Todo parte de un dato. En las últimas competencias de fútbol masculino en las cuales Argentina salió campeón siempre hubo un gualeyo en el plantel.

Jorge Burruchaga convirtiendo un gol en la final de la Copa del Mundo de México 1986, Ramón Ismael "Mencho" Medina Bello integrando el plantel campeón de las copas América de 1991 y 1993 y Lisandro Martínez en la reciente Copa América obtenida en el Maracaná en 2021.

Lisandro forma parte del plantel de la Selección que disputa Qatar 2022 y eso genera ilusión entre cada gualeyo que sostienen esta teoría. En esta nota, incorporamos nuevos elementos que agigantan la ilusión.
Sobre la cábala
Si bien la cábala es conocida popularmente (y en especial en el fútbol) como una forma de pensamiento mágico que asocia determinados rituales con resultados posteriores, su origen es antiquísimo. Se trata de una tradición de pensamiento esotérico de origen judío, pero que luego fue retomado por el cristianismo para explicar el sentido oculto de los textos sagrados.

Jorge Luis Borges dialoga muchísimo con esta disciplina en muchos de sus textos. El propio Borges contó cómo comenzó ese estudio: “Bueno, lo que yo he leído sobre la Cábala es un libro que me regaló Carlos Mastronardi, un poeta entrerriano, un libro de un autor francés, Sérouya, La kabbale, que es quizá el libro más copioso, de unas 600 páginas, tiene muchas ilustraciones y está todo hecho de traducciones de obras clásicas de la Cábala”. Todo tiene que ver con Gualeguay.
A los refutadores de leyendas
Si usted es de aquellas personas que sostienen que todas nuestras cábalas (“no tengo cábalas, tengo costumbres”, diría Bilardo) son ridiculeces sin sentido, quiero decirle que siempre va a tener razón.

Porque si el equipo gana usted dirá que fue gracias a lo que hizo adentro de la cancha y si el equipo pierde dirá que nuestros rituales no funcionan. Quédese con sus explicaciones científicas que nosotros siguiendo a Calderón de La Barca continuaremos pensando que la vida también es “una ilusión, una sombra, una ficción”.
Sobre los bucles en el tiempo
El tiempo es algo externo a nosotros y no podemos dominarlo, aunque sí medirlo. Se han hecho innumerables películas, series y libros sobre esta (im)posibilidad de controlar el tiempo.

Entre las películas más populares podemos citar Volver al Futuro (cómo olvidar a Marty Mc Fly y al Doc viajando con el Delorean hacia el pasado y el futuro y las consecuencias que los cambios traían en la familia de Marty); entre las series más recientes Dark (que plantea la posibilidad de viajar en el tiempo “gracias” a la energía nuclear); y en la literatura podemos citar Esperando el año pasado de Philip Dick (con una droga alucinógena que permite viajar en el tiempo y la capacidad de este autor de denunciar el presente a través de la ciencia ficción).

En nuestro caso lo que vamos a hacer es trazar un puente entre 1986 y 2022. Y trazaremos ese puente desde Gualeguay, porque la que puede ayudar a la Selección a ganar el mundial es la ciudad de Gualeguay.

En el caso de las noticias, predominarán las nacionales, pero en lo relativo a la literatura pondremos el foco en la Capital de la Cultura Entrerriana.
¿Noticias de ayer?
Tomamos solamente las tapas de los diarios. Elegimos dos meses: junio y noviembre. Cabe recordar que el Mundial de 1986 se jugó (como la mayoría, hasta ahora) en el mes de junio. Sin embargo, casi no nos fijamos en las noticias deportivas, sino en las de interés general.

Empecemos:
“Podrían cerrar definitivamente Aerolíneas Argentinas”
Ese título se puede leer en El Debate Pregón del 17 de junio de 1986. En el medio de un conflicto gremial, el gobierno a través del ministro de trabajo, Hugo Barrionuevo, amenazaba cerrar la compañía, mencionando las pérdidas millonarias que significaban los conflictos. Nada nuevo ¿verdad?

“Carnaval 86: Importante promoción tendrá hoy en Buenos Aires”
Vamos con una local. Integrantes de SI SI y Marabá (mítica comparsa gualeya) promocionaban el Corso en La Boca y la peatonal Florida de Capital. Aquel año se los denominó “Corsos-Lujo” y comenzaron el 7 de febrero. Para que la mística siga en marcha, usted se preguntará si este año hubo promoción en Buenos Aires. Claro que sí.

“La misión entrerriana finalizó ayer su visita a Brasil”
También hay coincidencias en las provinciales. Este título se puede leer en El Debate Pregón del 2 de noviembre de 1986. El propio gobernador Sergio Montiel, junto a empresarios y representantes del sector productivo visitaron el vecino país en busca de acuerdos comerciales.

