La denuncia pública de Noelia Romero Pared, alumna avanzada en la carrera de Derecho del Centro Regional Gualeguaychú de la Universidad de Concepción del Uruguay (UCU), quien rindió el jueves pasado por decimotercera vez la última materia que adeuda para concluir su carrera como abogada, abrió un profundo debate en medios y redes sociales sobre la inclusión en los diferentes niveles de educación.

El diagnóstico de Noelia Romero Pared es cuadriparesia espástica -parálisis cerebral-. La alumna, junto a su representante legal -Dra. María Marta Simón- manifestaron públicamente la falta de respuesta de la institución al momento de realizar los ajustes razonables para el examen final de la materia Forense III, según lo establecido por la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

"La institución debe adaptarse a la persona que tienen una discapacidad o cualquier impedimento que le impide cumplir con la norma que se establece en el lugar. Una cosa es la integración y otra cosa es la inclusión", destacó la Licenciada en Fonoaudiología Verónica Galetto, quien se especializa en inclusión en Educación y forma parte de la Fundación Incluir, en diálogo con R2820 en CNN GUALEGUAYCHÚ.

"La sociedad produce discapacidad a través de las barreras: si tengo veredas que no permiten circular una silla de ruedas, por ejemplo, esto discapacita a quien no puede transitar. Lo mismo ocurre a nivel institucional en los establecimientos educativos que tienen sus propias normas", agregó Galetto.
"Cuando Incluyo lo hago porque tomo la decisión de incluir y me adapto a las personas que ingresan a la institución, no puedo pedirle a esas personas que se transformen en lo que pretendo, eso es integrar no incluir, dar lo mismo que a los demás, les estoy generando barreras", remarcó.

La educación, "por los derechos adquiridos de este colectivo debe ser inclusiva más allá de ser integradora. Los ajustes razonables tienen que ver con cada situación. No es una cuestión de buena voluntad, es una cuestión legal, tiene que ver con cumplir con la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad".

Y sumó: "Si tengo una institución educativa por más privada que sea debe funcionar en el marco legal".

"Las barreras no tienen que ver sólo con los físico, sino también con lo emocional, lo comunicacional, con lo ideológico. La discapacidad, en general, pone en cuestión un montón de normas que están institucionalizadas en educación. Pone en cuestión la manera de expresarse por escrito. pone en cuestión la movilidad dentro de la institución, pone en cuestión lo pedagógico, contenido y expresión, haciendo estallar estructuras que están establecidas hace mucho tiempo", apuntó Galetto.

"No es sencillo y no se trata de un tema particular. La accesibilidad no tiene que ver solo con la posibilidad de entrar al edificio, sino con la posibilidad de permanecer y contar con recursos para hacerlo. La normalidad no existe, es una creación del hombre para establecer determinadas normas que estructuren una lógica de dominación, segregación y discriminación. Creer que existe esa normalidad impuesta es una ilusión".

Respecto al enorme esfuerzo que representa para estudiantes como Noelia, vivir en una sociedad donde aún predominan las condiciones que antes describía la profesional, concluyó: "No necesitamos héroes, que deban transitar un calvario", necesitamos personas con derechos".
DENUNCIA POR DISCRIMINACIÓN EN LA UCU
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]