y mi grado. Fue así como me logró ubicar con ayuda de la Embajada Argentina en Londres”.

Héctor detalló que “después de la devolución del casco a través de Cancillería nació un vínculo. Podemos decir que en la post guerra somos amigos. Hay contactos con Andy y su familia, nació una amistad a la distancia, con distintos idiomas e ideologías, pero es una amistad. Nos contamos que sentíamos en ese momento y las charlas nos sirven para comprender que nos dejó esa guerra”.

Hace 37 años, también estuvo presente lo humano, el punto central para que hoy florezca la amistad. “Al hacerme prisionero, él tenía mi vida en sus manos: pudo haber pensado para qué hacerse cargo de un enemigo herido, sin embargo, se dedicó a protegerme, custodiarme y cuidarme. Después la guerra terminó, cada uno volvió a su país y pasaron 37 años para que naciera una nueva amistad”, reflexionó sobre el valor de ser buena persona.
OTRA MIRADA DEL PASADO
“Una de las cosas que quiero hacer es volver a Malvinas, cuando la vida lo permita. La intensión está, pero hoy no podría responder que haría al pisar esa tierra donde viví momentos muy duros y tengo conmigo muchos sentimientos”, responde Héctor a CNN Gualeguaychú.

“A los 18, cuando llegué, estaba confundido, no sabía realmente qué estaba pasando y menos qué me iba a pasar. Tenía un mezcla muy grande entre angustia, temor y orgullo”, rememoró y destacó que “a 38 años, el pueblo argentino se acercó a los ex combatientes porque tal vez, en los primeros años después de la guerra, fuimos olvidados. Hoy se nos reconoce y eso me llena de orgullo”.

Para Héctor Pereyra, cada abril es sinónimo de patria “lo más grande que tenemos. En las fuerzas armadas nos enseñan un trinomio que es Dios, Familia y Patria. Yo creo que a la patria hay que defenderla en todo momento y desde el lugar de cada uno. Nuestra Nación se merece ser defendida, más allá de las armas”, reflexiona.

El ex combatiente y héroe de una guerra que nunca debió haber existido porque no modificó el status de las Islas cerró recordando el valor de la tarea de la Cruz Roja y el Equipo Argentino de Antropología Forense en la señalización de las tumbas de los combatientes caídos en el Cementerio de Darwin: “Fue una labor memorable, un orgullo, es un sentimiento grande hacia esos hombres, combatientes y compatriotas que no conocí, pero que son nuestros custodios de esas tierras”, expresó emocionado.
A 38 años Malvinas
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]