Disociar a Pueblo Belgrano de Gualeguaychú, o viceversa, es imposible. Son dos pueblos hermanados por un mismo río, con las mismas idiosincrasias y lamentablemente, lo que uno hace mal en materia ambiental lo padecemos todos.

"El basural a cielo abierto y la planta de efluentes cloacales, son sólo algunas de las deudas de Mauricio Davico en seis años de gestión" denunció Carlos Riera, edil peronista de Pueblo Belgrano.

"A estas alturas, donde la política ambiental ocupa lugares preponderantes en las agendas de los líderes mundiales, el gobierno de Pueblo Belgrano hace oídos sordos y sus autoridades miran para otro lado. El ambiente nunca ocupó un lugar preponderante en el gobierno municipal de Mauricio Davico y el resultado salta a la vista en los problemas cotidianos sin solución que padecemos desde hace seis años", agregó.

En una nota de opinión, Riera remarcó que "en todo este tiempo, su empeño estuvo centrado en lo que ocurría con Amarras y en apelar los fallos judiciales que, finalmente, dictaron la restauración del daño causado por la empresa Altos de Unzué. El esfuerzo se dilapidó en defender un barrio privado, algo muy alejado de representar beneficios para los vecinos de Pueblo Belgrano y Gualeguaychú".
EL BASURAL Y LAS PILETAS SANITARIAS
Según el dirigente "las verdaderas obras prioritarias para velar por el ambiente y la salud de la comunidad de Pueblo Belgrano nunca fueron atendidas. El basural a cielo abierto es un foco de contaminación del agua, la tierra y el aire, que trae consecuencias irreversibles en el ambiente y en la salud de cada una de las personas que consumimos el agua del río Gualeguaychú y de las napas subterráneas".

En esa línea, agregó que "en el basural hay un canal que escurre directamente al río y eso genera un impacto en nuestra salud, porque nos recreamos en el río y consumimos diariamente esa agua".

Carlos Riera precisó a R2820 que "en Pueblo Belgrano no hay tratamiento de nada. Incluso, al bloque de Concejales del Frente de Todos se nos rechazó en el Concejo Deliberante de Pueblo Belgrano la presentación de un proyecto de ordenanza para iniciar una campaña de separación de residuos y las respectivas propuestas que hemos querido llevar para un correcto tratamiento de residuos. Algo tan básico como eso se votó de forma negativa por el oficialismo".

Con dureza, el edil apuntó que "Davico ha mostrado desidia en otro aspecto fundamental: las piletas sanitarias de la Cooperativa de Agua están colapsadas y vuelcan, por derramamiento, los efluentes cloacales directamente al río, con los mismos parámetros con los que ingresan, por falta de tratamiento y control, fuera de todas las normas establecidas, perjudicando nuestras napas y al río por escurrimiento".

Este problema de las piletas sanitarias lo vivió Gualeguaychú y requirió de una inversión millonaria para extraer los barros de las piletas y refuncionalizarlas. Al parecer, en la vecina localidad no se atendió el problema.

Carlos Riera afirmó que "desde hace 6 años el municipio de Gualeguaychú reclama que se busque una solución y se revea la situación de esta planta. Y más allá de los esfuerzos que realizan las autoridades de la Cooperativa de Agua de Pueblo Belgrano, una institución huérfana de un Estado municipal ausente, este grave daño ambiental no se soluciona con una salida al río sin un debido tratamiento".
EN CLAVE POLÍTICA
La oposición enfoca sus dardos hacia el intendente Mauricio Davico quién encara el final de su doble gestión en la vecina ciudad. Tras el cambio de domicilio a Gualeguaychú, en el partido Juntos algunos ven a Davico como un potable candidato a intendente de este lado del puente Méndez Casariego.

Por eso desde el PJ-Piaggismo apuntan hacia Davico. Riera acusa al jefe comunal de Pueblo Belgrano de llevar adelante "6 años sin atender estos temas tan sensibles para toda la comunidad. Son obras que no han sido prioridad y nunca despertaron el interés de Mauricio Davico".

"El ambiente y la salud de cada uno de los vecinos debe ser una prioridad indiscutible", reclamó el concejal y remarcó que "los efluentes cloacales de Pueblo Belgrano y el líquido lixiviado del basural a cielo abierto llegan inexorablemente al río donde nos recreamos todo el año y de donde tomamos el agua. Ya sea, por escurrimiento o por las napas, la contaminación llega al agua que consumimos y no existen en Pueblo Belgrano políticas ambientales para contrarrestar este daño irreparable que sufrimos todos", concluyó.
Política Medio Ambiente
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]