“Hoy dimos inicio en Bromatología al registro único de equinos, para lo cual la municipalidad compró 100 chips identificatorios, para ser colocados en los animales equinos, que en esta primera etapa será a los que están tirando carros, ya que pretendemos censar y dar responsabilidad a la persona que lo tiene. Para esto se marca el carro con un número en el eje e identificar al animal con una ficha, fotos y con el chip, cuyo número se sube a la web y queda registrado, siendo este individual, único, inviolable y auditable, el cual se coloca intramuscular y es muy difícil sacarlo, muy similar al que se colocan en los perros”, explicó Núñez.

A su vez, el profesional señaló que “esto permite tener controles sobre los animales, ya que si este anda suelto y sucede algún accidente, se puede identificar al responsable. Esto se lee con una lectora y, si el equino es vendido o muere, el titular debe radicar la denuncia. Es importante que sepan que si su animal, por más que lo hubieran vendido, causa un accidente, él será el responsable. Es igual que si fuera un vehículo. Estos tres que hicieron en trámite, son las que accedieron de común acuerdo con la municipalidad a dejar de trabajar con los animales y hacerse cargo de los motocarros que les serán entregados próximamente, por lo que ya recibieron instrucción y tienen su carnet. También es importante señalar que estos tres animales ya no pueden ser usados para trabajo, ya que están registrados y por más que se vendan, no serán para trabajo”.

Respecto a cómo sigue este procedimiento, Núñez dio a conocer que “hasta julio seguramente lo seguiremos haciendo gratis, pero a partir de ese mes, quienes no se hayan presentado voluntariamente, empezaremos a realizar procedimientos con la Policía, a quienes les estamos muy agradecidos por la mano que nos vienen dando. Por esto seguramente se detendrán los carros y los que no estén identificados serán traídos para realizar el empadronamiento”.

Finalizando, el médico veterinario dijo que en caso de animales maltratados o sueltos en la vía pública, “el protocolo de disparo es llamar al 103. Como veterinario, si el 103 no me avisa no puedo saber lo que pasa. Desde allí me llaman, constatamos lo que sucede y, si no aparece el dueño, lo llevamos a la fundación en Colón y, pasados los 60 días, si no hay reclamo, los damos en adopción”.

Fuente: 03442
Protección Animal

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]