La coincidencia la encontramos en el portal oficial de la provincia del pasado 9 de noviembre: “Bordet encabezará una misión en la Región Centro a Singapur y Vietnam para abrir nuevos mercados y atraer inversiones”.

“El FMI no desembolsará una cuota del stand-by”
Esta es un poco tramposa porque los problemas con el Fondo los encontramos en cualquier diario de cualquier año. Sin embargo, la bajada de este diario de 1986 nos permite ver cómo el bucle con el fondo es tan trágico que duele:

“El Financial Times de Londres del pasado sábado aseguró que la Argentina no cumplió con ninguna de las metas que en materia fiscal estipulaba su convenio con el Fondo Monetario Internacional en vigencia”. Después la nota asegura que le negarán un desembolso al gobierno de Alfonsín. ¿No será que las metas que siempre nos ha puesto el Fondo están hechas para que no las podamos cumplir?

Postergan la difusión del costo de vida
Dice la bajada: “Fue postergada la difusión del índice de costo de vida que se iba a difundir en el transcurso de la jornada pasada … por otra parte, adelantaron que el índice de precios al consumidor habría crecido en el último mes un 2,9 por ciento. De esta forma, se totaliza un alza en la inflación durante los doce meses del año del 361 por ciento”. Una noticia de 1986 que parece del diario de hoy.

Argentina se coronó campeón
Vamos con la última que, aunque es obvia, tiene la perla que nos interesa en la bajada y la foto: “Venció en la final a Alemania Federal tres a dos y logró el preciado título”. El texto principal de la nota comienza en negritas y dice así: “El triunfo y el gol agónico del gualeyo Jorge Burruchaga”. ¿Cómo no estar manija con todas estas señales?
También en la cultura
Para que el bucle en el tiempo sea completo tenemos que ver qué se escribía en Gualeguay en 1986, ya que las y los artistas suelen ser quienes mejor interpretan el pulso de una época. Empezamos con un poco de trampa. Había leído que Disparos en la calle de Juan José Manauta se publicó en 1986, pero cuando fui a la edición de sus cuentos completos me di cuenta de que era de 1985.

Sin embargo, los libros hacen un proceso mucho más reposado que los diarios. El primer cuento Las tierras del mayor encara un tema recurrente en el autor que es el de los exilios forzados. Las peripecias del soldado Martín Flaco y Don Ponciano Alarcón, sus luchas contra la burocracia y la falta de reconocimiento a los patriotas, son temas universales. Luego tenemos La balda del llorador que narra la historia de una trieja (¿se pensaban que era cosa de ahora?) entre las hermanas Duclesia y Gudelia Cosundino con Don Apolinario Sagastume.

Finalmente, el cuento que le da nombre al libro es la crónica de un femicidio anunciado y la reacción de la gente en el pueblo es el único elemento que nos permite pensar que no es un cuento actual.

Tenemos luego el ejemplo de Emma Barrandeguy y su obra premiada con el Fray Mocho Crónica de Medio Siglo. Dos cuestiones son fundamentales. La primera tiene que ver con el estilo. La combinación de la primera persona con la segunda epistolar es un logro del comienzo. Las formas son lo de menos y ambas le han dado y le siguen dando grandes recursos a la literatura feminista.

Un ejemplo clásico de lo epistolar es Frankenstein de Mary Shelley. Un ejemplo actual de la primera podría ser Autobiografía de mi madre de Jamaica Kincaid. Y lo segundo tiene que ver con el tema. Observemos cómo en un párrafo de un supuesto expediente de divorcio emitido en la parroquia San Antonio, Emma se burla del matrimonio y del patriarcado: “Fallamos que se tenga por resolución definitiva el citado dictamen fiscal (a saber el divorcio por ocho o diez años o hasta que mejorando ella su conducta se haga digna para que su marido la recoja y cumplan con los sagrados deberes que les imponen la Religión y la Patria)”. Una adelantada a su tiempo.
Aclaración final
A esta altura, usted dirá que toda la nota fue una excusa para hablar de otras cosas que nada tienen que ver con el fútbol. Volviendo a Dolina le diría: “Disimule. Soy un joven escritor que no tiene otra ocasión que esta de conectarse con las muchedumbres”.

De todas formas, si me pregunta a mí, yo creo que la mayor justicia poética sería que ganemos el mundial sobre la hora con un gol de cabeza de Lisandro Martínez. Pedir de chilena sería mucho, aunque no se vaya a pensar que no le salen. Acá en Gualeguay, jugando con la 10 en Libertad tiró más de una.

Fuente: Santiago García/UNO
Cábalas e ilusiones
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]