A partir de un decreto del 1 de diciembre, Brasil aumentó la cantidad de trigo en grano que puede ingresar al país con tasa cero desde países por fuera del Mercosur. El gobierno autorizó una cuota de importación mínima de 750 mil toneladas anual.

El embajador de Argentina en Brasil, Daniel Scioli, expresó su “profunda preocupación” por la medida y rechazó la normativa. A través de su cuenta de Twitter, explicó que la tasa de importación 0 por ciento es un “beneficio reservado” a los países del Mercosur, bloque compuesto por los dos países vecinos, Paraguay y Uruguay.

Por otra parte, habló sobre el impacto que puede tener esta decisión en Argentina. Scioli recordó que el trigo “representa el 15 por ciento del monto total” de sus exportaciones a Brasil, y es “uno de los tres principales productos exportados”.

¿Qué significa el nuevo decreto? El trigo que ingrese por fuera del Mercosur no deberá pagar el arancel de 10,5 por ciento. Nación informó que la norma podría disminuir la participación argentina en las importaciones de trigo a Brasil. Además, podría favorecer a otros exportadores del grano como Estados Unidos o Canadá.

A su vez, informó que las diferencias comerciales entre los países no son nuevas. Desde Brasil, el Ministerio de Relaciones Exteriores reclamó por las trabas a los productos brasileños que aplicó el gobierno argentino para proteger sus divisas a fin de 2020.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recortó sus previsiones para las cosechas de trigo del ciclo 2020/21 de Argentina.

El organismo estimó la producción en 17,5 millones de toneladas cuando, el mes pasado, dijo que creía que sería de 18 millones de toneladas. Argentina es un importante proveedor global de este cereal.

Durante la segunda mitad de 2020 importantes regiones de Argentina sufrieron de una importante escasez de agua y actualmente rige una versión moderada del fenómeno climático ‘La Niña’, que provoca lluvias inferiores a las habituales en zonas agrícolas clave del país sudamericano.

La reacción de Scioli se dio al mismo tiempo que productores rurales realizaban una huelga comercial. No obstante, los puertos agrícolas y plantas de molienda de granos de Argentina operaron sin mayores dificultades el martes debido a que las empresas cuentan con reservas de granos, dijo la cámara de exportadores y procesadores de granos CIARA-CEC.

Tres de las principales asociaciones rurales de Argentina, un exportador mundial líder de alimentos, iniciaron el lunes una huelga comercial de 72 horas en protesta contra una suspensión del registro de exportaciones de maíz que el gobierno argentino anunció a fines de diciembre.

Si bien Argentina modificó la suspensión por un límite diario de 30 mil toneladas en el registro de ventas al exterior de maíz, los productores rurales decidieron seguir con la protesta dado que reclaman que el Estado no intervenga en la comercialización del cereal.

Fuente: La Nación/Reuters
Relaciones Bilaterales Brasil
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]