Los recursos de la provincia superaron al total de gastos en $1.980 millones.

Este excedente en las cuentas públicas provinciales es producto de un fuerte incremento en las transferencias nacionales, el retraso de salarios y jubilaciones respecto a la inflación y la reducción en la inversión pública, en particular, las obras de infraestructura, señala el informe del Instituto de Investigaciones Económica y Sociales (IIES) del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER).

Los recursos del sector público provincial crecieron en 2020 un 36 por ciento respecto a 2019, mientras que el gasto primario (antes del pago de intereses) creció apenas 27 por ciento.

Esta dinámica permitió pasar de un déficit primario de $4.100 millones en 2019 a un excedente de $7.397 millones. Luego de contabilizar el pago de intereses de deuda, todavía queda un remanente a favor del Estado de $1.981 millones, según los datos de Ministerio Hacienda, Economía y Finanzas de Entre Ríos.
Evolución de los recursos públicos provinciales
Según el informe del IIES-CEER, los principales ingresos del sector público provincial crecieron a la par de la inflación nacional que fue del 36 por ciento.

Los recursos tributarios de origen nacional crecieron un 40 por ciento, los tributarios provinciales un 31 por ciento y los de seguridad social un 29 por ciento.

Los recursos tributarios nacionales se vieron reforzados por el aumento del impuesto a los Bienes Personales que es coparticipable y sufrió un importante incremento por modificaciones en sus alícuotas. El menor dinamismo de los recursos provinciales, refleja la recesión que atravesaron los distintos sectores de la economía provincial.

Mención aparte merecen las transferencias nacionales que crecieron en términos nominales un 185 por ciento, lo que significa que se duplicaron en términos reales (ajustado por inflación). El crecimiento se explica por las ayudas nacionales extraordinarias en respuesta al COVID. Este concepto es el que explica en gran parte, el paso del déficit primario de 2019 al excedente en 2020.

Analizando la evolución de los impuestos provinciales, el principal es Ingresos Inmobiliario urbano, rural y a los automotores. El impuesto Brutos creció con la inflación.

Los impuestos más afectados que crecieron por debajo de la inflación son los cobrados sobre la propiedad y el de los sellos fue el único que se incrementó en términos reales, resalta el informe.
Evolución del gasto público provincial
La contención del gasto primario provincial se logró gracias a que los dos principales componentes, que son el gasto en personal y jubilaciones y pensiones, crecieron por debajo de la inflación. Lo hicieron en un 29 y 33 por ciento, respectivamente.

Las transferencias al sector privado, que son subsidios que otorga el sector público provincial, también crecieron bastante por debajo de la inflación (21 por ciento).

El gasto que más se resintió fue el de la obra pública que creció apenas un 5 por ciento nominal o cayó un 23 por ciento en términos reales (corregido por inflación).

Dentro de este concepto la inversión en obras e infraestructura se mantuvo prácticamente constante en términos nominales lo que significó un ajuste de 26 por ciento en términos reales.

La participación de la inversión real directa en el total del gasto fue del 2,7 por ciento siendo la menor participación en la década (muy por debajo del máximo del 11 por ciento que se ejecutó en 2011).

El gasto que más se incrementó, por su parte, fueron los recursos transferidos a Municipios que crecieron un 46 por ciento. Esto es un 7 por ciento por encima de la inflación.

El gasto devengado en intereses figura con un incremento del 50 por ciento respecto a 2019. Pero solo se pagaron $ 3.597 millones, correspondientes a obligaciones con organismos y el primer desembolso de los intereses de los bonos en dólares.

El segundo desembolso que asciende a U$S 21 millones no se realizó y se encuentra en negociación con los acreedores.
Conclusión
Según el informe, el contexto recesivo que atraviesa la provincia sumado a la inflación del 36 por ciento interanual nacional, llevó a que los principales conceptos del gasto se licuen y crezcan por debajo de la variación del índice de precios. A esto se sumó un importante aumento en las transferencias nacionales por el COVID que hizo que los recursos crecieran por encima del gasto, generando así el excedente primario.

Para 2021 cabe esperar una desaceleración de las transferencias nacionales, aun cuando el COVID no desaparezca, ya que las restricciones fiscales nacionales hacen difícil sostener el nivel que tuvieron en 2020.

En este sentido, habría que restablecer el dinamismo del sector privado, creador de riqueza, para recuperar la recaudación nacional y provincial. Para esto no basta con relajar las restricciones impuestas por la pandemia y los protocolos, sino fundamentalmente hacer una profunda revisión de la presión impositiva nacional y provincial.

A su vez, se debe ordenar el gasto en personal y seguridad social (no es suficiente el deterioro real por el impacto de la inflación) para dar lugar, además de la reducción de la presión impositiva, a la recuperación de la inversión pública.
Finanzas Economía
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]