El dolor a veces no tiene explicación, sólo puede ser calmando con la calidez de un abrazo. Esa metáfora usó Francisco, el hermano de Lucas Bentancourt para resumir, en pocas palabras, el sentimiento que atraviesa su familia.

A las 7 de la tarde, la mayoría de las numerosas columnas de vecinos que llegaron desde el oeste de la ciudad hacia el macrocentro se concentraron en Rocamora y 25 de Mayo. Muchos venían caminando. Habían salido una hora antes para completar a tiempo las 40 cuadras de distancia, otros se bajaron de los micros de la Línea 5.
Muchos eran chicos de las divisiones inferiores de los clubes de la ciudad que, juntos a sus entrenadores, llegaban para respaldar a Luis -el papá de Lucas- que integró y dirige las formativas del Club Defensores del Oeste, en el que también la víctima cumplía funciones.

Tomando con fuerza la bandera blanca con la leyenda en azul "Justicia por Lucas" se ubicó Olga -la madre del joven-, su padre Luis, sus hermanos Manuel, Cecilia y Francisco como también sus sobrinos.
Por detrás, cientos de vecinos formaron una marea que abrazo a la familia Bentancourt en su pedido de justicia. En silencio, con aplausos y el nombre de Lucas en los carteles casi unas 500 personas caminaron por 25 de Mayo hasta Mitre y allí completaron las dos cuadras hasta las puertas de los Tribunales de Gualeguaychú.
LAS VOCES DEL DOLOR
Las organizadoras de la marcha expresaron en una proclama que "a Lucas lo mataron y no solo a él. Hoy toda esta comunidad se frena acá para pedir justicia porque hoy todos somos Lucas, todos somos la familia Bentancourt. Les queremos hacer llegar nuestro apoyo porque somos sus familias, sus amigos y aquellos que se suman aún sin haberlos conocido".

En paralelo expusieron su reclamo de pena por la muerte del joven de 33 años: "Señor juez y fiscales no dejaremos que esto quede impune, no dejaremos de marchar con el sólo propósito de pedir justicia”.
“Lamentablemente nadie nos escuchó, todos miraron para otro lado. Gualeguaychú despierta. En esta ciudad los jueces les creen más a los delincuentes que a la sociedad. Lucas fuiste un ejemplo como hijo, hermano y entrenador de los chicos porque volcaste en nuestros niños todas las enseñanzas de tu querido padre”.

Y cerraron pidiendo que “nuestro vecino Lucas Bentancourt no sea olvidado. Justicia por Lucas”, a lo que siguieron los aplausos y el grito desesperado de “Lucas, presente, ahora y siempre… Lucas, presente, ahora y siempre”, bajo lágrimas, abrazos y un profundo respeto hacia la familia de la víctima.
Francisco, fue la voz de la familia, conmovido y shoqueado dijo que “es demasiado el apoyo que sentimos, es impresionante el afecto que nos llega. Lamentablemente nos tocó esta enorme pérdida, pero no queremos justicia porque sea mi hermano o el de Manu y Ceci, el hijo de Olga y Luis, el cuñado de Ceci, Román y Catriel. Queremos que sea justicia por todos”.

“Ese chico [por Genaro Gutiérrez, único imputado por el homicidio]hace 10 años que tiene problemas y nadie hizo nada por él. En agosto del año pasado lo dejaron en libertad y el reclamo nuestro es ¿Por qué no se acompañó a ese chico para que deje las adicciones?”.

También resaltó la labor de la Policía de la ciudad y contó a los periodistas que a Lucas “lo mataron a las 2.55 y a las 3 ya estaban en la puerta de casa los policías y se quedaron todo el tiempo necesario”. Pero su reclamo se centró en los métodos del Poder Judicial: “Estamos en contra del sistema de ley que permite que la gente salga a la calle y nos mate como un perro, como le pasó a mi hermano”.
Con una remera blanca con la foto de Lucas en sus manos, Francisco agregó que “las leyes son viejas, porque lo dejan libres para no abarrotar las cárceles, los dejan libres porque van a salir adelante pero nadie los apoya para que salgan de las drogas o los robos, no les brindan la asistencia que deben darles. La sociedad está cansada de lo que nos está pasando y lo veo hoy acá en sus ojos”.

Luego propuso que se “revea la causa por la que salió en 2018, porqué se lo dejó libre, porqué le robó a todo el barrio hasta que le tocó, lamentablemente, a mi hermano. No queremos que esta demanda social genere una condena ejemplar, queremos que hagan el trabajo que debían haber hecho hace nueve años con este chico que mató a mi hermano”.

“Estamos eternamente agradecidos de todo corazón, del afecto, de los llamados y mensajes porque las redes sociales hacen que sea más abrigador ese cariño”, concluyó Francisco con la voz entrecortada y las lágrimas en su cara.
Justicia Movilización Social

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]