Mediante un comunicado emitido tras las recientes publicaciones en las que la Asociación Antidrogas de la República Argentina se manifestaron contra intervenciones del Poder Judicial de Entre Ríos y la Asociación de la Magistratura respaldó estas medidas.

La carta completa del Dr. Eduardo Kolina:

Sr. Presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos - Juez Dr. Emilio Arnoldo Eduardo Castrillón,

Nos es grato dirigirnos a Ud. con idéntica finalidad que la expuesta en la carta que el 21 de junio de este año 2019, le enviara Claudio Izaguirre, Presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina. Es decir que deseamos expresar nuestra solidaridad con la labor de rehabiliación de pacientes adictos a las “substancias psico-neuro-bio-socio-tóxicas”, que es como sugerimos desde hace muchos años, deben designarse para delimitar con mayor precisión, nuestro campo de trabajo, que en este caso se lleva a cabo en la “Comunidad Terapéutica Ibicuy”, ubicada en Paranácito, Entre Ríos, desde el año 1983.

Esta defensa surge a raíz de las reiteradas actitudes hostiles que llevan a cabo desde el Juzgado Civil a cargo del Juez Dr. Agustín Adolfo Weinberg en compañía del defensor oficial Dr. Manuel Ruso, pretendiendo defender la libertad de los pacientes allí internados, porque muchos al principio fueron llevados contra su voluntad, como es lo habitual en nuestra profesión.

Voy a la esencia de esta situación. Los adictos perdieron la voluntad y la capacidad de ser libres como ya lo dice la etimología de la palabra adicto que significa esclavo.

En la Antigua Roma cuando no se podía pagar una deuda, estaba la opción de pagarla firmando la renuncia a la condición de ciudadano romano y pasando así a la condición de adictum-esclavo, o sea ya no era más una persona libre y el otro podía hacerlo trabajar para él o venderlo.

Llevo 58 años y medio como médico y en la década de los años 60 vi nacer y luego acompañé la evolución del tema de la droga y constituí un equipo especializado, dirigí dos clínicas durante años, viajé a congresos sobre este tema a lo largo y a lo ancho del mundo, escribí más de 20 libros y más de 100 trabajos científicos publicados en castellano, portugués e inglés.

Dicté cursos por toda España, Méjico, Venezuela, Perú y otros países.

Ahora vamos al grano. Interné contra su voluntad, siempre con aval judicial, a decenas de adictos y nunca, así subrayado, lo afirmo ninguno se enojó conmigo más que unas pocas horas o días, porque los interné en lugares adecuados, donde enseguida los rodean otros pacientes, se cuentan sus historias y se calman y días después agradecen y muchos con los años, pasaron a la categoría de amigos y/o de compañeros de trabajo.

Sr. Juez afirmo que es un recurso imprescindible, porque liberados a la droga, que es una práctica suicida a corto o largo plazo, y homicida cuando dirigen motos o automóviles drogados y/o alcoholizados, no son seres libres, son enfermos graves y se los debe tratar les guste o no y si esto se hace bien es exitoso.

En el Programa Ibicuy trataron a muchos pacientes que les derivé, y puedo afirmar que es un Programa necesario y debieran abrirse varios más, pues a pacientes de esta categoría, casi no hay centros para tratarlos y debemos apelar a clínicas psiquiátricas que no es el lugar más indicado, salvo excepciones.

Estoy a su disposición para colaborar en todo lo que pueda ser de utilidad para que la justicia colabore y no sea un obstáculo como ocurre con el caso que nos convoca.

Dr. Eduardo Kalina - Profesor Titular del Postgrado en Adicciones de la USAL - Master en Adicciones.

Fuente: Elentrerios.com
Adicciones Centros de salud

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]