“No se deben generar falsas expectativas especulando con la necesidad habitacional de los vecinos. La Municipalidad de Gualeguaychú tiene la potestad de llevar un registro de inscriptos, pero debe ser cuidadosa con pronunciar un discurso que comprometa “viviendas para todos” porque será una afrenta y hasta una burla para cientos de familias que esperan la casa propia” destaca Mattiauda en parte de su reflexión.

En otro párrafo el funcionario señala que “es necesario ser precisos y claros con los vecinos en las condiciones y requisitos que los potenciales adjudicatarios deben cumplir en cada caso para acceder a las dos modalidades de viviendas disponibles, para no generar falsas expectativa ante la inmensa demanda”.
El texto
El déficit habitacional en la ciudad es crónico porque hay una demanda histórica en crecimiento que va muy a contramano de la oferta. La necesidad del inmueble propio de miles de familias debe ser acompañada por el estado, generando las condiciones necesarias para facilitar el acceso a la vivienda digna priorizando los casos de mayor vulnerabilidad social.

Una parte de la enorme demanda habitacional comenzará a ser cubierta con las 525 viviendas que se construirán en Gualeguaychú, en el marco de un programa de Asociación Público-Privada (APP) con financiación del Estado Nacional y un desarrollador privado, del cual participa la Municipalidad aportando el banco de tierras.

Hay que tener en cuenta que el 40% de las unidades que se construirán (210) dentro del denominado plan “Conjuntos Urbanísticos Integrados”, son financiadas por el gobierno nacional y se destinarán a viviendas sociales; es decir que a las mismas solo podrán acceder las familias cuyo nivel de ingresos no supere los dos salarios mínimos. Ese es el requisito principal y fundamental.

No se deben generar falsas expectativas especulando con la necesidad habitacional de los vecinos. La Municipalidad de Gualeguaychú tiene la potestad de llevar un registro de inscriptos, pero debe ser cuidadosa con pronunciar un discurso que comprometa “viviendas para todos” porque será una afrenta y hasta una burla para cientos de familias que esperan la casa propia.

El municipio es socio en el proyecto porque aporta la tierra, pero es el gobierno nacional, a través de la Secretaría de Viviendas, el que financia la construcción de las 210 viviendas, obras complementarias e infraestructura, tal como quedó plasmado en el convenio firmado los primeros días de enero por el titular del área, Iván Kerr, y el intendente, Martín Piaggio.

El documento suscripto contempla la figura del denominado Fondo Fiduciario para la Vivienda Social, que tiene como objeto financiar los programas vigentes de vivienda social e infraestructura básica, con fondos públicos, privados y de organismos internacionales, multilaterales y trilaterales.

Es decir, las viviendas sociales que se construirán en Gualeguaychú se enmarcan en un sistema solidario: la Municipalidad debe aportar al Fondo creado y administrado por Nación los ingresos que recupera de las unidades habitacionales entregadas. Todos los beneficiarios deben pagar por su casa, de lo contrario se perjudica el funcionamiento del plan y financiamiento de futuros programas.

En cuanto al restante 60% de las viviendas (315), infraestructura y obras complementarias previstas en el convenio, serán financiadas por el desarrollador privado en el marco de la APP para ser adjudicadas a familias cuyos ingresos se ubiquen entre dos y cuatro salarios mínimos que califiquen para adquirir un crédito hipotecario en UVAs.

Este tipo de programas como el que se llevará a cabo en Gualeguaychú, estimula la integración social de los hogares con diferentes ingresos económicos, en el marco de la construcción de los “Conjuntos Urbanos Integrados” que son proyectos de viviendas donde se prioriza la mixtura social, realizadas con el esfuerzo compartido de los sectores público y privado.

Es necesario ser precisos y claros con los vecinos en las condiciones y requisitos que los potenciales adjudicatarios deben cumplir en cada caso para acceder a las dos modalidades de viviendas disponibles, para no generar falsas expectativa ante la inmensa demanda.

No es bueno el aprovechamiento político que está haciendo la Municipalidad de Gualeguaychú respecto a éste tema de viviendas, sin tener claridad en el mensaje y explicar cómo es el sistema.

Se está convocando a los vecinos para que se inscriban en un registro de posibles adjudicatarios, cuando muchos de los que se presentan no pre-clasifican para ninguna de las dos categorías de las unidades habitacionales que se construirán. No se informa debidamente, quizás adrede, especulando con rédito político, y se le hace perder el tiempo a la gente.

Debo destacar que actualmente en todo el país el gobierno nacional financia la ejecución de unas 850 mil viviendas en diferentes programas habitacionales, apostando prioritariamente a los que beneficien a sectores de mayor vulnerabilidad social y de menores ingresos, sin tener favoritismo por amiguismo político ni hacer distinción entre provincias y ciudades no gobernadas por Cambiemos.
Gualeguaychú

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]