Nahuel Valenzuela es oriundo de Concepción del Uruguay. Jugó muchos años en Defensores de Pronunciamiento e incluso llegó a jugar la Liga de Basavilbaso con Deportivo Mantero, donde fue campeón.

Tras varios años en Depro le llegó la chance de poder vivir del fútbol a tiempo completo: Atlético Güemes de Santiago del Estero se hizo con sus servicios, equipo con el que consiguió el ascenso a la Primera Nacional hace pocos días.

¿Preferís quedarte a jugar la Primera Nacional o irte al exterior?
-Hace rato que la vengo peleando y me gustaría quedarme a jugar la B Nacional. Sirve mucho salir afuera también, en lo económico, por la situación del país. Estaría buena jugar en la Primera de otro país.

¿Cómo se te da la llegada a Güemes?
-En Depro venia jugando hace años. Pablo Martel (DT de Güemes) y su cuerpo técnico me venían siguiendo. Yo estaba jugando de lateral por derecha y de central por izquierda. Y jugando contra Güemes me vieron.

Un día estaba volviendo de laburar y me llama Pablo Martel. Me dice que me venían siguiendo y querían contar conmigo. Que querían pelear bien arriba. Yo hacía años que estaba en Depro y quería salir, vivir del fútbol.

Yo soy profe de educación física: daba clases, trabajaba con adultos mayores, hacía entrenamiento personalizado. A la tarde entrenaba en el club.

Hablé con mi familia y dejamos todo.

¿Otro mundo Güemes con respecto a Depro?
Es un grande. Es otro mundo, pase de laburar a vivir del fútbol. Fue chocante. Los hinchas me cruzan en la calle y me regalan cosas. Acá no existe otros equipos que no sean Central, Mitre o Güemes. Los hinchas hacen locuras, son muy pasionales los santiagueños.

Había 200 personas afuera de la cancha de Instituto esperándonos el día de la final con Villa Mitre, sabiendo que no podían entrar. Y cuando volvimos nos recibió una caravana.

¿Qué pensás y que piensa el plantel sobre los que se habla de las ayudas a Güemes?
Las tablas no mienten. El que vio el equipo antes de la pandemia sabe que está para otra cosa. Todo lo que se hable me da la sensación de que hay intereses detrás. Sacan mérito. Yo me levanto todos los días a las 6 de la mañana para entrenar, me cuido, voy al gimnasio. Todos queríamos pelear por el ascenso.

Al que le moleste que un equipo le vaya bien, me tiene sin cuidado. Nosotros tratamos de ser lo más profesionales posible. Hemos sido los mejores, no me quedan dudas.

Sé quién soy y lo que he laburado. La he peleado desde abajo y este es un paso más en mi carrera.

¿En qué momento pensaron que podían ascender?
Fueron dos etapas. Antes de la pandemia fue una, donde teníamos un funcionamiento y una base. A partir de enero tuvimos ocho partidos sin perder. Jugábamos de visitante y ganábamos. Estábamos en un buen camino.

Después de la pandemia, hubo bajas. Es difícil ensamblar a todos cuando tenías una base. Dentro del periodo corto fue bueno, pero acá empezamos a ver que estábamos todos comprometidos. A partir de ahí el CT marcó un objetivo.

Nosotros estábamos entrenando el 25 de diciembre a la mañana con lluvia, pero eso nadie lo ve.

Por Nicolás Pross
Fuente: La Cábala.
Fútbol
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]